El Parlamento Europeo declara la emergencia climática y ambiental

Pide medidas concretas a los gobiernos en un texto aprobado sin el respaldo del Partido Popular

Parlamento Europeo
Parlamento EuropeoVINCENT KESSLERREUTERS

Si el Parlamento Europeo tiene una virtud es el sentido de la oportunidad. A pocos días de que arranque la cumbre del clima en Madrid y de que la nueva Comisión Europea presidida por Úrsula von der Leyen comience su mandato el 1 de diciembre, la Eurocámara quiere marcar terreno. La institución ha aprobado hoy la “emergencia climática” en un texto aprobado por una holgada mayoría de 429 votos a favor, 225 en contra y 119 abstenciones. “Una acción inmediata y ambiciosa es fundamental para limitar el calentamiento global a 1,5 G y evitar una pérdida ingente de diversidad biológica, sostiene esta resolución de carácter meramente simbólico, pero suficiente para generar ruido y encauzar el debate.

En este texto también se apela a la Comisión Europea y los Estados miembros a adoptar “urgentemente” medias concretas “antes de que sea demasiado tarde”. La flamante presidenta del ejecutivo comunitario ha prometido que presentará en sus primeros 100 días en el cargo un Pacto Verde, “Green Deal” según su traducción al inglés y con reminiscencias del New Deal de Roosevelt. El propósito es que la UE se convierta en la conciencia global para la lucha contra el cambio climático y que predique con el ejemplo. Por eso, se espera Von der Leyen esboce su plan el día 11 de diciembre y que éste venga acompañado de un paquete legislativo pormenorizado en el mes de marzo que incluya también un fondo de transición para aquellas regiones más dependientes de los combustibles. Como muestra de la importancia que tiene este desafío para la nueva comisión, el lunes von der Leyen se desplazará a Madrid para participar en la conferencia de Naciones Unidas.

Pero las resistencias que puede encontrarse la política alemana son muchas. Empezando por los suyos. El Partido Popular Europeo se ha descolgado esta mañana de este texto, ya que en las últimas horas había intentado que prosperase una resolución alternativa que sustituía el término “emergencia” por “urgencia”. A pesar de que el texto ha sido finalmente apoyado por socialistas, liberales, verdes e izquierda unitaria en esta última bancada también ha habido divisiones mientras se negociaba el texto ya que los Verdes veían con suspicacia el papel protagonista de los liberales en un tema tradicionalmente suyo. Pero al final, la unidad ha podido a las diferencias. “Si queremos transmitir un mensaje positivo a nuestros hijos tenemos que votar a favor”, había asegurado el liberal Pascal Canfin, uno de los padres del texto.