Andalucía

Andalucía: De “vagón de cola” a “locomotora”

Bajada masiva de impuestos, más inversión en educación y sanidad y una apuesta decidida por la digitalización y la sostenibilidad son algunas de las políticas reformistas

El candidato del Partido Popular a la presidencia de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, posa con el autobús de la caravana durante la atención a los medios. Joaquín Corchero / Europa Press
El candidato del Partido Popular a la presidencia de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, posa con el autobús de la caravana durante la atención a los medios. Joaquín Corchero / Europa Press FOTO: Joaquin Corchero Europa Press

Hitos más destacados

Tras casi cuatro años de legislatura, el Gobierno del cambio liderado por Juanma Moreno ha estado marcado por varios hitos que han supuesto un antes y un después en la comunidad andaluza. Bajada masiva de impuestos, refuerzo de los servicios públicos como la sanidad, la educación y la dependencia, reducción de trabas administrativas, apuesta decidida por la digitalización y la sostenibilidad o la recuperación de grandes proyectos son algunos de los objetivos conseguidos.

Ránking económico

A pesar de que han sido años convulsos marcados por una pandemia mundial, una guerra en Ucrania y otras problemáticas añadidas en materia económica, social y sanitaria, si algo ha caracterizado a este Gobierno es que ha estado marcado por la subida en los ránkings económicos. Récords de empresas que se han instalado en la comunidad, en concreto, en la capital malagueña, que se sitúa como referencia a nivel internacional con empresas de primer nivel como Google o Vodafone.

Más afiliaciones y menos desempleo

Esta atracción de talento y empleo también ha supuesto un aumento de personas afiliadas a la Seguridad Social, que supera la cuota de los 3,3 millones de empleados en la comunidad y representa en cifras interanuales un 5,05%, levemente por encima de la media nacional. Este dato se relaciona directamente con la bajada del paro, que según los últimos datos de mayo, Andalucía lidera este descenso con 2.922.991, la menor cifra desde 2008. Y por supuesto, después de varios meses consecutivos, en mayo se superan las cifras de autónomos con 567.324 afiliados, lo que supone un incremento porcentual del 0,4%.

Bajada masiva de impuestos

Además de llevar a cabo grandes rebajas fiscales, uno de los objetivos marcados por este Gobierno al llegar a San Telmo era la bonificación al 99 por ciento del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, una reivindicación que ya se había conseguido en otras comunidades y que en Andalucía aún era una utopía. Pero no pasó mucho tiempo desde que PP y Cs bonificaron este impuesto y pusieran en marcha otras rebajas fiscales como la reducción del tramo autonómico del IRPF o la rebaja del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Más del 7% del PIB para Sanidad

Si algo marca el devenir de una legislatura es la inversión en sanidad y servicios sociales. Andalucía tradicionalmente ha estado en el punto de mira por el acceso a los recursos o el presupuesto invertido en estas materias. Sin embargo, a pesar de una pandemia y diferentes crisis puntuales como la listerioris, el virus del Nilo y ahora la viruela del mono, el Gobierno andaluz ha podido invertir 3.000 millones de euros más respecto al presupuesto de los socialistas, lo que supone el 7,4% del PIB andaluz. Esto se traduce en más de una decena de infraestructuras nuevas entre hospitales y centros de salud y un aumento de la contratación de profesionales sanitarios. Las principales críticas han sido por las demoras en la atención primaria.

Mil millones más en Educación

El fallecido Javier Imbroda impulsó un cambio de modelo educativo que ha superado al anterior presupuesto del PSOE en mil millones de euros. Asimismo, han lanzado la mayor oferta de empleo desde la crisis de 2008 con más de 6.100 plazas; si bien no ha estado exenta de críticas y reproches, al igual que ha pasado con la Formación Profesional para el Empleo, de la que actualmente hay más demanda que oferta.

Digitalización por bandera

Otro de los grandes ejes de este mandato ha sido el impulso de la digitalización de la administración autonómica y el convertir Andalucía en una región del sur de Europa líder en transformación digital. Para llevar a cabo este ambicioso reto, se ha creado la Agencia Digital de Andalucía que, junto con al Centro de Ciberseguridad de Andalucía, lideran la estrategia digital de la comunidad para hacer frente a los nuevos desafíos.

Mayor producción legislativa

Esta legislatura también se ha caracterizado por la producción normativa, que dobla la del último año del PSOE. Claro que no todas estas leyes han tenido la misma acogida, como es la Ley de Impulso para la Sostenibilidad del Territorio de Andalucía, la famosa LISTA, ya que lo que para unos supone acabar con la maraña legislativa, para otros puede tener efectos nocivos para el medio ambiente. Y precisamente la sostenibilidad ha sido otro de los ejes principales que se ha consumado con la famosa Revolución Verde y el impulso, pero no aprobación, de la Ley de Economía Circular, uno de los retos del próximo mandato.

Proyectos recuperados

También este Gobierno ha recuperado proyectos que estaban en el cajón como el Hospital Militar en Sevilla, la obra del metro del centro de Málaga, inversiones en materia hidráulica en Almería, la Ciudad de la Justicia de Cádiz, las mejoras en distintos hospitales de la provincia cordobesa, el Plan Alhambra en Granada o las ayudas para jóvenes agricultores en Jaén, entre otros.

“No volver a la casilla de salida”

“Esta legislatura compleja” ha tenido sus luces y sus sombras y, a pesar de que la balanza se sitúa a favor de un líder que “no incomoda” y que las encuestas vaticinan una mayoría amplia como para gobernar en solitario, aún quedan por hacer muchas de esas políticas reformistas que se quedaron atrás para que Andalucía sea la locomotora económica de España. Moreno viene repitiendo que necesita otra legislatura para confirmar “el cambio” y “no volver a la casilla de salida”.