La transformación de la cárcel Modelo se retrasa hasta 2023

El Ayuntamiento presenta el proyecto de reurbanización del espacio que contempla 140 viviendas públicas

Proyecto de reurbanización de la cárcel Modelo
Proyecto de reurbanización de la cárcel ModeloAyuntamiento de Barcelona

Malas noticias para los vecinos del Eixample. Las obras para transformar la Modelo no empezarán hasta el mandato siguiente. Es decir, habrá que esperar, al menos, hasta 2023. Los trabajos, sin embargo, debían comenzar este 2020, pero la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, explicó que el nuevo calendario contempla "terminar este mandato con los proyectos ejecutivos "y confiar al siguiente gobierno municipal el inicio de las obras. Con este horizonte, la transformación de la Modelo empezará seis años después de que la prisión cerrara (en 2017), fruto del acuerdo entre el Ayuntamiento y la Generalitat.

La teniente de alcalde ha aprovechado la presentación del proyecto “Modelo, batega!” (del equipo técnico Formas Arquitectos y Planas Esquius), que ha ganado el concurso para decidir cómo será la futura Modelo, para compensar el jarro de agua fría con alguna novedad del proyecto. Así, el elemento con más peso será la vivienda pública: se construirán 140 pisos en brazos que salen del panóptico, con una superficie total de 14.150 m2.

Aparte de la vivienda, la Modelo también acogerá siete equipamientos: una guardería, un instituto escuela, un polideportivo, una residencia para ancianos, un espacio memorial, un espacio para jóvenes y diversos espacios para proyectos de economía social y solidaria. El conjunto de equipamientos ocupará 24.131 m2. En algunas galerías, se combinarán equipamientos (en planta baja) y vivienda (en primera planta).

Finalmente, el recinto dirá adiós a los muros perimetrales actuales para generar un espacio abierto con vegetación. Resultará, pues, un gran parque que pretende convertirse en “un nuevo pulmón verde para el Eixample y para toda la ciudad”, de 14.510 m2. Aunque se retirarán los muros del contorno, se dejarán algunos pilares para sostener una gran pérgola.

“Quiero ser muy realista con el calendario y las disposiciones presupuestarias”, dijo la teniente de alcalde respecto a los plazos, que también ha avisado que habrá que tener en cuenta el contexto postpandemia para adaptar el proyecto y acelerar algunos elementos: “Dijimos no haríamos el parque hasta que estén todas las viviendas y equipamientos. Tendremos que mirar cómo hacer para que el parque empiece a caminar aunque falte la vivienda”. Sanz afirma que “quizás se puede empezar [a hacer obras]” durante 2022 “si también tenemos el dinero”.