Coronavirus

Las discotecas cerrarán a las 2:00 horas en Andalucía pese a las advertencias de Darias

Vox acusa a Moreno de «hacerle el juego sucio» a Sánchez y rechaza la reforma de la Ley de Sanidad como se plantea. El presidente recuerda que el objetivo es «preservar vidas»

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, responde a la preguntas de los grupos parlamentarios  en la sesión de control al gobierno en el Parlamento andaluz
El presidente de la Junta, Juanma Moreno, responde a la preguntas de los grupos parlamentarios en la sesión de control al gobierno en el Parlamento andaluzEduardo Briones Europa Press

Andalucía mantiene el cierre de las discotecas a las 2:00, a pesar de que el Ministerio de Sanidad que dirige Carolina Darias apunta que en agosto se acordó la 1:00 como tope, y alega que sigue las recomendaciones del comité de expertos y es una forma de evitar botellones en aquellos municipios que no tienen medios para impedirlos, según adelantó el vicepresidente Juan Marín y concretó el presidente Juanma Moreno en el Pleno del Parlamento. Susana Díaz pidió los informes en base a los que «están abiertas las discotecas pero no lo centros de salud». Moreno dijo que han multiplicado por tres la inversión en centros sanitarios y que «hay que ofrecer alternativa a los botellones» para evitar fiestas en sitios cerrados y sin control. El consejero de Salud defendió que «todos los centros de salud se encuentran abiertos» pero el PSOE criticó la asistencia no presencial.

En los pasillos de la Cámara, Moreno señaló que todavía no tienen respuesta sobre la Conferencia de Presidentes. Moreno dijo también que la reforma de la ley sanitaria que plantea, para salir del «caos» normativo con el fin del estado de alarma, sería importante y en caso de no aprobarse en lectura única no tendría mucho sentido. De entrada, Vox dice que no la apoyará tal y como está.

Se estrenaba Manuel Gavira como portavoz de Vox en el Parlamento, en sustitución de Alejandro Hernández, decisión motivada, según fuentes del partido, para trasladar un mensaje más contundente. La sesión de control demostró que el partido de Abascal tiene poco margen para aumentar la fricción, más allá de la ruptura. A modo de telonero, el portavoz adjunto de Vox, Rodrigo Alonso, interpeló al consejero de Hacienda, Juan Bravo, calificando a la Junta como «prestamista» de UGT-A y quejándose de la presencia del presidente en el congreso del sindicato, al que también asistió su líder nacional Pepe Álvarez, quien «presumía de llevar a un congreso de UGT al terrorista Otegi o pedir que los presos separatistas celebraran la Diada o de criticar la bajada de impuestos en Andalucía». Vox insistió en la convocatoria de elecciones. El presidente andaluz descartó otra vez unos comicios anticipados, alegando que Andalucía «ya no es un infierno fiscal».

Manuel Gavira se estrenó agradeciendo su labor a su predecesor y justificó la decisión: «Lo importante es el mensaje, que sea siempre el mismo en España». Vox apunta a Cs, como rival más débil de la coalición de gobierno, calificando de «esperpento» la tramitación del acuerdo para la nueva bajada de impuestos con el «postureo» del partido naranja de no querer hacerse la foto con ellos. Gavira recordó a Moreno que «el estado de alarma ha terminado con dejación de funciones». «No tiene el comodín de Sánchez, han podido tomar decisiones que les incomodaban», se quejó respecto a las medidas sanitarias, poniendo como ejemplo el toque de queda. «Le están haciendo el juego sucio a Sánchez», criticó. «Andalucía no es Madrid. Queremos controles pero no evitar que se trabaje en libertad», apuntó aludiendo al «guirigay de normas distintas».

Moreno pidió a Vox que se mantenga «el clima de diálogo» y rechazó que le haga «el juego sucio a Sánchez» sino que está «defendiendo los intereses de los andaluces» con el fin principal de «preservar la vida». «Nada hay más poderoso. El estado de alarma se impuso de manera unilateral y de igual manera se ha retirado. Ya advertimos del vacío legal y ven lo que está pasando, dos salas distintas toman diferente decisión en situaciones similares», apuntó en relación a la negativa del TSJA a cerrar perimetralmente Montefrío. «El primer objetivo es preservar la vida y el segundo, reactivar economía», insistió. Gavira respondió que Vox no quiere «limitaciones en horarios al trabajo» ni que se atente contra «los derechos fundamentales». Moreno señaló que «a este gobierno no le entusiasma limitar movilidad y actividad económica pero hay una pandemia». Por el PSOE-A, Susana Díaz recordó a Moreno que «la confrontación ni cura ni da trabajo ni inmuniza» y acusó al presidente de «tapar su incapacidad con la confrontación». Moreno la despachó con un «usted está en otras cosas, no le interesa», en relación a las primarias. Ya en los pasillos, apuntaba que le «da igual» Espadas que Díaz, que los militantes del PSOE le dicen que ninguno entusiasma y que a moderado a él no le gana nadie.