La inmigración salva a Cataluña

El 78% de los municipios tendrá más defunciones que nacimientos hasta 2033, pero seis de cada diez ganará población gracias a los extranjeros. Salt es el municipio con más niños y Sant Carles de la Ràpita con menos

Polinyà (67,5), Guissona (67,5%), Vielha (66%) y Salou (66%) son los municipios con más población e edad de trabajar de 16 a 64 años
Polinyà (67,5), Guissona (67,5%), Vielha (66%) y Salou (66%) son los municipios con más población e edad de trabajar de 16 a 64 añosCipriano Pastrano DelgadoLa Razón

Cataluña envejece. Los jóvenes entre 16 y 29 años deben dedicar el 94% de su sueldo de media para pagar un alquiler si quieren vivir solos, cuando lo recomendable es no invertir más de un 30%. La edad de la maternidad se retrasa, las mujeres tienen su primer hijo a los 32,6 años y cuatro de cada diez madres tienen ya más de 34 años. En los últimos diez años, han nacido 25.370 niños menos. Y cada familia tiene una media de 1,31 hijos. Esta es la radiografía de hoy. Pero el futuro que dibujan las proyecciones del Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat) no es más optimista. El 78% de los municipios catalanes tendrá más defunciones que nacimientos entre 2018 y 2033.

¿Esto quiere decir que Cataluña volverá a rescatar a la larga el eslógan más popular del gobierno de Jordi Pujol: «Som 6 milions»? No. Cataluña tiene hoy 7,498 millones de ciudadanos y la previsión es que este número crezca. En los próximos trece años, Cataluña ganará población gracias a la inmigración. Aunque el crecimiento será desigual.

Sólo el 22% de los municipios tendrá un crecimiento natural positivo, esto es que tendrá más nacimientos que defunciones –la mitad son pueblos y ciudades del área metropolitana de Barcelona–. Barcelona ganará vecinos, en enero de 2018 contaba con una población de 1.621.431 personas y en 2033, la previsión es que tenga 1.662.132 vecinos. Aunque no es el municipio con más niños, sólo un 12% de la población tiene ente 0 y 15 años. Los municipios con más niños son Salt (18,8%), Figueres (18,1%) y Celrà (17,9%). Los tres en los alrededores de Girona ciudad. Otro municipio con niños es Alcarràs (17,5%), en Lleida, donde mucha población inmigrante trabaja en el campo. Sant Carles de la Ràpita es el pueblo con menos niños, sólo un 10,9% de sus vecinos tiene menos de 15 años. Junto a Sant Fost de Campsentelles, Ametlla de Mar y Roda de Barà son los municipios con más vecinos mayores de 65 años.

Los inmigrantes salvarán a Cataluña de perder población. Entre 2018 y 2033, la inmigración será positiva en 755 municipios. En el 80% del territorio, compensará el saldo natural negativo entre nacimientos y defunciones.

Sobre el mapa, la población crecerá en municipios de más de 5.000 habitantes y bajará en los pueblos con menos de 500 personas. Sólo 4 de cada 10 municipios de menos de 500 personas ganará población. En cambio, todos los municipios de más de 5.000 habitantes aumentará su censo. Los municipios del área metropolitana de Barcelona y el Penedès son los territorios que ganan más población –un 99% y un 86% de sus municipios, respectivamente–. En el otro extremo están las Terres de l’Ebre, donde el 77% de los pueblos perderán vecinos. El 98% de los municipios de este territorio tendrá más defunciones que nacimientos. Esta historia se repite en el Alt Pirineu y en el Vall d’Aran. En el primero, el 68% de los municipios perderá población, mientras que en el Vall d’Aran, el turismo de montaña amortigua la caída y el 61% de los municipios perderá población. Vielha es uno de los municipios con menos niños, sólo un 11,6% de su población tendrá entre 0 y 15 años en 2033, en cambio es uno de los cuatro pueblos con más porcentaje de población e edad de trabajar, de 16 a 64 años.

Entre los municipios que más crecen están Salou (27,1%), Cunit (22,6%) y Vic (21,7%). La otra cara de la moneda son Alcanar, que pierde un 4,7% de su población; Vilafant, que pierde un 4,5%, y Agramunt (Lleida), que en 2033 tendrá un 3% menos de vecinos.

Polinyà (67,5), Guissona (67,5%), Vielha (66%) y Salou (66%) son los municipios con más población e edad de trabajar de 16 a 64 años