Una hora de café que cambiará tu vida

La terapeuta vallisoletana Rosa Montaña enseña desde Café Inviven a miles de personas desorientadas a encontrar su camino

La médico de familia, sexóloga y terapeuta, Rosa Montaña, impulsora de Café InvivenLa RazónLa Razón

Vivimos en una sociedad frenética e individualista en la que alcanzar el éxito lo es todo para muchos, aunque la raya que separa este último del fracaso es muy fina y no todos lo sobrellevan igual. Un mundo, también, repleto de noticias negativas que impactan de lleno en nuestra cabeza cada día como el que no quiere la cosa y que acaban influyendo en nuestra forma de actuar y afrontar la vida. Y tampoco todos hacen frente de la misma manera a esta situación, agravada además por una pandemia que ha derivado en un estado de alarma que aún permanece en España y cuyos efectos económicos, sociales y, sobre todo, en la forma de relacionarse entre las personas, están aún por descubrirse en su totalidad.

Y mientras todo esto ocurre, desde Valladolid han levantado la mano para dar un toque de atención ante la situación actual, pedir una pausa de al menos una hora para tomar un café, conversar sobre el futuro que se avecina y ayudar a quienes se encuentren perdidos a encontrar su camino.

Y lo han hecho a través de Café Inviven, un programa de entrevistas que impulsa desde la plataforma Ivoox la médico de familia, sexóloga y terapeuta de parejas Rosa Montaña -que es una continuación para los fines de semana del exitoso Inviven (Instructores en vivencias en positivo) que ya funciona con gran acogida desde diciembre del pasado año-, y que también está causando una gran sensación en los apenas dos meses que lleva en marcha. De hecho, cuenta con más de 70.000 descargas y casi 4.600 suscriptores, de un perfil variopinto aunque muchos son hombres y la media de edad se sitúa entre los 50 y 55 años, mientras que el programa se escucha ya en 81 países, con especial hincapié en España, EEUU, México y Argentina.

“Hemos detectado que hay mucha gente que quiere hacer cosas y cambiar su forma de vida pero que ya sea por miedo, inseguridad o incertidumbre e incluso por las creencias propias de cada uno, que con la pandemia han aumentado, se han quedado en el camino y no se atreven a dar el paso”, señala a LA RAZÓN Rosa Montaña, quien explica que con Café Inviven quieren dar una nueva vuelta de tuerca y “dar una patada en el culo” y espabilar a aquellas personas que emocionalmente necesitan ayuda “porque solo escuchan cosas negativas”.

Imagen del programa Café Inviven que impulsa la terapeuta vallisoletana Rosa MontañaLa RazónLa Razón

En esta hora de café, la terapeuta charla con personas que son expertas en temas económicos y empresariales y de desarrollo personal a las que intenta extraer el máximo jugo posible de sus conocimientos y experiencia para ponerlo después al alcance de sus oyentes. “Queremos dar una nueva visión a la gente que ahora mismo cree que todo está perdido”, apunta, mientras pone como ejemplo un mensaje que ha contestado hace poco a uno de sus seguidores que reconocía que filosofaba mucho sobre la vida pero que no se atrevía a pasar a la acción por miedo y que su vida se había convertido en levantarse de la cama para ir al sofá y viceversa. “Ante estos casos -dice- lo más importante es que estas personas aprendan lo primero a quererse”.

Los seres humanos -prosigue- somos como un Ferrari, pero a veces nos creemos un Seat 600 abollonado. Y el problema es que un Ferrari puede ir a 350 kilómetros por hora y comerse el mundo, pero para ello necesita que sus cuatro ruedas, que son el desarrollo personal, el profesional, las creencias limitantes y el desarrollo de pareja, estén bien equilibradas”. Si esto funciona, la terapeuta asegura que todo irá sobre ruedas, y nunca mejor dicho, pero como alguna se pinche “te quedas en boxes y no estarás bien”. Si bien, advierte de que tampoco es bueno que las cuatro ruedas estén superbien porque también tiene sus riesgos. “A veces nos volcamos tanto en el trabajo que olvidamos a la familia o a la pareja, y al dedicarnos a una sola rueda es cuando aparecen las depresiones, ansiedades, infidelidades o las rupturas sentimentales, por lo que lo importante es no dedicarse solo a una rueda ni tener a tope todas, sino cuidar un poco las cuatro”, afirma.

Para Rosa la crisis sanitaria del coronavirus ha generado un proceso de incertidumbre brutal en muchas personas, sobre todo aquellas cuyo autoestima y desarrollo personal no lo tienen muy empoderado, que no saben como combatir a un enemigo que no conocen, que llevan meses solas sin una caricia o un abrazo, que su único contacto ha sido el ordenador, que se encuentran en un ERTE o con muchas dificultades en su negocio, y que han comenzado a escuchar fantasmas del tipo a me voy a quedar solo y sin trabajo o que pasará si me infecto.

Sin embargo, la médico de familia también ha detectado que este confinamiento, por el contrario, ha sacado otras virtudes de mucha gente que en este tiempo se ha dado cuenta de que la vida que tenía fuera antes de la pandemia no es la que quería, ya sea en lo laboral, personal o familiar, y ha dado un golpe en la mesa. “Son personas que tienen claro que quieren un cambio en su vida y que se han dedicado estas semanas a estudiar y formarse para lograrlo, Y esto es lo que queremos transmitir al resto desde Café Inviven”, señala esta sexóloga, con más de 17 años de experiencia atendiendo a parejas en su consulta, que se califica a sí misma como una mecánica de Ferraris, y para quien en la situación actual lo que mas necesita oír la gente es que le digan que son como este modelo de coche de carreras y que pueden ir a por todas. “Ahora es el momento de aunarnos, de decidir lo que queremos ser cada uno y de decir bien alto y claro que yo puedo, yo quiero y yo me comprometo”, asegura.

De hecho, en el tema laboral tiene claro que no hay que suplicar por no tener trabajo “porque dentro de diez años el 80 por ciento de los empleos actuales no existirán”, augura. Por ello anima a valorar este momento de pospandemia y verlo como un desafío y una ocasión única de cambiar las cosas, además de tratar de transformar la palabra crisis por la de oportunidad. “Esto es lo que pretendemos también decirle a la gente, que si no les gusta su vida que aún están a tiempo de cambiarla y que de ellos depende porque nadie vendrá a hacerlo en su lugar”.

Egoístas solidarios

Por Café Inviven ya han pasado personas de reconocido prestigio como Juan Carlos Cubeiro, que habló sobre el reto que la pospandemia va a suponer para el capitalismo, así como José María Gazalla, que dio pautas sobre como usar la confianza para el crecimiento personal y laboral, el especialista en inversiones Pau Antó, o la periodista Teresa Viejo. Y este fin de semana es el turno del tenor José Manuel Zapata, que contará a los oyentes y seguidores de este programa como se ha tenido que reinventar para poder llegar a su público. “Lo que pretendemos con estos podcast es dar unas reglas a las personas que nos escuchan para que rompan sus creencias limitantes y hagan un nuevo reaprendizaje de su vida, pero este proceso requiere de que cada uno se quiera a sí mismo y aprenda a decir que no a los demás como primer paso para que puedan empezar a tener espacio para decir que sí a ellos mismos”.

Para Rosa Montaña esto es importante, ya que considera que en esta sociedad “nos hemos confundido” al pensar que no podemos ser egoístas. “Es mentira, lo que hay que ser es un egoísta solidario, porque si yo no estoy bien es imposible que pueda ayudar a los demás”, apunta.

Esta inquieta vallisoletana no se pone límites tanto en Inviven como en Café Inviven ya que quiere seguir ayudando a la gente desde su casa, que es donde realiza las grabaciones, con la colaboración de su marido, también médico. “Somos una tribu y queremos que esta crezca porque estamos convencidos de que aporta cosas positivas a las personas que nos escuchan”, señala Rosa, que está disfrutando enormemente de esta experiencia que, según admite, tiene algo de egoísmo personal también, puesto que está consiguiendo relacionarse con personas muy sugerentes que le están aportando puntos de vista muy interesantes que trata de absorber y aprovechar también para ponerlos al alcance de los demás.

“Estamos a un solo click de que cada uno pueda conseguir decidir quien quiere ser y no lo que los demás le digan lo que puede ser”, asegura esta terapeuta, convencida de que la gente puede hacer lo que se proponga y que lo importante ante la adversidad no es venirse abajo sino reiventarse.

“La crisis del coronavirus -finaliza Rosa- ha sacado lo mejor de cada uno, la solidaridad que todos llevamos dentro, pero también lo peor y además multiplicado, porque si cultivas patatas te saldrán patatas y si plantas un manzano no podrán salir peras. Por eso decimos que depende de cada uno el enfoque que se da a la vida y que no hay que responsabilizar a los demás de tus cosas o fracasos. Cada persona ha de ser responsable de sí misma porque el poder lo tienes tú y si lo regalas, tendrás dificultades”.