Puigdemont: ¿líder de la lista electoral sin ser presidenciable?

El partido se deja margen para decidir el puesto del expresident en la candidatura del 14-F

Carles Puigdemont, entre Quim Torra y Artur Mas, en una rueda de prensa recienteDaniel ColeAP

Carles Puigdemont (JxCat) anunció la semana pasada que no optará a la presidencia de la Generalitat el 14-F en las elecciones catalanas. Una decisión para salvaguardar su puesto como eurodiputado y la inmunidad que ello conlleva y que supone de facto renunciar al discurso que protagonizó en 2017, cuando prometió como gancho electoral que volvería para ser investido en caso de ganar los comicios. Sin embargo, el giro de guion de ahora puede esconder aún alguna que otra novedad más sobre el sitio que ocupará el expresident de la Generalitat en las listas de JxCat, con la posibilidad abierta incluso de ser “número uno” por Barcelona.

«La represión española me impide ser el candidato a la investidura, no lo seré. Pero no renuncio a liderar el proyecto, estaré en la candidatura, trabajaré a fondo para poder avanzar de una forma más decidida hacia el objetivo del referéndum del 1-O», dijo en el vídeo en el que anunció que no optaría a la presidencia. Puigdemont, sabedor de que sigue siendo el principal anzuelo electoral de los postconvergentes en las urnas, quiere emplearse “a fondo” y estudia en qué lugar puede ser más efectivo.

A su favor cuenta con el alambicado reglamento de las primarias de Junts: el fin de semana del 29 de noviembre, los militantes escogerán al presidenciable, una pugna entre Laura Borràs (líder en el Congreso) y Damià Calvet (consejero de Territorio del Govern). Después, a mediados de diciembre, se efectuará una segunda votación para las primeras posiciones de la lista. Y, finalmente, en tercer lugar, se decidirá el resto de la candidatura. Aquí es donde entraría la carta Puigdemont, si finalmente decidiera encabezar alguna de las listas: el reglamento señala que “la ejecutiva nacional completará la lista en cada una de las circunscripciones una vez se hayan proclamado los resultados de las primarias de la primera y segunda urna”, unos cambios que pueden deberse a criterios como apoyos recibidos, paridad, pluralidad ideológica, equilibrio territorial, diversidad profesional, diversidad profesional o equilibrio entre experiencia y renovación.

De esta manera, a falta de conocer la decisión de Puigdemont, el reglamento permitiría a la dirección del partido tener ese margen también para definir el encaje de Puigdemont en la futura candidatura para las elecciones, también como cabeza de lista si se diera el caso.

Una cuestión a la que ha tenido que responder en varias ocasiones la vicepresidenta de la formación, Elsa Artadi, hoy en rueda de prensa. “Puigdemont siempre ha querido salir en primera persona a explicar sus próximos pasos. Sabe que tiene el apoyo de toda la ejecutiva y toda la militancia”, ha defendido pidiendo margen para conocer qué decide finalmente el líder de JxCat. En este sentido, Artadi ha insistido en que se deberá esperar a que el expresidente catalán se “pronuncie cuando crea” y que éste “decida qué quiere hacer”, respecto a lo que “tiene todo el apoyo” de la dirección del partido, que “no entrará en hipótesis sobre qué hará o no”. “Es el presidente del partido, el líder del espacio político, jugará y jugará fuerte en las elecciones”, ha advertido.