Frente común para poner en marcha de una vez la Casa Natal de Adolfo Suárez en Cebreros

La Junta y el Ayuntamiento invierten 150.000 euros para este espacio pensado para el encuentro, la formación y el debate

El vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, Francisco Igea, se reúne con el alcalde de Cebreros, Pedro José Muñoz, en esta localidad abulense, donde visitó el museo Adolfo Suárez y la Transición y la casa natal del presidente Adolfo Suárez
El vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, Francisco Igea, se reúne con el alcalde de Cebreros, Pedro José Muñoz, en esta localidad abulense, donde visitó el museo Adolfo Suárez y la Transición y la casa natal del presidente Adolfo SuárezRicardo Munoz Martin (Spain) www.rmestudios.comAgencia ICAL

La Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Cebreros suman fuerzas para terminar de poner en marcha la Casa Natal de Adolfo Suárez, un espacio pensado para el encuentro, la formación y el debate y para cuya dotación se necesitará un presupuesto de 150.000 euros que aportarán a partes iguales ambas entidades.

Así lo anunciaron el alcalde de Cebreros, Pedro Muñoz, y el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, durante la visita de éste a la localidad abulense, una cita que le sirvió para «conocer la realidad del municipio», en palabras de Muñoz, así como para ensalzar la figura de Adolfo Suárez y de su función en la Transición española.

En ese sentido, Igea pidió a los políticos nacionales que «abandonen la dinámica en la que se encuentran metidos» respecto al debate del pasado reciente de España. «Éste es un buen sitio para debatir el contenido de esta ley», mencionó también Igea, en referencia al anteproyecto de Ley de la Memoria Democrática. «Una ley como ésta no debería salir nunca con una mayoría ajustada de un único bloque, es justo lo contrario de lo que propone esa ley en su introducción», lamentó Igea, que aseguró incluso que una ley aprobada en esas condiciones «nace muerta para su propósito principal».

«Hay que recordar que la Transición española que hoy se cuestiona es, ni más ni menos, el nacimiento de una nueva legitimidad», mencionó Igea por vez primera a una palabra a la que echaría mano en repetidas ocasiones en su intervención ante los medios. «La legitimidad que surge de la Transición es la legitimidad de todos», abundó Igea, que recordó cómo en la Transición se renunció a la legitimidad tanto de la república como del gobierno franquista.

«De esa renuncia de todos nace una nueva legitimidad y nace el mejor periodo de la historia de España sin dudarlo», prosiguió con su discurso Igea, que invitó a aquellos «a quienes hoy discuten las bondades de la Transición a repasar la historia de nuestro país». Y todo esto, en palabras de Igea, fue obra de un hombre, en referencia a Suárez, «que tiene su casa en Cebreros», cuya figura quiso reivindicar «como se reivindica a los grandes hombres».

«Quienes hoy cuestionan la legitimidad de la Transición», volvió a hacer referencia a la Ley de la Memoria Histórica, «en realidad nos abocan a nuestros peores fantasmas». Lejos de eso, Igea aprovechó su visita a la cuna de Suárez para reivindicar «nuestra mejor historia, que nace aquí, en esta casa», dijo señalando a la que fuera vivienda de la familia Adolfo Suárez.