Andalucía

Ecologistas cargan contra Gibraltar y el Gobierno por el vertido de fuel

Demandan una intervención de la UE ante el riesgo medioambiental en la zona

Vista del buque "OS35", varado al Este de Gibraltar tras la colisión que sufrió el lunes
Vista del buque "OS35", varado al Este de Gibraltar tras la colisión que sufrió el lunes FOTO: A.Carrasco Ragel EFE

Con el paso del tiempo, en Verdemar Ecologistas en Acción crece la incredulidad y la indignación por lo que está sucediendo en torno al granelero OS 35, a sus vertidos, y la forma en la que se ha gestionado un incidente que ha contaminado aguas de la Bahía de Algeciras y mantiene cerrada al baño la playa de Poniente, en La Línea, por la aparición de aceite y gasóleo.

«Nadie lo ha dicho claramente hasta el momento, pero creemos que ya toca trasladarle a la ciudadanía que lo que está sucediendo con los vertidos es fruto de la negligencia de Gibraltar, de su soberbia», denunciaba el presidente del colectivo ecologista a LA RAZÓN, lo que, a su juicio, «ha impedido que, como correspondía, se actuase con diligencia desde un principio para evitar todo lo que estamos sufriendo».

«¿Alguien nos puede explicar cómo podía decir que estaba todo controlado cuando es sabido por todos que Gibraltar no dispone de medios técnicos para abordar en la medida que era necesaria las labores de extracción de combustible?», se preguntaba, al tiempo que añadía que «es lamentable que, pese a la enorme gravedad del suceso y la necesidad de desarrollar las labores de extracción lo más rápido posible, Gibraltar, en un triste alarde de autosuficiencia irresponsable, ha preferido echar mano de cántaras de mil litros, a todas luces insuficientes, antes de contratar algunas de las gabarras que para este tipo de actuaciones tienen empresas españolas de la Bahía de Algeciras».

Verdemar acusa a Gibraltar de ser irresponsable y de tener un «comportamiento negligente, ya que si, desde el primer día, con el barco aún sin romperse, hubiese echado mano de una de estas grandes gabarras, se habrían evitado los vertidos».

Para Antonio Muñoz, «Gibraltar ha vuelto a actuar de la misma forma que lo hizo con el Fedra (2008), cuando la negativa a que un remolcador de Salvamento Marítimo apoyase a otros dos gibraltareños provocó que el buque chocara contra una pared del Peñón». «¡Si es que no tienen ni barreras oceánicas!», exclamaba mientras alertaba del peligro que supone que no se agilice la extracción del fueloil y el aceite ante un «escenario meteorológico con más viento y anuncio de temporal para dentro de tres días».

En relación a la actuación por parte de las autoridades españolas, el presidente de Verdemar lo tiene claro: «Aunque ha existido algún tipo de colaboración, hemos sido convidados de piedra».

«Una vez más, Gibraltar ha actuado conforme a su único y exclusivo criterio, sin entender que lo que ocurre en estas aguas afecta directamente a los vecinos de La Línea, de todo el Campo de Gibraltar, a muchos de sus sectores y, de forma muy especial, a su medio ambiente».

Silencio y permisividad que es «menos entendible si hablamos de la Unión Europea, ya que las aguas en las que se ha producido el choque, donde se encuentra el buque y donde se está produciendo el vertido son lugar de interés comunitario. Es evidente que existe un vacío legal que lo aprovecha Gibraltar para hacer lo que le da la gana. De ahí que estemos ante un escenario que no es nuevo, por lo que, si no se afronta la situación como corresponde, estamos condenados a futuros capítulos».

«Nosotros, por nuestra parte, vamos a requerir a la Unión Europea que dé explicaciones sobre su postura ante lo sucedido y a que aclare en qué situación nos encontramos, ya que, por un lado, España no le reconoce aguas a Gibraltar por el Tratado de Utrecht y ésta hace lo que le da la gana por el Convenio de Ginebra».

El Gobierno de Gibraltar avisó ayer de que nuevas dificultades «ralentizan el vaciado» de combustible del buque. En concreto, se referían a una entrada de agua en la sala de máquinas que «afecta a la operación de bombeo”.

La Capitanía Marítima está desplegando «niveles adicionales de contención» en capas alrededor del OS35. Esto implica desplegar un kilómetro de barrera alrededor del buque por Salvamento Marítimo español a petición del capitán del Puerto por el buque de control de la contaminación «Clara Campoamor». El objetivo es «tratar de evitar al máximo el vertido de la mayor cantidad posible de petróleo flotante libre y la filtración incontrolada en aguas abiertas».

LA JUNTA PLANTEA ARTICULAR NUEVOS PROTOCOLOS

La Junta de Andalucía considera que, una vez resuelto este problema con el buque varado frente a Gibraltar, será momento de «reflexionar sobre proteger la zona ante este tipo de eventualidades, porque se requiere siempre la garantía de toda la información, colaboración y de la capacidad de poder intervenir». El consejero de la Presidencia, Antonio Sanz, argumentó que «si España dispone de los medios y desde Andalucía queremos, nos deben permitir colaborar y dar la información para hacerlo». También apostó por «articular protocolos que por encima de cuestiones diplomáticas o conflictos internacionales, antepongan la seguridad de todos los ciudadanos». Desde Vox, Iván Espinosa de los Monteros criticó que «España no esté haciendo nada».