Podemos rompe ahora con Aragonès tras la reunión de Esquerra con JxCat

Los morados rechazan que el partido de Carles Puigdemont tenga influencia en la próxima legislatura

Thumbnail

Las negociaciones para la investidura de Pere Aragonès se han enmarañado esta mañana un poco más. Los Comunes (la marca catalana de Podemos) ha anunciado su ruptura con Esquerra después de que los republicanos retomaran ayer las negociaciones con JxCat. El partido morado rechaza que el partido de Carles Puigdemont tenga influencia en la próxima legislatura.

La portavoz de los Comunes, Jéssica Albiach, ha planteado tres escenarios a Aragonès (repetición electoral, legislatura fallida con Govern entre ERC y JxCat o gobierno progresista) y ha reconocido el movimiento que hizo el sábado rompiendo con el partido de Puigdemont. “Pero le ha durado cuatro días. Debe decidir porque no se puede tener todo”, ha dicho y ha contrapuesto el modelo de los Comunes con el posconvergente: “Debe decidir si blindar servicios públicos o si estar en la mesa de dialogo”, ha añadido.

Aragonès ha replicado que Cataluña “no se puede permitir una repetición electoral” y, a partir de ahí, hay que “buscar maneras para desbloquear la situación”. “La aritmética es la que es”, ha respondido el president en funciones, rechazando que los morados se levanten de la negociación. El candidato republicano ha defendido que hay una mayoría de 83 diputados que interpela a cuatro fuerzas políticas (Esquerra, JxCat, CUP y Comunes) y ha asegurado que se deben “explorar todas las vías en los próximos días”.

El candidato de Esquerra ha asegurado que trabajará “hasta el final” para tratar de que haya Govern. “Nos quedan unos días por delante”, ha afirmado durante la sesión de control al Govern, 24 horas después de que Esquerra retomara el contacto con JxCat para tratar de desencallar las negociaciones.

Illa

Salvador Illa se ha mantenido en su posición y ha vuelto a pedir su investidura con los apoyos de ERC y Comunes. En este sentido, ha pedido a Aragonès que dé un “paso al lado” porque cuando “más falta hace Govern, más irrelevante es”. “Mañana hará tres meses que los catalanes votaron”, recordando que las elecciones fueron el 14 de febrero. “¿Qué piensa hacer si piensa hacer alguna cosa?”, ha planteado y ha pedido encarecidamente que levante el veto a la socialdemocracia catalana. “Cataluña es plural y diversa, respetémonos todos”, ha dicho.

Aragonès ha respondido que las investiduras “no caen del cielo”, en referencia a que Illa pide apoyos a su candidatura, pero sin apenas negociar. Lo cierto es que los socialistas catalanes han tratado de descolgar el teléfono para atraer a los republicanos, pero sin éxito: cada vez que llaman a calle Calàbria (sede de ERC), se encuentran con que el partido de Oriol Junqueras les responde que su única prioridad es JxCat. Han cerrado toda puerta al PSC, tal y como se comprometieron en campaña. “Pide que dé un paso al lado. Pues no, defenderé mi candidatura por lo que representa el resultado del 14F”, ha asegurado el vicepresidente de la Generalitat en funciones de president.

La cuenta atrás se va estrechando y los partidos tienen hasta el 26 de mayo para encontrar una salida. Esquerra sigue apostando por gobierno en solitario y JxCat por un gobierno de coalición.