Los partidos catalanes aceleran la puesta a punto para el 14-F: JxCat y Esquerra activan el proceso de primarias

En el bloque constitucionalista todavía están abiertas algunas opciones de coalición

Imagen del Parlament, durante el pleno de la semana pasadaToni AlbirEFE

Todavía quedan algo más de tres meses para las elecciones catalanas del 14 de febrero -se celebrarán siempre y cuando la pandemia también lo permita-, pero los partidos han empezado a activar y acelerar ya los procesos internos para estar a punto. Todos trabajan con dos fechas límite -las elecciones quedarán convocadas automáticamente el 22 de diciembre-: el 2 y el 16 de enero, plazos previstos para registrar coaliciones y las candidaturas (lista electoral), respectivamente. Así, los dos principales partidos independentistas han iniciado ya la carrera para escoger candidato, mientras que en el bloque constitucionalista todavía están abiertas algunas opciones de coalición.

JxCat, partido recientemente constituido -nació el 25 de julio-, aprueba hoy el reglamento para celebrar las elecciones internas y escoger candidato: si todo va según lo marcado, el cabeza de lista quedaría proclamado el próximo 29 de noviembre. Y lo cierto es que lejos de ser un proceso tranquilo y resuelto de antemano, se antoja complejo y competido. ¿Por qué? Porque, de entrada, ya se han postulado dos candidatos sólidos, como la portavoz en el Congreso Laura Borràs y el conseller de Territori Damià Calvet. Además, podrían dar el paso otros dos aspirantes con fuerza y con el respaldo del propio Carles Puigdemont: el conseller de Políticas Digitales, Jordi Puigneró, y el conseller de Empresa, Ramon Tremosa.

Aunque, con toda probabilidad, Borràs sea quien mayor tirón tenga entre las bases, lo cierto es que el resto de nombres son figuras de peso dentro del nuevo espacio político. En cualquier caso, todos ellos también se postulan con el permiso de Puigdemont, que todavía no ha decidido qué hará: si da el paso, nadie pone en cuestión su liderazgo y la votación del cabeza de lista quedaría prácticamente resuelta. Si bien, el resto de puestos en las listas también se escogerán mediante elecciones internas, por tanto, el orden en que queden permitirá aclarar quién es el candidato efectivo a la Generalitat ya que Puigdemont permanecerá como eurodiputado en el Parlamento Europeo.

El PDeCat ha concluido ya su proceso de primarias y ha escogido a la exconsellera Àngels Chacón, purgada del Govern por Quim Torra por no adherirse a JxCat, como candidata a la Generalitat. Descartado un acuerdo electoral con JxCat, el partido heredero de Convergència ya ha iniciado el camino hacia el 14-F en solitario con un proyecto político diferenciado de la formación de Puigdemont y con el objetivo de situar de nuevo la gestión del día a día en el centro.

Esquerra también ha iniciado un proceso de primarias interno, pero todo apunta que será mucho más plácido. Salvo cambio de última hora, Pere Aragonès será el candidato a la Generalitat ya que cuenta con el respaldo de Oriol Junqueras y tampoco se prevé que nadie internamente pueda hacerle sombra después de que el presidente del Parlament, Roger Torrent, se haya autodescartado. Además, Aragonès, ahora como president en funciones, está teniendo la oportunidad de proyectarse como presidenciable, sobre todo en un momento de tanta intensidad como la gestión de la crisis del coronavirus, que está consiguiendo manejar con solidez.

La CUP también anda a vueltas con el candidato. El partido anticapitalista ofreció el liderazgo de la lista electoral al exdiputado David Fernández, pero rechazó la oferta, circunstancia que le obliga a moverse para tratar de buscar alguna alternativa de garantías.

Del lado constitucionalista, los candidatos están decididos, pero está por ver si acaban concretándose algunas coaliciones. El PSC está tanteando un pacto con partidos catalanistas para tratar de hallar un impulso electoral que le permita aspirar a la victoria. Ahora, las encuestas proyectan que lograría más de 25 escaños y un acuerdo con formaciones de la órbita de la extinta Convergència i Unió, como Units per Avançar, Lliures y la Lliga Democràtica, podría acercarles a una sustancial bolsa de votantes. De momento, las conversaciones están en una fase inicial. En cualquier caso, más allá de esa hipotética coalición, Miquel Iceta será el candidato.

También PP y Ciudadanos tienen aún que definir del todo qué harán. El PP, de momento, tiene claro cuál va a ser su candidato: Alejandro Fernández, que, intervención a intervención en el Parlament, ha ido ganando proyección hasta convertirse en uno de los principales líderes del bloque constitucionalista en Cataluña. El partido, de hecho, ahora afronta el 14-F con muy buenas perspectivas electorales y lograría en torno a 10 escaños en el Parlament. La oferta de coalición de Ciudadanos no convence a los populares, aunque tampoco han cerrado nunca la puerta del todo. El partido naranja ha situado al respetado Carlos Carrizosa como candidato, aunque parece muy difícil que pueda lograr detener la hemorragia de votos y por ello continúa con la mano tendida. Vox, por su lado, ya decidió desde hace semanas quién sería su candidato: Ignacio Garriga, que ganó visibilidad gracias a la moción de censura en Madrid.

Finalmente, Catalunya En Comú-Podem concurrirá con Jéssica Albiach como cabeza de lista, acompañada por el exsecretario de CC.OO., Joan Carles Gallego, y con el objetivo de convertirse en una fuerza determinante para forjar un nuevo tripartito con Esquerra y PSC.