Elecciones Catalanas

Eva Parera: “El indulto nunca puede ser total. Se debe mantener la inhabilitación política a los presos”

La número 2 de Manuel Valls que concurrirá con el PP en las elecciones catalanas, advierte de que no se puede permitir la «reinserción política» de los presos independentistas por el 1-O

La concejal y secretaria general de Barcelona pel Canvi, Eva Parera, acompañará al candidato del PP de Catalunya a las elecciones catalanas del 14 de febrero, como número tres de la lista por Barcelona a dichos comicios.
La concejal y secretaria general de Barcelona pel Canvi, Eva Parera, acompañará al candidato del PP de Catalunya a las elecciones catalanas del 14 de febrero, como número tres de la lista por Barcelona a dichos comicios.Miquel GonzálezShooting

Eva Parera (Barcelona, 1973), número 2 del partido de Manuel Valls, irá en las listas electorales del PP –como independiente- a las elecciones catalanas. Concejal en el Ayuntamiento de Barcelona y abogada, Parera inició su trayectoria política en Unió -fue senadora entre 2011 y 2014-, pero abandonó ese espacio político tras el viraje independentista de Convergència.

¿Por qué se incorpora a las listas del PP?

Para intentar sumar y aportar y continuar haciendo el papel que hemos hecho en el Ayuntamiento de Barcelona con Manuel Valls. Alejandro nos ha ofrecido la posibilidad de una lista abierta, donde tengamos cabida otras sensibilidades políticas, y tenemos una clara coincidencia programática, como se ha visto en el Ayuntamiento. Me siento muy cómoda y acepto esta oferta.

Ha aparecido un vídeo en el que usted defendía el referéndum para Cataluña en 2014, ¿por qué ha cambiado su postura?

No defendía un referéndum legal en Cataluña. Ese vídeo es de una sesión de control al Gobierno y yo estoy haciendo una pregunta al ministro de Justicia en relación a la banalización del nazismo. Había una oferta sobre la mesa de Artur Mas por parte del Gobierno para negociar una consulta legal en Cataluña. Yo era firme defensora de que hubiera alguien, especialmente el Estado, haciendo campaña por el “no” en Cataluña.

Porque éramos muchos contrarios a la independencia. Si hubiera habido una consulta legal en aquel momento, habría votado “no” a la independencia. Se estaba explorando en aquel momento entre los dos gobiernos esta posibilidad, pero finalmente no se concretó por culpa de Artur Mas, que prefirió el discurso fácil de “no nos dejan votar” (en un referéndum). A los pocos meses, hubo un pleno extraordinario en el Congreso donde se debate la posibilidad de una consulta acordada, yo me planté y a los pocos meses me fui y dejé el Senado.

Es decir, nunca ha defendido un referéndum.

Nunca.

¿Por qué cree que se ha llegado a esta crisis política? ¿Rajoy se equivocó no aceptando el pacto fiscal?

Creo que a este punto se llega por responsabilidad de muchos: del Govern, del Gobierno, de las personas que optan por un papel equidistante o por la dejadez de la sociedad civil. Hay muchos elementos que hacen que hoy estemos en este punto. Las culpas creo que son compartidas. Evaluar los errores con perspectiva es más fácil. El papel del Gobierno con Rajoy es muy complicado porque te tienes que mover en una línea muy fina entre la defensa de la Constitución y de la unidad de España con intentar un diálogo con Cataluña para apaciguar. Creo que las encuestas inician el “procés”: dicen que gana ERC las elecciones y Convergència decide, para recuperar voto, iniciar un discurso muy similar al de ERC que le hace girar hacia la independencia.

En todo este “procés”, hay gente del espacio que usted procede que se ha decantado por la independencia, sin embargo, usted se ha unido al PP. ¿Por qué?

Es que no soy independentista, soy moderada, no soy populista y creo que debemos aplicar unas políticas económicas y fiscales de reducción de la carga impositiva. Creo en la defensa de la propiedad privada, en los autónomos, en la cultura del esfuerzo y escuela concertada. No hay ningún otro partido en el arco parlamentario que esté defendiendo todo esto en lo que creo y por tanto la elección es obvia.

¿Qué solución plantea para dar salida al ‘procés’?

De entrada, reconciliarnos con la verdad. Creo que es muy difícil hacer política desde la mentira. Hasta que los partidos independentistas no asuman que han fundamentado todo su crecimiento y poder en una mentira detrás de la otra, será muy complicado que la gente empiece a abrir los ojos. Son muchos años de propaganda, pero muy bien servida y adobada desde la política, los medios e instituciones afines. Si no somos capaces de hacer un reset y el independentismo no asume que ha mentido, es complicado encontrar una salida digna.

Si pasara esto, ¿sería partidaria de los indultos?

Creo que un indulto no es posible mientras no pase esto. Es una condición indispensable que haya una cierta reinserción, aunque no me guste mucho el término. Debe haber una asunción de responsabilidades. Una vez haya esta asunción de responsabilidad, puedes comenzar a hablar de cómo reconducimos una situación que judicialmente ha sido muy dura.

El indulto forma parte del sistema judicial y de las decisiones de un Consejo de Ministros y no nos debe dar miedo la palabra. Pero sí que no es posible que el indulto se tramite como base de una negociación política. No es posible. Se debe saber mantener la separación entre lo que necesito como gobierno con una decisión judicial. Si se llega a la reconducción de la situación y hay asunción de responsabilidad de los presos, el indulto nunca pueda ser total. Creo que la inhabilitación política se debe mantener. Se puede trabajar para una salida de prisión, pero no para reinserción en la política.

¿Cuál es el objetivo del PP en estas elecciones?

Obtener el mejor resultado. En el PP intentamos transmitir un mensaje de utilidad de nuestro grupo. Queremos ser útiles a la sociedad, no venimos al Parlament a crispar. Ya hemos vivido cuatro años de una crispación terrible. El primer objetivo es intentar que no haya gobierno separatista y, si no podemos, ser propositivos y forzar a quien gobierne a hacer políticas y gestionar porque estamos en una ruina económica importante.

¿Han pactado poder votar diferenciadamente en algunas cuestiones?

Compartimos el posicionamiento. Es difícil que tuviéramos que negociar una votación diferenciada porque compartimos el programa electoral.