El obispo de Huelva asegura que la pandemia lleva a pensar que “el mundo no es perfecto pero Dios da sentido a nuestra vida”

“Hay que ser creativos y buscar recursos para poder seguir con las relaciones personales, la fe y con la vida de la iglesia”, señala Santiago Gómez Sierra

El obispo de Huelva, Santiago Gómez Sierra, ha llamado al optimismo y a la esperanza ante la situación derivada de la pandemia que puede llevarnos a pensar que “el mundo no es perfecto pero hay un Dios creador que da sentido a nuestra vida”.

En una entrevista concedida a Europa Press, el obispo ha apuntado que “todo esto tiene una casualidad que se acabará descubriendo y poniéndole remedio”, al tiempo que ha asegurado esperanzado que “de esto vamos a salir porque se va a encontrar una vacuna”, incidiendo en que la religión y la ciencia no son conceptos contrapuestos.

Asimismo, ha recordado el papel de la iglesia para ayudar a aquellas personas que “lo están pasando mal” debido a las consecuencias sanitarias, económicas y sociales de la pandemia.

Tras ensalzar la labor de Cáritas y de los voluntarios, ha apuntado la ayuda tanto material como espiritual que ofrece la iglesia, a la par que ha apelado a “rezar por los difuntos” del Covid-19.

El obispo, convencido de la importancia de que se actúe con responsabilidad y prudencia, ha remarcado que “seguro que se encuentran los medios para salir de esto”. “También hay que ser creativos y buscar recursos para poder seguir con las relaciones personales, la fe y con la vida de la iglesia”, ha continuado.

Cuestionado por si cree que esta complicada coyuntura puede que haya llamado a muchos a la fe, Gómez Sierra ha descartado que las circunstancias sean determinantes y ha incidido en que la fe “responde a la libertad personal de cada uno”.

No obstante, ha apostillado que esta situación puede que al cristiano le haya hecho reflexionar sobre “esa autosuficiencia del hombre al pensar que podía con todo por sí mismo” y lo ocurrido “nos hace ver que somos vulnerables”.

La pandemia, como ha explicado, puede llevarnos a pensar que “el mundo no es perfecto pero hay un Dios creador que da sentido a nuestra vida y hay esperanzas que hay que animar”, ha concluido.