Eddie Van Halen: la guitarra eléctrica se queda huérfana

Muere el mejor y más influyente maestro de las seis cuerdas

Casi siempre se considera a Jimi Hendrix como el mejor guitarrista de la Historia, un título y honor que conserva prácticamente desde que subió por primera vez a un escenario. El prodigio de Seattle merece todos los elogios, pero es cierto que Eddie Van Halen también, e incluso más, sobre todo fuera del hard rock o el heavy metal, géneros en los que desarrolló su carrera.

Una carrera que ha finalizado el 6 de octubre, año de la pandemia y del horror. 2020 será recordado para siempre por el año en el que murió el guitarrista más influyente de todos los tiempos, pese a quien le pese. Tenía solo 65 años y la culpa la tiene un cáncer, que ha cortado de raíz una trayectoria que no había escrito ni mucho menos su última página. Los fans sabían lo de la enfermedad que padecía era grave, que estaba mal de salud, pero el shock ha sido fuerte como pocas veces, comparable a cualquier leyenda del Rock.

Por encima de todo, Eddie construyó y consiguió un sonido único. Demostró que no todo estaba inventado con las seis cuerdas. Es difícil explicarlo, y también definir su estilo. Era y será excepcional. La prueba es que los primeros seis discos de la banda de su vida, Van Halen, no se parecen a nada. Han influido a miles de grupos, pero nadie suena como ellos. No se pueden imitar.

Otro mérito suyo, quizá poco valorado, es que siendo un virtuoso del hard rock, Eddie no se excediera con los solos. Su “Eruption”, con el “tapping”, es uno de los solos más famosos de la música, pero pocos temas de Van Halen sobrepasan los 4 minutos. Es lo contrario a lo que te esperas.

Edward Lodewijk Van Halen nació el 26 de enero de 1955 en Holanda, aunque la familia tardó muy pocos años en trasladarse a Estados Unidos.

Junto a su hermano Alex (que sería el batería de Van Halen) quedó fascinado por los grupos de la conocida como British Invasion (The Beatles, The Rolling Stones, The Kinks, Dave Clark Five...). Sin embargo, y según el ensayista norteamericano Chuck Klosterman, especializado en la cultura popular, Eddie casi nunca escuchaba música. "Simplemente no le intriga la música de otras personas”, dijo. Concuerda con lo que comentó el guitarrista en 1998, en una entrevista concedida a una revista española, Popular 1. Aseguró que “nunca escucho música, siempre estoy ocupado con otras cosas, sobre todo relacionadas con la banda”. En el caso que fuera verdad, explicaría en parte porque su estilo no muestra ninguna influencia aparente.

“Es algo extraño, pero ha sido así toda mi vida. No podría hacer un disco contemporáneo si quisiera porque no sé cómo suena la música contemporánea”, dijo durante otra entrevista, para Billboard. En este sentido, era un músico autodidacta. Capaz de aprender intuitivamente cualquier melodía que escuchara, así como tocar cualquier instrumento que llegara a sus manos, ignorando las partituras.

Eddie aprendió desde niño a memorizar los movimientos de los dedos de su maestro de piano. Esto le permitió desarrollar su oído y técnica hasta poder tocar melodías de manera tan precisa que, según él, los demás tardaron en notar que no leía las partituras.

Los hermanos Van Halen comenzaron a tocar en clubes y fiestas en el patio trasero del área de Los Ángeles, por Pasadena. Era un esbozo de lo que vino después, sobre todo cuando se unieron a ellos David Lee Roth y el bajista Michael Anthony.

Van Halen nació con la estrella de rock definitiva a la voz y con estilo inimitable, David Lee Roth, un gran batería como Alex, el gran bajista y mejor corista del mundo, Michael Anthony, y por supuesto la mayor fuerza de la historia a las seis cuerdas, Eddie. Había nacido el BIG ROCK, y casi se terminó lo de patearse los clubes angelinos. No habían nacido para ello.

Fue por esta época cuando Eddie comenzó a emplear el “tapping”, una nueva habilidad para tocar la guitarra, la técnica de ‘tap a dos manos’, que pronto se convertiría en su marca registrada (y copiada infinitamente por otros músicos). Con su increíble velocidad y un fraseo con mil y un matices en sus pequeños solos, Eddie rápidamente se convirtió en el mejor guitarrista de la escena musical local y poco después mundial, junto al malogrado Randy Rhoads y Michael Schenker.

En 2011, la revista Rolling Stone lo colocó en su lista de los 100 guitarristas más grandes de todos los tiempos. Encabezada por Jimi Hendrix, esta lista incluye a las figuras más legendarias e influyentes de la música del rock, blues y jazz.era vez a un escenario, y méritos nunca le faltaron.

En 2009, la revista especializada Guitar World colocó a “Eruption” como el segundo mejor solo de guitarra de la historia. Encabezada por “Stairway to Heaven” de Jimmy Page, esta lista hace el recuento de los 100 mejores solos de guitarra de la historia.

Eddie también comenzó a fabricar sus propias guitarras a medida, mientras usaba la forma de una Fender Stratocaster, cubriría el cuerpo de su guitarra con tiras de cinta para crear un diseño salvaje que se convertiría en otra marca registrada suya. Es emblemática la guitarra roja y blanca, que además ilustró la portada de su álbum “Diver down”, de 1982. Se llama Frankenstrat.

A partir de 1977, la erupción del BIG ROCK. El grupo menos punk y garajero de la historia debutó al año siguiente con un disco homónimo. Una obra exactamente al mismo nivel que los respectivos primeros discos de Guns N’Roses, Led Zeppelin, Kiss, Sex Pistols, Lynyrd Skynyrd o Black Sabbath, por decir algunos.

Contenía el famoso solo “Eruption” en una versión muy corta", y del disco no sobra ni una nota. Obra cumbre del rock, ahí están “Runnin’ with the devil”, “Ain’t talkin’ 'bout love”, “Jamie’s cryin’” y la versión de “You really got me” de The Kinks, que casi supera la original.

Es difícil definir la primera etapa de Van Halen. Incluye seis discos, que son el debut, el “II”, “Women and children first”, “Fair warning”, “Diver down” y el más popular, “1984”. Seis absolutas maravillas en apenas siete años. Una de las historias más brillantes de la historia de la música, al mismo nivel que la trayectoria de Elvis en los 50.

Son seis discos cortos, de 30 y pocos minutos, y no sobra ni un segundo, ni una nota. Desarrollaron un estilo único, y la lista de hits y superclásicos es interminable. Aparte del debut, ahí están “Beautiful girls”, “Dance the night away”, “And the cradle will rock”, "Everybody wants some, “Mean street”, “Hot for teacher”, “Panama”, “Unchained”...y por supuesto “Jump”. El concepto “teclados ochenteros” es por la intro de este tema.

El estrellato no se hizo esperar, Van Halen se convirtió en sinónimo de multiplatino, entradas agotadas, calidad excelsa y fiestas, con mucha más cerveza que drogas, sin malos rollos. Fiestas de BIG ROCK. El grupo con más groupies de la historia.

Es inútil destacar alguna de las seis primeras obras por encima de las otras. Son de tenencia y audición obligada para cualquier persona que ame la música y el rock.

Por su parte, Eddie seguía ganando prestigio, sobre todo entre la prensa especializada. Comenzó a ser reconocido como el mejor guitarrista de rock, ganó numerosos premios de encuestas de todas las revistas de guitarras del mundo (Guitar Player, Guitar World, etc.), algo que se convertiría en un acontecimiento anual.

En 1985 sucedió lo inimaginable, David Lee Roth, Diamond Dave, se marchó del grupo, debido a una serie de motivos, que incluían asuntos personales y musicales. Durante unos años, mantuvo una carrera en solitario al mismo nivel que los primeros Van Halen, y un poco superior a la de la banda entre 1985 y 1995.

En 1985 comenzó la increíblemente polémica y controvertida etapa con Sammy Hagar. Los detractores del nuevo cantante estallaron en cólera al ver a su grupo favorito sin Diamond Dave y con un vocalista tan diferente. Sammy tiene una voz prodigiosa, pero un estilo muy diferente. Pese a las múltiples críticas, siguieron casados con los conceptos multiplatino y giras masivas. Lanzaron 4 discos también brillantes, “5150”, “OU812”, “For Unlawful Carnal Knowledge (FUCK)” y “Balance”. El estilo sería diferente, con melodías más AOR y comerciales". Vistos con el tiempo, son obras muy brillantes.

Tras una breve reunión en 1996 con Diamond Dave para grabar dos discretos temas para un recopilatorio, en 1998 se confirmó la gran sorpresa. El nuevo cantante sería Gary Cherone, ex vocalista de los muy denostados en ciertos sectores rockeros Extreme. Al principio parecía que todo iba bien, pero el disco “III”, fue un fracaso artístico y comercial.

Poca música hubo en los siguientes años. Tras 26 años casados, su mujer, Valerie Bertinelli consiguió el divorcio en 2007. Eddie contrajo matrimonio más tarde con la también actriz Janie Liszewski. Los problemas más graves fueron de salud. Superó un cáncer de lengua en 2002, pero desde 2015 estaba luchando contra uno de garganta, que ha resultado letal.

Mejor recordar su último gran momento de gloria. El disco “A different kind of truth” fue lanzado en 2012 junto a David Lee Roth, y es una de los mejores obras de Rock de este siglo, al mismo nivel que los primeros álbumes.

Mejor recordar una carrera llena de momentos históricos, como la famosa grabación de “Beat it” de Michael Jackson. Fue uno de los superhits de “Thriller”, y Eddie protagonizó aquí otro solo histórico.

Más datos sobre Eddie quizá poco conocidos es que eran un gran fan de Mozart, y de ahí a que bautizara a su hijo como Wolfgang. Su propio nombre, Lodewijk, fue en honor a Ludwig Van Beethoven.

Más colaboraciones fueron con Brian May de Queen (Star Fleet de 1983 Project) y Roger Waters (la pista “Lost Boys Calling” de la banda sonora de The Legend of 1900 de 1999). La composición de películas también se agregó a su lista de credenciales, con sus composiciones apareciendo en las bandas sonoras de las películas The Wild Life (1985) y Twister (1996).