El presidente andaluz no ve «viable» el Gobierno de Salvador y un concejal en Granada

Los socialistas piden al alcalde que abandone el «esperpento» y les deje gobernar como la fuerza más votada que fueron

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, en Marbella
El presidente de la Junta, Juanma Moreno, en MarbellaJUNTA JUNTA

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha sostenido hoy que «no parece viable» que Luis Salvador (Cs), alcalde de Granada, pueda gobernar una ciudad de tal calado con un solo concejal para todas las áreas. Cuestionado por los periodistas sobre esa posibilidad, el presidente autonómico ha manifestado que le parece «muy difícil por no decir casi imposible» que el regidor pueda gobernar sin el apoyo de sus socios de gobierno hasta hace unos días, los concejales del Partido Popular (PP), según ha recogido Efe.

La renuncia de seis ediles populares en el equipo de gobierno y de dos de los cuatro concejales que conformaban el grupo municipal de Cs se produjo debido a la negativa de Salvador a alternar la Alcaldía con el PP en los dos años que restan de mandato municipal, como así se pactó según dicen los populares, aunque desde Cs replican que no hay nada firmado.

En ese sentido, Moreno ha instado a los partidos a que «se busque una solución» y a que «se cumplan los acuerdos», ya que los ciudadanos de Granada necesitan «estabilidad» y «que haya un gobierno que vele por sus intereses», de acuerdo a lo reflejado por la mencionada agencia.

De su lado, el PSOE ha pedido al regidor de la capital granadina que dimita y abandone el «esperpento» que mantiene desde hace unos días con el apoyo de un solo edil después de que el resto del equipo de gobierno haya renunciado a sus competencias, y deje gobernar a este partido como fuerza más votada. En concreto el viceportavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Granada, Miguel Ángel Fernández Madrid, ha criticado el «daño incalculable» que Salvador está haciendo a la ciudad en un momento de «especial incertidumbre e importancia» debido a la pandemia. Ha recriminado también al PP su «irresponsabilidad y cobardía sin precedentes» por su huida que atribuyó a una «estrategia política para ocultar» la «nefasta gestión» de la capital.