Música

Así es Andrés Calamaro, hoy en El Hormiguero: polémicas, curiosidades, política y C. Tangana

El artista argentino vuelve al programa presentado por Pablo Motos

Andrés Calamaro en su exposición 'Devenir toro', en Madrid.
Andrés Calamaro en su exposición 'Devenir toro', en Madrid. FOTO: Mariscal EFE

Esta noche Andrés Calamaro hace otra visita a El Hormiguero (31 de mayo de 22:00 horas a 23:000 horas en Antena 3). La semana pasada fue C. Tangana. Calamaro colaboró en el último álbum del artista español (‘El madrileño’). Y, de hecho, el propio C. Tangana confesó qué es lo que más admira de Calamaro, un artista tan venerado como polémico. Un artista que, sin duda, nunca deja indiferente a nadie. Capaz de componer letras legendarias y de generar revuelo por cualquier comentario. Sus rizos, la voz arrastrada y las gafas de sol son sólo la parte superficial de su marca personal.

Cuando Pablo Motos le comentó a C. Tangana que Calamaro estaba un poco loco, este le respondió que “está loco pero vamos, loco perdido, de eso no hay duda”. Pero siguió esta sentencia para decir: “Una de las cosas que más me gustan de él (de Calamaro) es que se haya mantenido loco y que siga escribiendo las cosas que escribe. Que no se haya pasado a la cordura o que se haya relajado”.

Repasamos algunas de las perlas que este genio loco ha dejado para la historia. Algunas son simples anécdotas. Otras, aunque parezcan nimiedades, son parte de la gran figura que ha creado Calamaro. Y otras tantas forman parte de esa guerra cultural en la que Calamaro está implicado, de forma voluntaria e involuntaria, desde hace años.

Andrés Calamaro de cara y de perfil por dos.
Andrés Calamaro de cara y de perfil por dos.

“Tengo un cohete en el pantalón”

La quintaesencia de lo casposo, se llegó a llamar en las redes. La colaboración entre C. Tangana y Andrés Calamaro fue, quizá, la que peor valoración se llevó de la crítica. Pero a su vez fue de la que, en primera instancia, más se habló. Y sobre todo por el momento en el que en el videoclip, cuando cantan el verso “tengo un cohete en el pantalón”, Andrés Calamaro va y se agarra el paquete.

Muchos internautas lo consideraron un gesto innecesario y soez. Y pronto salió la gente entendida para hacer un alto y explicar que, si bien no se podía interpretar el gesto testicular, sí la frase. Y es que se trataba, ni más ni menos, de “la letra más famosa de todo lo que escribí”, como llegó a decir el propio Calamaro. Aparecía en ‘Mil horas’, mítica canción de Los Abuelos de la Nada, grupo con el que debutó el artista argentino. Y la referencia era a la de un porro.

“Me estoy sintiendo tan a gusto que me fumaría un porrito”

De porro a porro y tira porque le toca. Corría noviembre de 1994, concretamente el 19. Y en un concierto en La Plata (Argentina) ante cien mil personas el artista soltó esa frase aparentemente inocua. Pues bien, le cayó una denuncia de Alejandro Granillo, secretario de seguridad de Buenos Aires, por apología a las drogas. El litigio duró hasta 2004, cuando quedó absuelto.

Andrés Calamaro en acción.
Andrés Calamaro en acción.

Guerra cultural y necropolítica

Desde hace tiempo que Calamaro se ha convertido en un referente de la guerra cultural. El argentino siempre ha defendido no apoyar a ningún partido, pero algunas declaraciones suyas han sido interpretadas como referencias a un posible apoyo a Vox, por ejemplo. Calamaro, sin embargo, siempre lo ha negado. Y ha recordado que no vota en España.

“Mis únicas banderas son la libertad, el bien común, servir a la música, honrar a mis amigos, mi familia, a mis maestros y al público que me trajo hasta donde estoy. Respeto los pensamientos que me son ajenos en democracia, ni traidores ni genocidas. Me ofrezco a blindar la cultura y la alegría de los pueblos. No apoyo partidos políticos; sí a los sabios, los marginales, los independientes, los solidarios y pido por el bienestar y la salud de todos”, dijo en un hilo en Twitter.

Entre sus referentes actuales Calamaro menciona en muchas ocasiones al pensador Antonio Escohotado, al periodista y escritor Fernando Sánchez Dragó o al torero José Antonio Morante de la Puebla.

Andrés Calamaro en la presentación de la exposición 'Devenir toro'.
Andrés Calamaro en la presentación de la exposición 'Devenir toro'. FOTO: Mariscal EFE

El Calamaro fotógrafo taurino

La relación de Calamaro con los toros es muy estrecha. Tanto, que le ha convertido en una suerte de paladín de la tauromaquia. Y es que hay pocos artistas a los que les gusta estar relacionados con el toreo.

Sin ir más lejos, este mes de mayo se inauguró la exposición llamada ‘Devenir toro’ en la Galería azul de la calle Válgame Dios, en Chueca, en la que Calamaro expone fotografías tomadas a pie de arena, prácticamente. Rodrigo Cañete, curador de la exposición, explica se trata de una exposición transgresora “en contexto de guerra cultural y necropolítica”.

Calamaro y Maradona

Andrés Calamaro y Diego Armando Maradona. Dos iconos argentinos que se profesaban respeto y admiración mutua. Y que, además, compartían una gran amistad. El pasado 25 de noviembre de 2020 Maradona falleció. Y volvieron a retumbar los acordes que el músico le dedicó al futbolista. Por ahí dice de él: “Es un ángel y se le ven las alas heridas, es la Biblia junto al calefón”.

El futbolista Diego Armando Maradona y Andrés Calamaro.
El futbolista Diego Armando Maradona y Andrés Calamaro. FOTO: La Razón

Como Calamaro, la vida de Maradona también estuvo empañada por los excesos. Pero si bien Calamaro parece haber encontrado el equilibrio, e incluso en su última visita a El Hormiguero comentó que sienta bien la vida sana y despertarse por la mañana, a Maradona le costó más.

Calamaro también tiene una canción dedicada al Estadio Azteca (Ciudad de México), escenario de la final del Mundial del 86 que Argentina ganó a Alemania Occidental. Y escenario también de las semifinales, todavía más emblemáticas. Argentina jugaba contra Inglaterra. Cuatro años antes los ingleses habían arrasado las Malvinas. Y dos goles de Maradona llevaron a Argentina a la final. Pero no fueron dos goles cualesquiera. En uno el zurdo regateó medio campo hasta la portería y en otro lo marcó con la mano, en la archiconocida ‘Mano de Dios’. Calamaro recuerda una infancia inocente y una madurez difícil a través de ese estadio.

Ovnis

En 2019 reafirmó una experiencia que Calamaro relata con todo detalle. Y es algo indiscutible. Porque él dice que vio eso y lo que vio, en efecto, era un objeto volador no identificado: “O sea, ni yo ni nadie lo podían identificar. Y volaba”. Dos más dos son cuatro. Se trataban de unas luces en medio del campo. Fueron parte de un avistamiento que la revista Siete días explicaba que, precisamente Buenos Aires, estaba en la ruta.

Calamaro, sin gafas de sol, en la presentación de ‘Sol y sombra Biografía Oral de Los Rodríguez’, de Kike Babas y Kike Turrón.
Calamaro, sin gafas de sol, en la presentación de ‘Sol y sombra Biografía Oral de Los Rodríguez’, de Kike Babas y Kike Turrón. FOTO: Ricardo Rubio Europa Press

¿Calamaro mató a un yonqui?

No. Calamaro no mató un yonqui. Pasa que un día despertó y decidió escribir en Twitter: “No es un grato recuerdo, pero hace ya bastantes años…en un altercado callejero… pues le quité la vida a un yonqui en Madrid”. Claro, se trataba de Calamaro. Y de Calamaro uno se espera cualquier cosa. La noticia corrió como corre todo lo morboso y tuvo que salir su representante al paso para decir que no, que no había matado a ningún yonqui en Madrid, sino que hablaba inspirado en la película de ‘American Psycho’, y en canciones de Johnny Cash o Bob Marley.

Feministas y animalistas

Por supuesto, los colectivos arriba mencionados son algunos de los que consideran a Andrés Calamaro persona non grata. Y eso que el artista argentino dice haber sido educado en un entorno feminista. Y asegura que ni mucho menos diciendo eso quiere parecer un “machista sensible”. Con el segundo colectivo sí es más directo. Lo considera el ‘Reich Animalista’, una “ignorancia desatada” que “desnuda un bestialismo intolerante, una profunda pereza intelectual y un peligroso desapego por la sensibilidad correcta, por la vida satisfactoria y la natural tolerancia que impone la convivencia”.

Los fans de Queen

Otro colectivo al que ha ofendido Calamaro es al de los fans de Queen. “Es el grupo más inflado de la historia”, escribió en Twitter. El grupo liderado por Freddy Mercury, no obstante, no es el único que ha recibido. Calamaro también considera que Pink Floyd es un grupo un tanto sobrevalorado. Y a otras bandas como Foo Fighters o Red Hot Chili Peppers las ha dejado a la altura del betún.

Calamaro en directo en marzo de 2020.
Calamaro en directo en marzo de 2020. FOTO: Christian Palma AP

Su música

Y claro, es injusto hablar de Calamaro y no hacer ni un poco de hincapié en su música, que es por lo que se le conoce. Empezó en Los Abuelos de la Nada, luego tuvo una pequeña etapa antes de formar, junto a Ariel Riot y Julián Infante (los dos ex Tequila), el mítico grupo Los Rodríguez. Con Los Abuelos de la Nada publicó cuatro álbumes de estudio mientras que con Los Rodríguez publicó tres. En solitario, que es como ha pasado la mayor parte de su carrera musical, publicó quince. El último este mismo año, bajo el nombre ‘Dios los cría’.

Calamaro es autor de canciones tan conocidas como Flaca, Te quiero igual, Paloma, Mil horas, Loco o La parte de delante. Calamaro, además, ha colaborado con artistas tan variados como Joaquín Sabina, Loquillo, Raphael, Enrique Bunbury, Julio Iglesias, C. Tangana, Kiko Veneno, Pereza, Calle 13, Indio Solari, Urrutia, Kase.O, Alejandro Sanz o Manolo García.