JxCat, dispuesto al acuerdo con el Gobierno para reformar el sistema judicial

Se abre a “asumir riesgos” para negociar y respaldaría al ejecutivo español si deroga el delito de sedición

Cierto cambio de tono en el partido de Carles Puigdemont. Del “no” a todo a abrirse poco a poco y cada vez con mayor intensidad a la negociación con el Gobierno. De entrada, JxCat se ha mostrado dispuesto al acuerdo para reformar el sistema judicial español y ha recordado a Pedro Sánchez que, si en lugar de modificar el delito de sedición lo deroga, también puede contar con sus votos. “No nos da miedo negociar. Estamos incluso dispuestos a llegar a acuerdos. Estamos dispuestos a asumir riesgos para llegar a acuerdos, pero tienen que suponer cambios de verdad”, ha expuesto esta mañana Albert Batet, presidente del grupo en el Parlament y una de los voces con peso en la formación.

“Estamos dispuestos a llegar a acuerdos para la reforma del sistema judicial español. Estamos dispuestos a llegar a acuerdos para cambiar la actual judicatura ‘del a por ellos’ que hace que hace un año tuviéramos la sentencia”, ha afirmado Batet, en alusión a la resolución judicial que condenó a entre 9 y 13 años de prisión a los responsables del “procés”. “Lo que correspondería es derogar el delito de sedición, que es un delito arcaico”, ha añadido. “Si alguien quiere derogarlo, estoy seguro que puede contar con los votos de JxCat”, ha precisado.

Sin embargo, pese a esta tímida mano tendida, también se ha mostrado crítico con el actual Gobierno y ha asegurado que incluso con PSOE y Podemos en la Moncloa, están “peores”. “En un año estamos peores. En un año, el Gobierno teóricamente más progresista de la historia ha demostrado que no practica el diálogo y practica el monólogo del ‘a por ello’. No ha cambiado nada en un año. Al contrario, estamos en una situación peor”, ha asegurado, tras recriminar que se esté ante una “lluvia de promesas”, entre las que ha destacado el indulto o la reforma del delito de sedición.

En esta línea, crítica con el Gobierno -pese a la predisposición a negociar, que deja también entrever la voluntad de JxCat por influir en Madrid-, el partido de Puigdemont también mantiene su desprecio a la mesa de diálogo, una vía para desgastar a Esquerra, ya es iniciativa suya, aunque también demuestra la desconfianza hacia la Moncloa. “La experiencia nos dice que delante de estas promesas, acaban todas como la mesa del diálogo, sin nada”, ha afirmado.

Elecciones catalanas

Batet ha defendido que, de cara a las elecciones catalanas, están a favor de la “unidad estratégica para avanzar” y tienen predisposición para ello. Si bien, ha resaltado que, para JxCat, lo importante es “revalidar” el 1-O y superar el 50% de voto independentista. “Es una oportunidad y es evidente que si damos valor al hecho de obtener más de un 50% de votos, las cosas deben ser diferentes a ahora”, ha avisado. “Debe haber consecuencias políticas y las debemos poder acordar y pactar con todas las fuerzas independentistas que obtengan representación parlamentaria”, ha dicho y ha matizado que esta estrategia debe ser basada en avanzar en el proceso independentista y conseguir “mecanismos de ruptura” con España.