Castilla y León reafirma su apoyo a la tauromaquia con un circuito de novilladas

La Junta equipara los toros al resto de la industria cultural y creativa y prepara once festejos del 26 de septiembre al 25 de octubre

Castilla y León reafirma su apoyo a la tauromaquia, la Fiesta Nacional, y además lo hace en su momento más delicado por la pandemia. Primero, equiparando a los toros al resto de la industria cultural y creativa y, en segundo lugar, organizado un circuito de novilladas entre el 26 de septiembre y el 25 de octubre próximos, con un total de once festejos que se celebrarán en plazas a lo largo y ancho de toda la Comunidad. Dos de ellas sin picadores que tendrán carácter competitivo y otras nueve con picadores que serán de exhibición y se celebrarán en las plazas de Guijuelo (Salamanca) y Medina del Campo (Valladolid).

Una iniciativa que, además de dar aire a este sector que ha sufrido bastante este verano por la prohibición de la fiestas patronales en los municipios, que incluyen miles de festejos taurinos que no se han podido realizar por el virus, también apoya a los jóvenes novilleros de la Comunidad que buscan hacerse un hueco en este complicado mundo.

El consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega, se acercaba este martes a la plaza de toros de Zamora para presentar este circuito que contará con un presupuesto de 326.000 euros, con lo que multiplica por ocho las ayudas que la administración autonómica concedía a la promoción y difusión de la tauromaquia, de gran arraigo en Castilla y León y con reflejos en el sector agropecuario y medioambiental.

«Damos a los toros el mismo tratamiento que al resto de industrias culturales y creativas», insistía el consejero.

Todas las novilladas que se van a programar dentro de este circuito se desarrollarán con las medidas de seguridad necesarias para prevenir contagios del nuevo coronavirus.

El consejero lanzaba un mensaje de tranquilidad a los alcaldes de los municipios que acojan los festejos. Además, las novilladas se programarán con ganaderías procedentes de cinco provincias de la Región, con el espaldarazo también que ello supone para estas empresas que lo están pasando mal por la crisis sanitaria, y que, al igual que los novilleros, competirán por determinar cuál es la mejor en su conjunto y cuál es el mejor astado.

El presidente de la Fundación Toro de Lidia, Victorino Martín, agradecía la iniciativa y destacaba la tauromaquia como uno de los grandes motores del mundo rural además de recordar que las restricciones provocadas por la pandemia han perjudicado de forma especial a los ganaderos. «Apostar por los toros supone revitalizar la economía, la sociedad y la cultura de un mundo un poco abandonado, como es el del medio rural», advertía.