La Olmeda, una villa romana para viajar en el tiempo

Este yacimiento arqueológico es uno de los recursos turísticos más valorados de la provincia de Palencia

Villa romana de la Olmeda en Pedrosa de la Vega (Palencia), detalle de caza del mosaico del oecus
Villa romana de la Olmeda en Pedrosa de la Vega (Palencia), detalle de caza del mosaico del oecusBrágimo/Ical

hora que la pandemia de la Covid-19 nos obliga a quedarnos en nuestro país, cerca de casa, esta Navidad puede ser el momento ideal para descubrir y admirar esas joyas turísticas que tenemos muy próximas pero a las que a veces no prestamos la atención que se merecen. Ante esa tesitura, la provincia de Palencia se convierte en un tesoro inigualable, sobre todo para aquellos que quieran disfrutar de un impresionante viaje en el tiempo. De hecho, si lo que buscamos es trasladarnos al pasado y entender cómo era nuestro mundo siglos atrás, nada mejor que dejarse caer por La Villa Romana La Olmeda, un espectacular yacimiento arqueológico que se encuentra entre los recursos turísticos mejor valorados de la provincia de Palencia. Así lo confirma Google Maps, que sitúa el yacimiento de Pedrosa de la Vega como el más demandado en la provincia por parte de los usuarios, un ranking en el que aparecen sólo algunos de los muchos templos y bienes que salpican la provincia y que se ha elaborado teniendo en cuenta la puntuación media de cada lugar en función de las reseñas que hacen los usuarios a través de la app, dando a la villa romana una puntuación de 4′7 sobre 5 con más de dos mil reseñas.

No es de extrañar que este recoveco de la historia se haya convertido en uno de los lugares más icónicos de la provincia de Palencia, declarado Bien de Interés Cultural ya en el año 1996. Argumentos no le faltan, pues la Villa Romana La Olmeda es una gran mansión rural del Bajo Imperio (s. IV d.C.), cuyo edificio principal es de planta cuadrada flanqueada por torres en cada esquina y se dispone en torno a un patio central y peristilo al que se abren las distintas dependencias. Esta villa palaciega abarca una extensión en superficie de 4.400 metros cuadrados con un total de 35 habitaciones repartidas entre la vivienda principal y los baños, 26 de las cuales están decoradas con 1.450 metros cuadrados de mosaicos polícromos conservados in situ. Y es que, si hay algo que convierte en única a esta villa son, sin duda, sus espectaculares mosaicos, de grandes dimensiones y algunos de ellos muy bien conservados, lo que permite a todos los miembros de la familia trasladarse a la antigua Roma.

Museo

La aventura en el tiempo continúa en Saldaña, localidad a seis kilómetros de la villa. Allí se completa la visión de la vida en la Roma bajo-imperial con la visita al Museo de La Olmeda, donde se exponen los objetos aparecidos en las ruinas: monedas, vajilla fina de mesa realizada en terra sigillata, herramientas de labradores y artesanos, los arreos de bronce de sus veloces caballos y los frágiles vasos de color verdoso, encontrándose estos últimos como ofrendas funerarias colocadas junto al cadáver en las tumbas de las necrópolis.

Este año La Olmeda abre en Navidades, excepto los lunes; los días 24, 25 y 31 de diciembre; 1 y 6 de enero. El horario será el habitual, de 10:30 a 18:30 horas. Con la misma entrada se puede visitar el yacimiento en Pedrosa de la Vega y el Museo en Saldaña, mientras que la Villa Romana La Tejada está cerrada en invierno. Debido a la pandemia de la Covid-19 y a la obligatoriedad de mantener el aforo, las visitas guiadas y las reservas de grupos de más de diez personas están suspendidas, por lo que lo más recomendable es reservar en la web https://ventaentradasvro.diputaciondepalencia.es/