Tradiciones

Domingo de Pascua: Así se celebran las diferentes Bajadas del Ángel en España

Tudela, Peñafiel o Aranda de Duero, protagonistas en este día de Resurrección

Ceremonia de 'La Bajada del Ángel' en la localidad de Peñafiel (Valladolid).
Ceremonia de 'La Bajada del Ángel' en la localidad de Peñafiel (Valladolid).larazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@595c8ac0

Cuenta atrás para que se ponga fin a una Semana Santa especial en toda España, sin mascarillas obligatorias en las calles y con un muy buen ambiente y mejor temperatura, que este año ha sido una gran aliada en las numerosas Pasiones que se celebran a lo largo y ancho de la geografía española.

Castilla y León, que vive estos días con un gran entusiasmo y fervor, afronta también el sprint final de una celebración que atrae cada año a decenas de miles de turistas, ávidos por empaparse de una tradición muy arraigada que va más allá de lo puramente religioso y del espíritu y orgullo cofrade existente que lo impregna todo.

Pero en este último día de Pasión, también conocido como Domingo de Pascua, que para los cristianos es la fiesta principal y central por cuanto se celebra, de acuerdo con los evangelios canónicos, la resurrección de Jesucristo tres días después de haber muerto crucificado.

En varios lugares el medio rural de España se festeja este día recreando el momento en el que un Ángel anuncia a la Virgen María que su hijo Jesús ha resucitado. Una fiesta bautizada como la Bajada del Ángel y consiste básicamente en que un niño vestido de querubínle quita un velo negro a la Virgen que lleva puesto en señal de duelo y luto, anunciando en ese momento la resurrección.

Una festividad que según qué zona se celebra de una manera u otra aunque la esencia es la misma.

Estos son los lugares de España en los que se lleva a cabo este ancestral ritual:

Tudela (Navarra):

La Bajada del Ángel de Tudela es una fiesta de Interés Turístico Nacional que se celebra en la Plaza de los Fueros en la localidad Navarra de Tudela a las 9 de la mañana hay datos que revelan que el origen de esta tradición data de finales del siglo XIII por la Cofradía del Santísimo Sacramento aunque tal como la conocemos hoy día se celebra desde el año 1663.

Desde el año 1850 se celebra en la Plaza de los Fueros pero hasta esa fechas venia celebrándose en la Plaza Vieja. Como curiosidad, en sus más de seis siglos de historia solo has dejado de celebrarse en contadas ocasiones, la última en el año 1958 a causa de la lluvia. El momento más destacado de esta Ceremonia es la Bajada del Ángel y la pronunciación de las siguientes palabras “Alégrate María porque tu hijo ha resucitado” después le quita el velo negro a la virgen y anuncia la resurrección. En ese momento toda la plaza rompe a aplaudir lográndose un momento de gran emoción.

 

Peñafiel (Valladolid)

En la localidad vallisoletana de Peñafiel, cuna de la Ribera de Duero, tierra buen vino y mejor comer con el cordero lechal como protagonista, se celebra también esta peculiar Bajada del Ángel, que también está declarada de Interés Turístico Nacional. Una tradición que, según algunos documentos, data del siglo XVIII, concretamente de 1799, aunque se cree que es más antigua y que posiblemente sea una evolución de los Autos Sacramentales del Medievo.

La bajada del Ángel de Peñafiel se ha celebrado a lo largo de la historia en numerosos sitios, siempre en los alrededores del lugar de culto de la cofradía encargada de organizar el acto, aunque desde hace varias décadas se ha instalado definitivamente en la medieval Plaza del Coso de la localidad, escenario también de las capeas de los festejos taurinos de las fiestas de agosto.

La ceremonia comienza cuando campanas y cohetes anuncian la salida de la procesión de la iglesia de Santa María. La imagen de la Virgen aparece cubierta con un manto negro y es acompañada por los cofrades, mayordomos y fieles, quienes se dirigen a la Plaza del Coso. Allí se han instalado dos torres unidas con sendas cuerdas, mientras la imagen enlutada de la Virgen que llega en procesión junto a la banda de música se sitúa debajo de ellas.

En se momento, una esfera o huevo que se encuentra encima se abre y de él emerge el niño vestido de ángel, que por un sistema de poleas desciende sobre la cabeza de la Virgen para quitarle el manto negro y revelar a María el Misterio de la Resurrección. Mientras desciende suelta dos palomas y cuando llega a la altura de la Virgen le quita su velo de luto y asciende de nuevo a los cielos, mientras la plaza aplaude la Resurrección, el "niño ángel" comienza un pataleo de júbilo. El día antes, Sábado de Gloria, es típico realizar la denominada como "La Probadilla" en la que se ensaya la tradición.

La ceremonia continúa con el regreso de la Virgen a la Iglesia de San Miguel de Reoyo donde el párroco de la villa sale a su encuentro, bajo palio y con la Custodia en sus manos, momento en el que los portadores de la imagen de la Virgen realian tres genuflexiones en señal de saludo recreando un simbólico encuentro de María con el hijo vuelto a la vida .

 

Aranda de Duero (Burgos)

La Bajada del Ángel de la localidad burgalesa de Aranda de Duero está considerada de Interés Turístico Regional, y al igual que en Peñafiel un niño disfrazado de ángel que actúa colgado de un cable, sale de un globo y desciende para quitarle el luto a la Virgen mientras se desprende de él una nube de papelillos multicolores y palomas blancas que volando vuelven a su nido. Como telón de fondo está la fachada y el pórtico grandioso de la iglesia de Santa María y como escenario la plazoleta que hay justo enfrente, repleta de gente.

Previamente a este momento culminante de la "bajada del ángel" tiene lugar la salida de la Virgen de la Misericordia, también llamada de las Candelas, cubierta con un manto y velo negros por la llamada puerta del Perdón, de la iglesia de Santa María, colocando a dicha imagen en el centro de la plaza con arreglo a un antiguo ceremonial que obliga al portaestandarte a realizar tres reverencias cuyo simbolismo o significado es explicado por algunos como recuerdo de las tres caídas de Cristo en la subida al Calvario con la cruz y por otros como los tres días que permaneció su cuerpo en el sepulcro. En la tercera reverencia el que porta el pendón de la cofradía queda frente a la portada de la iglesia de Santa María mirando al Resucitado.

La imagen del Resucitado, sacada en andas de la parroquia ha sido colocada previamente en el otro extremo de la plaza de Santa María, frente a la Madre, cubierta todavía por el velo de luto.

Estas dos imágenes del Resucitado y de la Virgen de la Misericordia se encontrarán para comunicarse la alegría pascual.

 

Muros (La Coruña)

La Villa coruñesa de Muros celebra desde tiempo inmemorial, la procesión de Jesús Resucitado, en la mañana del día de Pascua, como culminación de todas las celebraciones litúrgicas de la Semana Santa, Popularmente se conoce este acontecimiento como la “Fiesta de la Palomita” y no hay noticias desde cuándo se lleva haciendo esta ceremonia, pero debe tener una antigüedad de alrededor de 120 años.

Como curiosidad, en Muros una vez que el ángel de la Resurrección baja del cielo a bordo de un globo azul anuncia a maría la resurrección de su hijo con esta frase: "No más luto, Reina Soberana, tu hijo ha resucitado".

 

Ariza (Zaragoza)

En la localidad zaragozana de Ariza se celebra también la Bajada del Ángel, pero no durante el Domingo de Pascua sino el Sábado de Gloria, o sea que se celebró ayer. Sus orígenes se remontan al 1903 y se trata de una ceremonia en el que se representa la aparición de un ángel a la Virgen María para anunciarle la Resurrección de su hijo. Es un acto único en Aragón y, como singularidad, se recita una poesía para transmitirle el mensaje a la Virgen.

Unos versos escritos exprofeso para este acto por vecinas del pueblo, que tienen su origen en los rezos de las monjas del Amor de Dios allá por la década de 1950. y allegados a la familia del ángel.

 

Sarguro (Ecuador)

Finalmente, cabe señalar que fuera de España también se celebra la Bajada del Ángel, y más en concreto en Saraguro (Ecuador), donde el querubín elegido es representado en un “juego” con el velo de la Madre de Dios. Tras tres intentos por la voluntad de un ciudadano, el ángel toma el pedazo de tela y asciende a una altura de unos cuatro metros pronunciando la frase: ¡Viva María!