Buch no rectifica e insiste: “El número de mascarillas enviadas no cuadra”

Celebra el aumento del uso de vehículos privados frente al transporte público

En su diaria rueda de Prensa telemática, el conseller de Interior, Miquel Buch, ha hecho referencia a sus polémicas declaraciones de ayer, cuando se quejó de que el Gobierno haya enviado a Cataluña 1,714 millones de mascarillas, en referencia a un año de alto carácter simbólico para el independentismo. Concretamente, dijo que se trata de un “acto de mala fe, con esa fecha no se juega”. Una opinión que provocó fuertes críticas del resto de fuerzas políticas, incluyendo a sus socios en la Generalitat, ERC, y del Ayuntamiento de Barcelona.

Antes de que haya comentado nada sobre el asunto, ha recibido el respaldo de la portavoz del Govern, Meritxell Budó, que ha señalado que “no creo en las casualidades”. Buch ha agradecido el envío de las mascarillas, pero acto ha seguido ha insistido en que “los números no cuadran”, en referencia a la división de los diez millones de mascarillas enviadas por el Gobierno a las comunidades autónomas y la población activa de cada una de ellas. Ha dicho que no ha interpelado a nadie del Gobierno por este asunto, y que solo ha escuchado las declaraciones de la delegada en Cataluña, Teresa Cunillera.

Por lo demás, ha explicado que hoy se han repartido 100.000 mascarillas para usuarios del transporte público, en 130 puntos de 40 municipios catalanes. En este sentido, ha celebrado el aumento de casi un 52 por ciento del uso del transporte privado en comparación con el pasado martes, cuando aún existía el confinamiento total. SE ha mostrado partidario del menor uso posible del transporte público, y parece que la población también, por la más que escasa afluencia de suarios esta mañana en el Metro, autobuses y trenes.