Fernández Mañueco reprocha a Tudanca su “sobredosis de sanchismo”

El presidente de la Junta rechaza dimitir por “corrupción” como exige el líder socialista, al que pide calma y que deje trabajar a la Justicia

El presidente de ja Junta, Alfonso Fernández Mañueco, responde al socialista Luis Tudanca en el debate parlamentario
El presidente de ja Junta, Alfonso Fernández Mañueco, responde al socialista Luis Tudanca en el debate parlamentario FOTO: Rubén cacho Agencia ICAL

Los casos de corrupción que salpican a algunos ex altos cargos de la Junta y el PP y que se encuentran en la Justicia, como son la trama eólica, el caso de la Perla Negra o más reciente las Primarias del PP de Salamanca, volvían este miércoles al centro del debate parlamentario durante las preguntas de control al Gobierno regional en el Pleno de las Cortes, con varias preguntas de la oposición socialista especialmente, pero también de Podemos.

La primera de ellas, del propio líder socialista, Luis Tudanca, que preguntaba al presidente si va asumir su responsabilidad política por estos casos, o lo que es lo mismo, si piensa dimitir, a lo que el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, respondía que no y que su compromiso y responsabilidad es para con las personas de esta Comunidad, protegiendo su salud y ayudando a las empresas a salir adelante frente a esta pandemia. Algo de lo que, según decía, no puede presumir ni Pedro Sánchez ni Tudanca.

Además, el jefe del Ejecutivo autonómico pedía “calma” al portavoz socialista y que deje trabajar a la Justicia. En este sentid, afeaba a Tudanca que se ponga el traje de “inquisidor” cuando se trata de asuntos que afectan al PP mientras se lo quita cuando condenan a Sánchez, en referencia a cuando infringió la ley electoral.

“Para ayudar a la gente lo primero que se necesita es decencia, algo que usted no tiene”, contestaba Tudanca en su réplica, mientras insistía en pedir a Fernández Mañueco que dimita y que, además, se siente a testificar por los casos de la trama eólica y la Perla Negra, “ya que era consejero de los Gobiernos en los que se cometieron dichas irregularidades”.

El líder socialista también reprochaba al presidente sus referencias a Sánchez para defenderse e ironizaba con que a ver si ahora la culpa de la corrupción del PP la va a tener el sanchismo. “Aunque no lo crea, no me alegran estos casos de corrupción en los que está implicado el PP, sino que me indigna y entristece por Castilla y León, y por eso creo que debe dimitir”, señalaba, no si antes asegurar que no se piensa callar hasta que consiga echarle.

Fernández Mañueco aprovechaba este comentario en su dúplica para afear a Tudanca su “sobredosis de sanchismo” así como para poner en duda la “decencia” de Sánchez para con los castellanos y leoneses.

Tudanca conversa desde su escaño con los socialistas Ana Sánchez, Ángel Hernández y Patricia Gómez
Tudanca conversa desde su escaño con los socialistas Ana Sánchez, Ángel Hernández y Patricia Gómez FOTO: Rubén cacho Agencia ICAL

`”El presidente del Gobierno ha puesto sus intereses por encima de los de España con pactos espurios”, denunciaba Mañueco, mientras acusaba a Sánchez de falta de liderazgo durante la pandemia y de perjudicar una y otra vez a Castilla y León con sus decisiones, como con el lobo, y a los españoles en general con la subida de impuestos, de los precios de los productos básicos o de la factura de la luz.

Y echaba en cara al recién reelegido como secretario regional del partido del puño y la rosa que no tenga proyecto de Comunidad ni un modelo sanitario o que cubra con sombras oscuras y tenebrosas su discurso. “Es usted igual que Pedro Sánchez; son tal para cual”, le espetaba Mañueco a Tudanca, al que suplicaba que, por una vez y sin que sirva de precedente, se ponga del lado de los castellanos y leoneses y no de Sánchez.

Igea contesta desde su escaño en las Cortes
Igea contesta desde su escaño en las Cortes FOTO: Rubén cacho Agencia ICAL

Presunción de inocencia

También pedía la dimisión de Fernández Mañueco el secretario regional de Podemos, Pablo Fernández, por “el chanchullo” en las primarias en las que fue elegido para liderar su partido. Además, el dirigente morado acusaba al vicepresidente Igea de haberse convertido en “portavoz del PP” por “tolerar y convivir con la corrupción”.

Al respecto, Igea pedía que se respeta la presunción de inocencia en las diligencias previas sobre este caso, de la misma manera que la reapertura de la investigación de la financiación de Podemos por la Audiencia Nacional. “Son diligencias previas y no se imputan delitos”, decía, aunque advertía también que de producirse alguna imputación pedirá responsabilidades políticas.

Además, el también portavoz de la Junta pedía Fernández que no le hable de Primarias a él, en referencia a las que pasó contra Silvia Clemente que tuvo que recurrir por irregularidades y que ganó, y afeaba al líder de Podemos que que se refiera a estos procesos cuando Podemos también ha pasado lo suyo con sus votaciones telemáticas. “Ustedes no tienen más presunción de inocencia, ni más categoría moral”, decía Igea, mientras recordaba a Fernández que los jueces también investigan a su partido.

Infraestructuras para Ávila

Fernández Mañueco mantenía un segundo cara a cara con el portavoz de Por Ávila, Pedro Pascual, partido con el que la Junta negocia para conseguir su necesario apoyo para sacar adelante los presupuestos del próximo año, a cuenta de la petición que hacía el dirigente abulense de la necesidad que tiene la provincia de infraestructuras y la preocupación ante la ausencia de proyectos que incluyan a Ávila en el Corredor Atlántico.

“Tenemos unas comunicaciones pésimas, carecemos de Alta Velocidad y contamos con trenes convencionales extremadamente lentos”, advertía Pascual, mientras pedía a todas las administraciones que se impliquen para sacar a la provincia abulense de su aislamiento.

El presidente dela Junta, por su parte, contestaba al dirigente de Por Ávila que su compromiso con Ávila y la mejora de las infraestructuras, especialmente con el Corredor Atlántico, es firme y recordaba a Pascual que el problema que arrastra Ávila y otras provincias de la Comunidad es del Gobierno y de su “desprecio” a esta Comunidad, como se ha reflejado en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado.

Fernández Mañueco explicaba que para la Junta es “vital” conectar Ávila con Madrid de forma directa con un tren moderno, así como por carretera a través de la autovía A-6.