Felipe González pone la mano en el fuego por Griñán

El ex presidente del Gobierno asegura que lo volvería a nombrar ministro

José Antonio Griñán y Felipe González, juntos en un acto en 2019
José Antonio Griñán y Felipe González, juntos en un acto en 2019

«Felipe González y Alfonso Guerra han estado incondicionalmente. Las llamadas han sido una constante», señaló Griñán durante su ronda de entrevistas para la promoción de su libro «Cuando ya nada se espera». Meses después ha llegado la resolución del Supremo sobre el recurso a la condena de los ERE en la Audiencia de Sevilla. Entonces, Griñán ni contemplaba que no se revocara su condena. «No creo en mi inocencia, sé de mi inocencia», señalaba el ex presidente andaluz, que añadió que si el Supremo ratificaba la condena de los ERE –seis años de cárcel por malversación de caudales públicos y prevaricación durante su etapa como consejero de Economía, entre 2004 y 2009– su vida «habría terminado». La «vieja guardia» sale en defensa del ex presidente andaluz condenado por el fraude en los Expedientes de Regulación de Empleo durante casi una década. La portavoz del PSOE, Pilar Alegría, ya defendió la «honestidad» de los ex presidentes andaluces. Pedro Sánchez allanó el camino del indulto sosteniendo que que en el caso de los ERE «están pagando justos por pecadores» a pesar de que ya son tres instancias judiciales las que se han pronunciado sobre la prevaricación y la malversación de hasta 680 millones de euros.

En la campaña electoral de las andaluzas que acabó con el peor resultado del PSOE en su historia en la comunidad, el ex presidente Rodríguez Zapatero también salió en defensa de Griñán y Chaves. Ahora, el ex presidente Felipe González, que ha sido uno de los sostenes del ex presidente andaluz durante el proceso, señaló, a través de un comunicado, que mantiene su confianza en él y que si hoy presidiera el Gobierno, lo volvería a nombrar porque considera «imposible» que sea culpable de un delito de malversación de fondos públicos. González defendió la «intachable integridad moral» de Griñán, quien fue ministro de su gabinete entre 1992 y 1993 al frente de la cartera de Sanidad y entre 1993 y 1996 en Trabajo y Seguridad Social.

El ex presidente del Gobierno Felipe González mostró su «perplejidad y dolor» por el fallo del Supremo. «Quiero manifestar que si pudiera designarlo hoy para formar parte de un Gobierno de España que yo presidiera, lo volvería a hacer», destacó, resaltando su «competencia y capacidad intelectual».

El ex presidente español valoró la «vocación de servicio público» de Griñán para «mejorar la vida de la mayoría y fomentar la convivencia en democracia y libertad». Felipe González aludió a su compromiso con la Constitución para acatar la sentencia y apuntó que no conoce «a fondo» el fallo pero sí a Griñán. «El conocimiento de la persona me lleva a considerar imposible que sea considerado culpable de un delito de malversación y, por tanto, injusto condenado a pena de prisión por ello», dijo Felipe González.