El ex vicario de Ciudad Rodrigo pide al nuevo año un obispo para esta «histórica» Diócesis

El sacerdote Tomás Muñoz, párroco de San Andrés, advierte del “daño” y del “empobrecimiento” que estos dos años sin pastor están haciendo a esta zona de la provincia salmantina

Tomás Muñoz, párroco de San Andrés de Ciudad Rodrigo, con un grupo de fieles
Tomás Muñoz, párroco de San Andrés de Ciudad Rodrigo, con un grupo de fielesDiócesis de Ciudad RodrigoLa Razón

El sacerdote vallisoletano y ex vicario general de la Diócesis de Ciudad Rodrigo, Tomás Muñoz, ha levantado la voz en forma de carta pastoral para denunciar la situación actual en la que se encuentra la Iglesia Civitatense, con más de ochocientos años de historia a sus espaldas, sin obispo desde hace dos años cuando Raúl Berzosa decidió retirarse de forma temporal a la Santa Sede.

En la misiva, titulada «Surgere, civitas» (levántate, ciudad), el también párroco de la iglesia de San Andrés de esta localidad salmantina muestra su preocupación personal por el «daño» y el «empobrecimiento» que la ausencia de un pastor está provocando en esta zona de la provincia de Salamanca. Como por ejemplo, a la hora de exponer y defender ante la Conferencia Episcopal las inquietudes, los problemas o los gozos y planes pastorales de futuro entre los fieles.

«Sólo he querido expresar en voz alta lo que siento», señala a LA RAZÓN este religioso, quien confía en haber removido alguna conciencia con el texto. «¡Ojalá sea así!», apunta.

El sacerdote advierte del silencio «profundo y prolongado» sobre la situación en la Diócesis y ante los rumores existentes acerca de su posible desaparición o incluso integración en la de Salamanca. «¿Será que van a eliminar la Diócesis? se preguntan algunos. ¿Será que se la van a unir a la de Salamanca? opinan otros», escribe en la carta el ex vicario, mientras se pregunta el por qué.

Por ello, y aunque asegura que esta «maravillosa» Diócesis «está bien servida» con el administrador apostólico, Jesús García Burillo, pide al año recién comenzado un nuevo obispo para la Diócesis de Miróbriga además del fin de la pandemia. «Rezamos en la parroquia todos los días por ello junto a los fieles», finaliza.