Iberaval ofrece liquidez ante el repunte en la morosidad de las pymes

La sociedad de garantía pone cien millones de euros a disposición de las empresas de hostelería y de aquellas que se encuentren en zonas confinadas

La crisis sanitaria del coronavirus ha puesto en serio riesgo la estabilidad económica del país, mientras que las pequeñas empresas y los autónomos están sufriendo las consecuencias de una pandemia que parece no tener fin, y ya desde el Banco de España se ha descartado una pronta recuperación.

El presidente de la Sociedad de Garantía Recíproca Iberaval, César Pontvianne, alerta de una «preocupante» caída del PIB en España y en Castilla y león por el fuerte parón de la actividad, y advierte también de un repunte en las últimas semanas de la morosidad de las pequeñas y medianas empresas (pymes) «que irá a más el próximo año», además de un incremento de los concursos de acreedores.

Ante esta tesitura, y pese a poner en valor la función de los ERTE o de los créditos ICO para salvar a muchas empresas y empleo, Pontvianne tiene claro que la cadena de pago no debe romperse y que los préstamos en condiciones favorables para que las empresas tengan circulante no se pueden parar en estos momentos y en los próximos mess tan duros que se avecinan. «No nos puede pasar lo que ocurrió en 2009», avisa.

Por este motivo, y en el afán de Iberaval de «seguir siendo útiles a las pequeñas empresas», Pontvianne anunciaba ayer dos nuevas líneas de préstamos por valor de cien millones de euros.

La primera, dirigida a hoteles, cafeterías, bares y restaurantes, el Canal Horeca, uno de los sectores más afectados por la pandemia, a la que se dedicarían 60 millones.

Y, la segunda, para empresas que se encuentren en zonas que estén confinadas, como es el caso en estos momentos de León, Palencia, Medina del Campo, Miranda de Ebro o San Andrés del Rabanedo, a las que se destinarían 40 millones,. «El objetivo es que el dinero esté en las cuentas de estos negocios en un máximo de dos semanas», asegura Pontvianne, para quien en la crisis actual lo más importante es dar liquidez .

La línea para municipios confinados se dirige a operaciones bonificadas de circulante por importes de entre 6.000 y 1000.000 euros, con un plazo de devolución de entre uno y cinco años y con opción a carencia, mientras que la del canal Horeca va para pagar a proveedores con entre 6.000 y 300.000 euros, con hasta tres años.

El “brindis al sol” de Sánchez

Por otra parte, preguntado por LA RAZÓN acerca del Plan de Recuperación frente a la Covid anunciado por el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, el pasado miércoles y que prevé crear 800.000 empleos en tres años con una inversión de 72.000 millones de fondos de la Unión Europea (UE), César Pontvianne aseguraba, contundente, que si no se sabe cuándo llegarán los fondos europeos ni tampoco a qué se van a dedicar los mismos, este anuncio de Sánchez no es más que un «brindis al sol».

Nueve meses de intensa actividad

En otro orden de cosas, tras atender a los periodistas para anunciar las dos líneas de crédito nuevas, Pontvianne reunía al Consejo de Administración de Iberaval para hacer balance y dar cuenta de la actividad de la Sociedad de Garantía Recíproca en estos nueve primeros meses de este año marcado por la pandemia del coronavirus.

Un tiempo en el que Iberaval ha formalizado 4.267 operaciones, lo que supone un aumento del 30 por ciento respecto al 2019, por más de 270 millones de euros, un 17 por ciento más, y en el que se ha registrado también un mayor número de operaciones pero por importes menores, que ha situado la operación media en los 77.000 euros a devolver en cinco años.

Asimismo, la sociedad de garantía ha aumentado este año la financiación de circulante, que representan el 76,4 por ciento para dar respuesta a las tensiones de tesorería que está habiendo como consecuencia del frenazo económico por la crisis sanitaria del coronavirus, aunque una cuarta parte de las operaciones se sigue dirigiendo a la inversión, algo que Pontvianne considera positivo puesto que quiere decir que muchas pymes y autónomos han intentado proseguir con su expansión pese a la adversidad de la Covid.

Los sectores que más han recurrido a Iberaval son el comercio, los servicios, industria y hostelería, con las micropymes al frente con el 71 por ciento de las iniciativas. Al respecto, cabe señalar que los dos primeros suman más de la mitad de las operaciones hasta septiembre.

El presidente de Iberaval destacaba el “acierto” de la Junta al bonificar los préstamos y reseñó que a través del Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE), se han aportado hasta la fecha diez millones, para más de 2.300 operaciones por 200 millones.

Iberaval mantiene en estos momentos 17.800 operaciones vivas por valor de 942 millones de euros, un 14 por ciento más que hace un año, y ha contribuido con su financiación al mantenimiento de más de 161.000 puestos de trabajo, según fuentes de la sociedad de garantía, cuyo presidente mira al futuro con optimismo pese a la adversidad y los malos augurios que se ciernen para los próximos años en la economía española.