Teresa Rodríguez recalca que no retirarán banderas de espacios parlamentarios y si se las “quitan”, las volverán a poner

Diputados no adscritos señalan que el Parlamento ha movilizado a un “vigilante” que limita el acceso a sus dependencias

La diputada no adscrita Teresa Rodríguez abandona el Pleno del Parlamento andaluz
La diputada no adscrita Teresa Rodríguez abandona el Pleno del Parlamento andaluz FOTO: MJ LOPEZ (EUROPA PRESS) MJ LOPEZ (EUROPA PRESS)

La líder de Anticapitalistas de Andalucía y diputada no adscrita del Parlamento andaluz, Teresa Rodríguez, ha querido dejar claro este miércoles que no van a retirar las diferentes banderas con que los diputados no adscrito procedentes de Adelante Andalucía han adornado el espacio que les ha cedido el Parlamento de Andalucía y que comparten con la también parlamentaria no adscrita Luz Belinda Rodríguez (ex de Vox), que tiene en su espacio una bandera de Falange.

En rueda de prensa en el Parlamento, Rodríguez se ha pronunciado así en el día que termina el plazo que ha dado la Mesa del Parlamento de Andalucía para que los diputados no adscritos procedan “a reponer el mobiliario y los elementos existentes en los espacios comunes al estado en el que inicialmente se encontraban”. En dicho escrito de la Mesa se señalaba que en caso de no atender a este requerimiento oficial, “por los servicios de la Cámara se realizarán las actuaciones pertinentes para la adecuada ordenación de los considerados espacios y del mobiliario y elementos en ellos existentes y, en su caso, para su retirada conforme a lo que se expresa en el presente escrito”.

Rodríguez ha indicado que no van a aceptar de ninguna manera que mediante una comunicación de la Mesa del Parlamento se “equiparen” banderas que representan derechos, como la bandera Lgtbi, de lucha del movimiento la Trans y la simbología del pueblo gitano”, además de la bandera de Andalucía, con la bandera de Falange, que está sancionada por la Ley de Memoria Democrática aprobada por el Parlamento.

Se ha referido además al hecho de que el Gobierno andaluz “autopremie” al Parlamento con la Medalla Clavero Arévalo por el 28 cuando tiene colgada en sus muros una bandera de “quienes asesinaron a Blas Infante”.

“Es algo absolutamente intolerable y no vamos a quitar ninguna bandera y si nos quitan alguna bandera, volveremos a ponerla, no porque nos importen tanto, sino porque de ninguna manera vamos a permitir que se produzca esa equiparación entre la defensa de libertades y derechos con la representación del crimen y del genocidio en Andalucía”.

Por su parte, el diputado no adscrito Nacho Molina ha denunciado públicamente este miércoles que desde el Parlamento andaluz se ha decidido que “un vigilante de seguridad” se quede apostado “en la puerta de la entrada” de los despachos que desde la Cámara se les ha asignado a los nueve parlamentarios expulsados el pasado mes de noviembre del grupo de Adelante Andalucía, y limite el acceso a dichas dependencias.

Así lo ha advertido Nacho Molina en una atención a medios en el Parlamento en la que ha comentado que los diputados no adscritos procedentes de Adelante han visto este miércoles con “sorpresa” cómo el letrado mayor de la Cámara ha dado “instrucciones” para que “un vigilante de seguridad se aposte en la puerta de la entrada” de los despachos que desde el Parlamento “han adjudicado de manera humillante” a los exdiputados de la confluencia de IU y Podemos para “compartirlos con Falange”.

De esta manera, por parte del letrado mayor del Parlamento, según ha relatado Nacho Molina, se han dado “instrucciones para que nadie que no sean los parlamentarios no adscritos acceda a esas dependencias”, lo que implica que a estos diputados se les “ha limitado el derecho de poder atender visitas” y a medios de comunicación en esos despachos, según ha agregado.

Nacho Molina ha sostenido que este es “el último capítulo de esta guerra de despropósitos en la que la Mesa del Parlamento nos ha metido, que nació con la decisión de que los nueve diputados expulsados de Adelante, más la de Falange, compartiéramos la misma habitación”.

En esa línea, ha remarcado que “la decisión de la Mesa, donde se sientan IU y Podemos, es la que ha provocado” que la también diputada no adscrita Luz Belinda Rodríguez, expulsada del grupo de Vox, “tenga despacho y pared donde colocar su bandera” de Falange.

“El origen del problema nace de ahí, de que dispongan” que a dicha diputada “la metan dentro de las dependencias” que los parlamentarios expulsados de Adelante “habíamos estado reclamando desde hace un mes y teníamos derecho como diputados electos para un sitio digno donde trabajar”, según ha continuado Nacho Molina.

Quien fuera también secretario de Organización de Podemos Andalucía en la etapa de Teresa Rodríguez como coordinadora de la formación ha tildado de “muy lamentable” la “actitud de la Mesa, de la Presidencia del Parlamento o de quien haya decidido que se ponga ahí el servicio de seguridad apostado para que nadie pueda entrar a las dependencias” de los diputados no adscritos más allá de ellos mismos.

Nacho Molina ha criticado que esa “sea la forma de responder a una afrenta al pueblo andaluz” como, a su juicio, representa la presencia en las dependencias de la Cámara autonómica de “una bandera --en referencia a la de la Falange-- que representa a quienes fusilaron” a Blas Infante, el considerado como ‘padre de la patria andaluza’ cuyo busto “preside la entrada principal del Parlamento”, según ha remarcado.