En busca de salida a los terrenos y pisos de la crisis

La Sareb se diversifica con una función social y proyectos como alquilar parcelas para guardar baterías eléctricas o instalar placas solares

Terrenos de la Sareb en la zona de La Florida, en Sevilla capitalManuel OlmedoLA RAZÓN

En lo más crudo de la crisis, la Sareb hizo las veces de «Señor Lobo» en «Pulp Fiction» pero en el sector inmobiliario, absorbiendo los activos considerados tóxicos. Ocho años después, la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria estrena delegación en el sur de España (Andalucía, Canarias, Extremadura, Ceuta y Melilla), al frente de la cual se ha situado Francisco José Hernández Medialdea, y prevé invertir en la comunidad 1.017 millones en el desarrollo de vivienda nueva, la finalización de obras paradas y el desarrollo urbanístico de suelos hasta 2027.

El objetivo es reinventarse para dar respuestas al mercado. Todo ello con el reloj de arena presente –la empresa se creó con una limitación temporal, hasta noviembre de dentro de siete años– y la certidumbre de que «no se malvenderá» un capital asumido por la sociedad. Según explicó su presidente, Jaime Echegoyen, en un encuentro con periodistas celebrado en Sevilla, la Sareb se adentra en la promoción inmobiliaria, «construir en terrenos suyos», para dar valor a su vez a las viviendas con que ya cuenta. Se trata de un ejercicio continuo de reinvención y adaptación al mercado: «Mejorar y aportar un valor añadido», apunta Echegoyen, analizando siempre si es más rentable «terminar una obra empezada y heredada, dejar estar o vender». Otro punto estratégico es «el acercamiento local», de ahí la implantación territorial. «No es lo mismo vender en Marbella que en Zafra», detalla. Otros futuros proyectos que baraja la Sareb de cara a medio plazo son la implantación de placas solares en su terrenos, servir de depósito para las baterías de las electrolineras, que necesariamente no podrán estar en el centro de las ciudades; la promoción de «minilofts» para vivir y trabajar en locales comerciales; o la adaptación de locales comerciales bajos como viviendas para personas con movilidad reducida.

La Sareb posee en la región 1.149 millones en inmuebles y 1.993 en préstamos. Durante sus seis primeros años de actividad, vendió 8.445 inmuebles por un valor de 862 millones y ha reducido un 14% el número de deudores. La empresa tiene previstas 6.692 viviendas en los próximos años. Andalucía es la comunidad con mayor previsión de inversión en promoción inmobiliaria. El aumento de la inversión en la región responde a la estrategia de potenciar el valor de su cartera de inmuebles mediante el desarrollo de promociones residenciales en sus suelos y la terminación de proyectos en curso. El grueso de la inversión –1.017 millones– se canalizará a través de Árqura Homes, que dedicará 916 millones a la construcción de 6.383 viviendas en la comunidad hasta 2027. La mayor parte de la inversión va a Sevilla y Málaga, con 283 y 382 millones, respectivamente. Asimismo, Sareb dedicará 21,6 millones a desarrollar promociones directamente, esto es, 309 viviendas adicionales. La inversión en desarrollo inmobiliario se completa con 79,6 millones para la gestión urbanística de suelos en Andalucía. La mayor parte está en Cádiz (33,7 millones); Almería (14,5 millones); y Sevilla (13,1).

Andalucía es uno de los principales mercados de la Sareb, vendiendo en 6,5 años de actividad 8.445 inmuebles por valor de 862 millones. El presidente de la Sareb se reunió esta semana con el presidente de la Junta, Juanma Moreno, para tratar de potenciar la labor social de la entidad y para solicitarle «un empujón» al desequilibrio de plazos de los ayuntamientos. Mediante la cesión temporal de viviendas para alquileres sociales se han cedido 400 inmuebles a la Junta; 17 al Ayuntamiento de Córdoba; 15 al de Sevilla; y seis al de Málaga. Generalmente, la Sareb cede la vivienda durante cuatro años y cobra una renta de 125 euros al mes a la Administración en caso de estar libre y 75 euros si se trata de un inmueble «okupado». Sareb reclamó «más agilidad» y un «tratamiento homogéneo» de las administraciones locales. Proyectos como el de la adaptación de locales comerciales como viviendas accesibles «dependen del permiso del Ayuntamiento» de turno. En materia fiscal, entre 2013 y 2018 la Sareb aportó 301,7 millones en concepto de mantenimiento de los inmuebles, pago de impuestos e inversión en desarrollo inmobiliario. «Somos el mejor pagador de IBI que existe en España», dijo Echegoyen para subrayar la contribución la entidad, que en Andalucía se ha traducido en 55,4 millones por este tributo junto a otras tasas locales desde 2012.