¿Y cuántas calorías tiene un bocata de calamares?

Las vacaciones permiten ciertos caprichos necesarios para la salud mental que pueden compensarse con algunos ejercicios, muchos en la playa

Mujer haciendo ejercicio en la playa
Mujer haciendo ejercicio en la playa

La llegada del verano y las vacaciones trae consigo ciertas licencias a la hora de comer y beber que aunque son necesarias para la salud mental y física también, tienen después repercusiones en la báscula y en el estado físico de las personas cuando regresan a la normalidad.

Por eso, se recomienda también hacer ejercicio diario, cuando se pueda, para poder quemar esas calorías que sobran y, de paso, mantener la forma y un buen estado de ánimo.

Y es que una de las preguntas que se hacen los que más se toman en serio estos temas es, por ejemplo cuantas calorías son dos cañas de cerveza y como puedo bajarlas o cuantas kilocalorías tiene un bocata de calamares o una paella con su arroz, su sofrito y tropezones varios, por decir tres de los productos típicos de España y veraniegos.

Pues a la primera cuestión, decir que dos cañas de cerveza suponen 150 calorías que se pueden quemar, por ejemplo, con diez minutos de entrenamiento del tren superior y otros tantos de cardio. En cuanto a a segunda, el bocata de calamares, cuenta con más de 550 kilocalorías, la mayoría procedentes de las grasas saturadas del rebozado. Y respecto a la paella de arroz, son 380 las calorías que una persona se mete al cuerpo más o menos, que se pueden rebajar con veinte minutos de entrenamiento y otros tantos de carrera por la playa.

Y si te has pegado una paliza conduciendo, comienza la mañana con yoga en la terraza. Porque la virtud está en el equilibrio, te lo ponemos mucho más fácil para seguir teniendo una vida activa aunque estés de vacaciones.

Empresas como Sprinter Pass ofrecen para estos días algunos menús personalizados que ayudan a tener una nutrición equilibrada durante las vacaciones, con recetas para guardar en un tupper que se puede llevar a la playa y a la medida del estilo de vida de cada uno.

Como por ejemplo, una ensalada de espinacas, tomate cherry, espárragos, remolacha y pavo, con tortilla de patata cocida y cebolla, más un yogur natural de postre, que son solo 615 calorías de puro equilibrio nutricional.

Otros consejos

  1. La cantidad. El estómago no entiende de verano o invierno, ni de días de fiesta o días “normales”, por lo que introducir en una comida lo que comerías en un día genera un sobreesfuerzo. Ello, no significa dejar de probar platos muy apetecibles pero es mejor cuidar las cantidades que tomas de cada uno de ellos y así conseguirás el perfecto balance entre variedad y cantidad.
  2. Decir basta. Es lógico que en estos días alarguemos un poco la duración de la comida, pero juntarla con la siguiente no le hace ningún bien a tus órganos. Como consejo, es recomendable, sobre todo si estás en tu casa, que recojas la mesa para evitar estímulos visuales.
  3. Disfrutar de no hacer nada. La sociedad actual nos reduce a ser los únicos animales “ocupados” las 24 horas del día. Llevamos ese chip tan integrado que aun en momentos en los que no tenemos nada que hacer nos complicamos los minutos con nuevas tareas. Este verano atrévete a ser y estar, a dedicarte tiempo a ti mismo tanto para conocerte como para cuidarte.