Diez frases que deja Pau Donés en “Eso que tú me das”

Jordi Évole dice que la charla con el músico, convertida ahora en documental, “tiene frases para enmarcar y tener cerca cuando las cosas van mal dadas”.

Jordi Évole conoció a Pau Donés en 2002 por un guión de televisión. Cuando el periodista era “el Follonero” y lanzaba preguntas incómodas para el programa de Andreu Buenafuente “Una altra cosa”, le preguntó si “Bonito” y “Depende” eran la misma canción. Al músico le hizo gracia y ese fue el principio de una bonita amistad que queda registrada en “Eso que tú me das”, el documental producido por Atresmedia y Producciones del Barrio que mañana se estrena en 245 cines. En los créditos de “Eso que tú me das”, aparecen Jordi Évole y Ramón Lara como directores, “pero debería aparecer Pau Donés”, dice el periodista. La idea de grabar una charla poco antes de morir fue suya. “Necesitaba explicar que soy un tipo normal, sin entrar en el mundo frívolo de la farándula y la música”, revela al principio de la cinta Donés. El resultado, como dice Évole es un documental con frases para enmarcar y tener cerca cuando las cosas van mal dadas.

  1. El cáncer da miedo, pero yo quiero hablar de la vida, que es lo que me interesa
  2. El miedo es terrible, bloquea la libertad de ser tú mismo. Me aterra ver a la gente que tiene miedo a la vida, a querer y a que le quieran.
  3. Hay que aceptar la muerte como parte de la vida. No tengo miedo a morir, lo que me preocupa es sufrir y ver a los míos sufrir.
  4. Quiero acabar mi vida siendo el tío más feliz del mundo. Ahora, soy feliz, pero es una felicidad cabrona, porque no me va bien morir, tengo muchas cosas que hacer. Quiero quedarme para ver los colores del otoño.
  5. Me gustaría vivir otro año (...) bueno, veinte años más, hasta los 70 años está bien. Me gustaría conocer a mis nietos.
  6. Me hubiera gustado que mi madre hubiera conocido a su nieta. (Responde cuando Jordi Évole le pregunta si hay algo que le hubiera gustado hacer. Su madre se suicidó cuando era adolescente).
  7. La pareja es el cementerio del amor. En cambio, creo a tope en la familia.
  8. Mi hija me ha enseñado a decir “te quiero”. En casa nos queríamos mucho, pero nos tocábamos poco y tu padre sólo te besaba el día de tu comunión.
  9. No llorar me parece un síntoma de debilidad. Llorar es un síntoma de valentía, me encanta llorar.
  10. Estoy enfadado con mi cáncer porque no me quiero ir. Cuando me diagnosticaron cáncer, primero tuve un miedo atroz. Luego aprendí a vivir con la enfermedad e imaginé que me haría viejecito con cáncer. Es una idea que tenemos todos los enfermos, pero en Navidad me di cuenta de que estaba equivocado. He vivido cinco años con cáncer, he sacado dos discos y he tenido un sobrinito. Doy gracias a la vida