Castilla y León se sigue desangrando

La Comunidad pierde hasta julio 7.119 habitantes, según datos provisionales del INE

Imagen de la localidad palentina de Tabanera de Cerrato
Imagen de la localidad palentina de Tabanera de Cerrato FOTO: A. Álvarez EFE

Castilla y León se sigue desangrando en lo que a población se refiere, y en los seis primeros meses de este año ha perdido un total de 7.119 habitantes, según los datos provisionales de población y migraciones publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Un informe en el que se revela que el saldo migratorio interior fue positivo, con 2.217 personas más que llegaron de otras autonomías que las que se fueron de Castilla y León, pero que, sin embargo, este dato no ha logrado amortiguar la pérdida de población en el primer semestre, en el que murieron 8.508 personas más que las que nacieron, y que deja en 2.379.530 los habitantes a 1 de julio en Castilla y León, 7.119 menos que a 1 de enero, el 0,30 por ciento de caída.

Un descenso que no es el peor de España por cuanto Aragón, con un -1,33 por ciento; Asturias, con un -0,39 por ciento; y País Vasco, con un -0,38 por ciento, han perdido más población que Castilla y León, que según este estudio es, junto a Extremadura, con el mismo porcentaje, la cuarta Comunidad que más gente ha perdido, sólo una décima más que Madrid.

La población residente en España disminuyó en 72.007 personas en esa primera mitad de 2021 y se situó en 47.326.687 habitantes a 1 de julio de 2021, en la que es la primera vez que se reduce desde 2016.

La población se redujo en este primer semestre en trece comunidades y en Ceuta y Melilla y subió en las otras cuatro, con incrementos del 0,20 por ciento en Murcia, y del 0,09 y 0,08 en Canarias y Valencia, respectivamente.

En ese primer semestre del año, Castilla y León anotó un saldo vegetativo negativo, y murieron 8.508 personas más que las que nacieron; el saldo migratorio interior fue positivo, con 2.217 personas más que llegaron de otras comunidades que las que se fueron; y el saldo migratorio exterior fue negativo, con 755 personas más que se fueron que las que llegaron.

La Comunidad tiene el cuatro mejor saldo migratorio entre comunidades autónomas, con esos 2.217, sólo por detrás de Valencia, Andalucía y Castilla-La Mancha; y el quinto peor exterior, con esos -795, sólo por delante de Aragón (-15.874), Madrid (-5.007), País Vasco (-2.081) y Castilla-La Mancha (-795).