Agencia de inmigración cancela plan de cesar personal en EE.UU.

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración canceló las licencias sin sueldo para más de 13.000 empleados, evitando una catástrofe para la agencia que está a cargo del sistema de inmigración legal del país

El miedo al virus no viaja en patera
TRÍPOLI/ATENAS/ROMA/MADRID, 04/06/2020.- Un grupo de migrantes es rescatado por una ONG en la costa de Libia el 30 de mayo de 2020. Cocinero por accidente, Alfa Jafo se extraña cuando le preguntan si la COVID-19, que ha confinado a millones de personas acostumbradas al libre movimiento, ha aniquilado su anhelo de esquivar la pobreza y saltar a Europa. Expulsado de Argelia, desde hace meses trabaja en un restaurante de la histórica ciudad nigerina de Agadez, trampolín de la migración irregular en el Sahel, con la idea de volver a la ruta, esa pesadilla que precede al sueño europeo. "No, no tengo miedo", afirma. "En cuanto pueda viajaré a Libia. Rezo porque es Dios quien va a salvar a los hombres del coronavirus, quien nos salvará a todos. Y desde allí a Italia para casarme y estudiar", agrega. EFE/Javier MartínJavier MartínEFE

(AP). El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos canceló el martes las licencias sin sueldo para más de 13.000 empleados, evitando una catástrofe para la atribulada agencia que está a cargo del sistema de inmigración legal del país.

Funcionarios dijeron que “recortes de gastos sin precedentes” y un aumento en los ingresos le permitieron a la agencia cancelar las cesantías, pero advirtieron que habrá esperas más largas y mayores retrasos, incluyendo para quienes soliciten permisos de trabajo, residencia permanente y naturalización.

“Evitar el cese del personal se hace a un costo operativo severo que aumentará los retrasos y tiempos de espera en todos los procesos, sin garantías de que podamos evitar licencias futuras”, dijo en un comunicado Joseph Edlow, vicedirector de políticas del USCIS. “Un regreso a los procedimientos normales de operación requeriría una intervención del Congreso para sostener a la agencia durante el año fiscal 2021”.

La agencia había advertido que sin financiamiento de emergencia por 1.200 millones de dólares tendría que cesar a 70% de su fuerza laboral a partir del domingo, reduciendo drásticamente sus operaciones.

Dice que mantendrá sus operaciones hasta el final de septiembre, cuando concluye el actual año fiscal. Los recortes incluyen viajes no esenciales y reducir el trabajo enviado a contratistas privados que se encargan del papeleo.

El presupuesto de alrededor de 4.800 millones de dólares de la agencia proviene casi exclusivamente de las cuotas que cobra por permisos para vivir o trabajar en el país. Aunque los ingresos habían caído luego de varias restricciones a la inmigración impuestas por el gobierno de Trump, el USCIS culpó a la pandemia de coronavirus.

La agencia, que cerró sus operaciones por más de dos meses, dijo que el COVID-19 hizo que sus ingresos cayeran a la mitad. A partir del 2 de octubre, la agencia va a aumentar las tarifas que cobra en 20% como promedio y eliminará algunas exenciones de pago, incluyendo para los solicitantes de asilo.