La ocupación en los hoteles de Barcelona apenas ha llegado al 10 % este verano

El sector ha perdido una facturación de 850 millones en los últimos meses

La ocupación en los hoteles de Barcelona apenas ha llegado al 10% este verano, en una temporada “dramática” por el impacto de la crisis del coronavirus, con el 75% de los establecimientos de la ciudad cerrados y una caída en los precios del 50% para los pocos que han abierto.

Lo ha explicado en rueda de prensa presencial el presidente del Gremi d’Hotels de Barcelona, Jordi Mestre, acompañado con el director general, Manel Casals.

La facturación del sector hotelero barcelonés ha caído aproximadamente en unos 850 millones de euros en los últimos seis meses y las previsiones que tiene de futuro son “nefastas”, dando este año ya por perdido y con muchos de los hoteles que han abierto tras el estado de alarma volviendo a cerrar.

Mestre ha valorado que la situación actual provocada por el Covid-19 no se había vivido “desde la Guerra Civil” y ha reclamado un plan de rescate a fondo perdido para el sector, cifrado en entre 450 y 500 millones de euros, para garantizar su supervivencia.

También ha pedido alargar los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) “mínimo, mínimo” hasta Semana Santa, además de dotarlos de flexibilidad, permitiendo sacar a trabajadores cuando se produzcan eventos en la ciudad y volver a incluirlos cuando acaben.

Ha exigido una moratoria en el pago del alquiler para los hoteles; un año de carencia para devolver las ayudas que han recibido, y rebajar el importe de algunos impuestos, como el IVA y el IBI, y diferir en seis meses más el pago de la tasa turística.

Mestre ha expuesto que en el mes de agosto solo se han alojado 3.200 clientes en los hoteles de Barcelona, frente a las 58.000 de hace un año, y se ha dado trabajo a 3.500 empleados, respecto a los 30.000 de otras épocas.

Por ello, el presidente del Gremi d’Hotels de Barcelona ha avisado de que la planta hotelera está “en riesgo”, representando el 4% y el 5% del PIB de la ciudad, y ha indicado que los fondos buitre se empiezan a interesar por comprar los establecimientos.

En su caso, ha explicado que ha recibido “una o dos ofertas” de fondos buitre cada semana desde que empezó la pandemia y ha alertado de que la irrupción de estos agentes en el sector cambiará completamente su gestión, que ahora está en manos de empresas familiares y privadas.

Mestre ha sostenido que los hoteles puede que empiecen a presentar concursos de acreedores en los próximos meses ante esta situación de crisis, sin cuantificar a cuántos puede afectar esta situación: “El sector está en las últimas”.