El Itacyl se vuelca en la investigación para ayudar a los agricultores en tiempos de pandemia

Pone el foco en la mejora genética para dar con variedades que se adapten de forma favorable al terreno y clima de Castilla y León

El consejero de  Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, visita las instalaciones del Itacyl
El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, visita las instalaciones del Itacyl FOTO: Wellington Dos Santos Pereira La Razón

Los agricultores y ganaderos han trabajado sin descanso desde que comenzó el Estado de Alarma para garantizar el abastecimiento de la población a pesar de los problemas a los que han tenido que hacer frente. Para ayudarles en su trabajo, desde el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) se trabaja actualmente en 19 proyectos de investigación e innovación, que afectan tanto a la producción como a la transformación de cereales, a los que se están destinando 2,3 millones de euros.

Además, en plena crisis del coronavirus y debido a las necesidades que del sector, durante estos dos últimos meses se han estado diseñando otros cuatro nuevos proyectos, con una inversión de 500.000 euros centrados en la calidad de materias primas y productos transformados, con nuevas formas de producir, transformar y comercializar toda la cadena de valor.

Así lo explicó el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de la Junta, Jesús Julio Carnero, durante su participación en una jornada organizada por la Asociación Española de técnicos cerealistas con el objetivo de fomentar las políticas innovadoras y sostenibles en la Comunidad. Allí, puso en valor al cereal como seña de identidad de Castilla y León, la Comunidad más cerealista de España, representando la tercera parte de la superficie y producción a nivel nacional.

Además, detalló que en el caso de la producción se está investigando en la mejora genética, evaluando diferentes variedades de cereales para ver su adaptación a la región e informar a agricultores y técnicos para que tomen decisiones de siembra.

Asimismo, se está desarrollando una herramienta que permita el seguimiento de parcelas agrícolas, a través de imágenes de satélite, que hará más sencillo determinar el mejor momento para las fertilizaciones y permitirá diversas actuaciones en materia de agricultura de precisión.

Además de todo esto, a través del Itacyl se realiza la evaluación de nuevas variedades de cereales, encuadrada dentro de la red de ensayos que coordina el Genvce (Grupo para la Evaluación de Nuevas Variedades de Cultivos Extensivos). El objetivo es conocer la adaptación y el comportamiento de las nuevas variedades que van apareciendo en el mercado. Para ello, el Itacyl lleva a cabo una serie de ensayos, en distintas localidades significativas de comarcas cerealistas de la Comunidad.

Problemas a los que se enfrenta la cadena de cereal

Son varios los factores que contribuyen a la problemática de la cadena de cereal, como la disminución de la rentabilidad económica de las explotaciones cerealistas, la volatilidad y el aumento del coste de los insumos, el envejecimiento del sector o las nuevas demandas sociales, derivadas de la preocupación por el medioambiente, como la reducción del uso de fitosanitarios, fertilizantes y nuevas técnicas de laboreo.