Castilla y León suma 5.300 parados en el primer trimestre y aumenta su tasa de paro hasta el 11,8%

Los ocupados caen en 19.700 y los activos en 14.400 entre enero y marzo

Dos obreros vuelven al trabajo tras el parón del sector en Valladolid
Dos obreros vuelven al trabajo tras el parón del sector en ValladolidWellington Dos Santos PereiraLa Razón

El paro subió en 5.300 personas en Castilla y León el primer trimestre del año, el 4,16 por ciento más que el anterior, frente al 3,79 de incremento nacional, que deja en 131.900 los desempleados en la Comunidad, con una tasa de paro del 11,82 por ciento, aunque por debajo de la tasa nacional del 14,41 por ciento.

Respecto al mismo trimestre del 2019, la Comunidad redujo el paro en 4.900 personas, el -3,55 por ciento, de acuerdo a los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) este martes.

El INE ha advertido de que aunque la declaración del estado de alarma por el coronavirus ha afectado al empleo y la ocupación en este primer trimestre el efecto sólo se ha notado de la semana once a la trece que mide la encuesta; y los ERTE de esas semanas se consideran ocupados según su metodología, que los considera con empleo mientras la suspensión sea inferior a los tres meses, por lo que la cifra podría ser aún mayor.

Los ocupados bajaron en la Comunidad en 19.700 en ese primer trimestre del año, el -1,96 por ciento, que deja en 984.300 el total regional, en el cuarto mayor descenso del conjunto autonómico y por encima del recorte nacional del -1,43 por ciento.

También cayeron los activos en Castilla y León en esos primeros meses del año respecto al anterior, con 14.400 personas menos en búsqueda de empleo, el -1,27 por ciento, por encima de la media nacional del -0,71, y el cuarto mayor descenso del conjunto autonómico.

De acuerdo a la EPA del primer trimestre, Castilla y León cierra marzo con una tasa de paro del 11,82 por ciento, la octava menor del conjunto autonómico, que lideró Navarra con el 8,55 por ciento, seguida del País Vasco con el 8,72 por ciento, con el 23,59 de Extremadura y el 21,31 de Andalucía, en el otro extremo.

Al término del primero trimestre, Castilla y León tenía 64.700 hombres en el paro, con una tasa de desempleo del 10,74 (12,79 nacional), y 67.200 mujeres, el 13,07 (16,24).

En cuanto a la actividad, la tasa se situó en el 54,64 por ciento en la Comunidad, por debajo del 58,18 nacional, y la cuarta más baja del conjunto autonómico sólo por detrás de Asturias, Galicia y Cantabria, frente al 62,96 de Madrid. La tasa de actividad masculina se situó en el 59,92 en Castilla y León (63,63 en España), y la femenina en el 49,54 (53,03 de media nacional).

Por provincias:

  • Ávila concluyó marzo con 9.300 parados (10.000 en el último trimestre del 2019) y una tasa de desempleo del 12,85 (13,57 a final del 2019).
  • Burgos con 16.800 (16.100) y una tasa del 9,76 (9,34).
  • León con 30.800 (27.000) y una tasa del 15,27 (12,99).
  • Palencia con 9.000 (6.600), el 12,63 (9,35).
  • En cuanto a Salamanca anotó a final de marzo 19.600 desempleados, los mismos que al final de año que dejan en 13,1 su tasa de paro.
  • Segovia 7.100 parados (9.000), con una tasa de paro del 9,38 por ciento (11,11).
  • Soria con 4.300 (3.200), el 9,58 (7,23).
  • Valladolid 24.300 (23.900), con una tasa del 9,55 (9,37).
  • Zamora con 10.700 ( 11.200) y una tasa de desempleo del 14,24 (14,94).

Unos datos “no representativos”

El consejero de Empleo e Industria, Germán Barrios, durante su videoconferencia, valoró los datos de la EPA. Al respecto, señaló que “son datos poco realistas” y “no son representativos”, ya que como consecuencia de la pandemia provocada por el coronavirus no se han podido realizar encuestas. Dentro de ese trimestre, desde la semana doce hasta la catorce “no se pudieron hacer las encuestas previstas porque la gente estaba confinada en sus casas y tampoco expresaba bien quién era inactivo y no, porque mucha gente quería trabajar y no podía” porque tenía quedarse en sus domicilios", añadió.

Sobre la situación del desempleo, afirmó que Castilla y León podría resentirse con una subida del paro de 3 a 4,5 puntos “en función del confinamiento”. En este sentido, señaló que la economía regional resistirá algo mejor que la del resto de territorios autonómicos porque dispone de un sector primario y de agroalimentación pujantes, pero el de la automoción “sufrirá mucho”, por lo que Barrios se mostró partidario de un plan de choque consensuado entre administraciones, patronal y sindicatos.

“Sólo con un esfuerzo mancomunado podemos salir de este desastre, trabajando entre todos de modo colegiado y consensuado”, señaló el consejero antes de pedir al Gobierno de España y a la Unión EuropeaE “fondos extraordinarios” porque el impacto de la crisis “es fortísimo”, e insuficientes los 450 millones movilizados hasta ahora por la Junta de Castilla y León

La reacción de los sindicatos

Los secretarios de Acción Sindical y Negociación Colectiva de CCOO y de Política Sindical, Industrial y Empleo de UGT, Fernando Fraile y Raúl Santa Eufemia, respectivamente, destacaron que los datos aún no recogen el “terrible” impacto de la crisis del coronavirus en el marcado laboral.

Ambos responsables sindicales coincidieron en defender los apoyos para los expedientes de regulación temporal de empleo y el cese de actividad de los autónomos, junto a las ayudas empresariales frente a la sangría laboral de la última recesión. En este sentido, exigieron a la patronal que no haga un uso “torticero” de las herramientas que le facilita la reforma laboral, y “tire de despidos o contratación por ETT, subcontratas o empresas auxiliares, para precarizar aún más la situación”.

En este sentido, Fraile indicó que habrá que esperar al 5 de mayo par conocer los datos de paro y a la segunda EPA, para medir “qué es lo que ha ocurrido en el último meses y medio desde el 14 de marzo, y los efectos sobre la actividad de esta situación de pandemia”.

La “verdadera dimensión” de la crisis se conocerá los próximos trimestres

La Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale) destacó que los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) no ponen todavía de manifiesto la situación “absolutamente crítica y desalentadora en la Comunidad”, y aseguran que la “verdadera dimensión” del impacto de la crisis se irá conociendo con los datos correspondientes a los próximos trimestres, ya que los que se han publicado hoy solo recogen un “impacto limitado” del estado de alarma.

“La perspectiva de futuro resulta, igualmente, poco esperanzadora, al observar que, en los 15 días de confinamiento en marzo se dieron de baja casi 3.000 empresas de la Seguridad Social, con una pérdida de más de 27.000 puestos de trabajo”, lamentan.