Primarias PSOE Andalucía | Luis Ángel Hierro: “El partido necesita un candidato que no haya estado en la Junta”

El profesor de Economía, que aspira luchar por la secretaría general de los socialistas andaluces, ya intentó en 2011 pelear por la dirección nacional de su partido

Luis Ángel Hierro aspira a lograr los avales para competir por la secretaría general del PSOE-A
Luis Ángel Hierro aspira a lograr los avales para competir por la secretaría general del PSOE-AANDALUCÍA SOCIALISTA ANDALUCÍA SOCIALISTA

Acomodarse no es su lema. Si logra los alrededor de 900 avales exigibles para presentarse, el profesor de Economía en la Universidad de Sevilla (US) y ex diputado del PSOE Luis Ángel Hierro competirá en las primarias de ese partido para elegir al cabeza de cartel en las próximas elecciones autonómicas. Lo hará respaldado por la plataforma “Andalucía ¡Socialista!-Bases en marcha”, impulsada por militantes de la formación, y ya que no consideran que las dos alternativas existentes, las capitaneadas por Susana Díaz y Juan Espadas, “sean representativas de la mayoría del PSOE, en términos ideológicos y de programa”, ni que “sean perfiles que se puedan enfrentar al presidente de la Junta”, el popular Juanma Moreno.

Hierro asegura a LA RAZÓN que creen que tienen “un hueco importantísimo que cubrir de representatividad” y que “todos los militantes a los que les gustaría participar en el proceso, pero no están en ejecutivas”, o “las pequeñas agrupaciones que son comparsa de la toma de decisiones” necesitan “una candidatura a la que avalar y votar”. Piensan que pueden tocar algún resorte, al estar convencidos de que el PSOE-A requiere de “un candidato rupturista, nuevo, que no haya estado en la Junta, sin mochilas y que tenga prestigio profesional”. En ese punto se pregunta: “Si intercambiáramos a Juanma Moreno y a Juan Espadas, ¿cambiaría algo en la Junta de Andalucía y en el Ayuntamiento de Sevilla?”. Y añade que si el socialista “fuera el presidente” del Ejecutivo regional, “sería beneficioso” para el partido, pero “el problema es que no lo es”, avisa.

El profesor de Economía que aspira a ser catedrático y que se ha embarcado “en este lío” por la “responsabilidad” que conlleva el que le “importe el partido”, dice, busca ser la imagen de una “alternativa diferenciadora” dispuesta a recuperar “voto de la izquierda”. “Sabemos por Madrid que Cs va al PP, pero puede haber voto de Adelante Andalucía, Podemos, IU o Más País que quede huérfano y el PSOE, puesto en la posición que tiene que estar de partido socialdemócrata, puede captar apoyos ahí”, sostiene. Y apostilla rápido: “Ni Susana ni Juan pueden hacer eso”.

Admite que saben que “habrá incidencia” en el proceso orgánico de elección por “lo que pueda decir Ferraz”, si bien anota que, según una consulta interna realizada por la plataforma, “sólo el 18% seguirá lo que diga”. “La parte del PSOE que queremos representar es rebelde. Sufriremos esa presión, pero es normal, no me rasgo las vestiduras por eso, los ‘aparatos’ son los ‘aparatos’”, mantiene. “Nosotros queremos ser como el Granada, llegar desde abajo y jugar arriba en la Europa League, desde las bases hasta poder competir con los grandes”, condensa.

Se identifican con el “sanchismo”, interpretado como “un movimiento de bases y de izquierda, no seguidista”, y advierten de que “llegarán a la última vuelta”. “Vamos a jugar, ya no hay ejércitos del siglo XIX con las filas prietas en los que estaban unos pegados a los otros y aguantaban, esas filas ya son como un queso ‘gruyère’, con agujeros”, ironiza.

A los que le recuerdan que tiene un pasado y ya aspiró en 2011 a medirse con el fallecido Alfredo Pérez Rubalcaba en primarias para elegir al candidato socialista a la Presidencia del Gobierno central, les replica que fue “un gesto” para “demostrar que no se podían recoger los avales, que era inviable, y que no había verdadera democracia interna”. Habrá que esperar para ver cuál es la hondura de su nuevo paso.