• 1

Una visita con 30 años de historia

La bodega Condes de Albarei celebra su aniversario.

  • El Pazo Baión organiza catas de la bodega. Foto. Elena Tejedor
    El Pazo Baión organiza catas de la bodega. Foto. Elena Tejedor
Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

17 de agosto de 2018. 08:19h

Comentada
Emiliano Cascos.  Madrid. 17/8/2018

Viticultores gallegos de la zona sur del Salnés crearon en 1985 Salnesur, una pequeña cooperativa, y de ese germen nació Adegas Condes de Albarei el 16 de julio de 1988, con 106 socios decididos a jugarse sus cuartos en la búsqueda de albariños de calidad. Actualmente cuenta con 400 integrantes y suman más de 350 hectáreas de viñedo que se convierten anualmente en tres millones de botellas de Albariño entre todas sus marcas. De ellas un tercio van a la exportación con Estados Unidos como cliente más destacado. En 1991 obtenían la medalla de Oro en el Challenge du Vin de Burdeos, el primer galardón internacional para un vino blanco español.

A día de hoy la bodega, bajo la batuta de su director general, Javier Zas, y los enólogos José Hidalgo y Andrea Obenza, ofrece 1,5 millones de botellas del que se puede considerar su buque insignia, «Condes de Albarei», que destaca por su intensidad aromática a herbáceos frescos y por 8 euros. Cuatro euros más alcanzan las 60.000 botellas de «Enxebre», pajizo y más maduro. El «Condes de Albarei en rama», de 2013, llega a los 18 euros. Por un precio similar se pueden adquirir las 12.000 botellas del «Carballo Galego», fermentado en barrica donde permanece junto con sus lías durante cuatro meses y unos cuantos más en botella. Una nueva línea se concreta en el «Albarei Áine”» (diosa celta del viento). Destaca no sólo por su contenido sino también por su original etiqueta. El precio ronda los 25 euros.

...y 10 años del Pazo Baión

En junio de 2008 Condes de Albarei se hizo con el emblemático Pazo Baión. Ganaron una subasta en sobre cerrado para hacerse con esta propiedad de 22 hectáreas que perteneció a Laureano Oubiña.

Este ambicioso proyecto se basó desde su nacimiento en la elaboración de vinos «de pago» ya que usa de forma exclusiva uvas procedentes del pazo y la creación de un centro de enoturismo.

Tras varias remodelaciones de sus instalaciones se conservan los valores históricos y paisajísticos del pazo. Cuenta en la actualidad con varias naves de elaboración, una de estabilización y otra de conservación, así como una gran zona dedicada exclusivamente a la recepción de la uva en vendimia, otra al embotellado y dos almacenes.

El compromiso de los propietarios actuales se amplía con la inserción sociolaboral de ex drogodependientes y la aportación del cinco por ciento de la facturación para programas sociales.

Últimas noticias