Esquerra, predispuesta a aprobar los presupuestos del Estado sin ligarlos a la mesa de diálogo

Los republicanos tienden la mano al Gobierno para erigirse en socio preferente

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (i), y la secretaria general adjunta y portavoz de ERC, Marta Vilalta (d), junto al líder de ERC, Oriol Junqueras (2d).
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (i), y la secretaria general adjunta y portavoz de ERC, Marta Vilalta (d), junto al líder de ERC, Oriol Junqueras (2d). FOTO: Marta Pérez EFE

Superado el parón estival, la negociación de los presupuestos generales del Estado para 2022 coparán buena parte del protagonismo de la política española. De momento, poco se sabe del perfil de las cuentas, aunque ya empiezan a acelerarse los movimientos para aprobarlos. Esquerra ha dado un paso hoy para postularse como socio preferente del Gobierno y ha expuesto su marco de juego: muestra máxima predisposición para entrar a debatirlos para tratar de mejorarlos (aunque están a la espera de la primera propuesta del ejecutivo) y dejarán fuera de las conversaciones la mesa de diálogo.

Este último elemento es importante ya que ligar las cuentas a la evolución de la mesa de diálogo hubiera comprometido mucho cualquier posibilidad de acuerdo. El foro de negociación echará a andar a partir del 13 de septiembre, pero se antoja muy complicado que haya avances inmediatos porque arrancará entre muchas presiones del independentismo más radical y con unas líneas rojas muy firmes del Gobierno (no está dispuesto a ceder en ninguna de los exigencias del separatismo: autodeterminación y amnistía).

“Entraremos a explorarlos, a negociarlos, porque creemos que es nuestra responsabilidad hacia la ciudadanía que nos dio su apoyo”, ha afirmado la portavoz de los republicanos en una entrevista con “Europa Press”, preguntada por qué rumbo tomarán con los presupuestos. “No creemos en eso de ‘cuando peor, mejor’, ni nuestra postura es la del ‘no a todo’, porque creemos que eso no es ser útil, y nosotros queremos ser útiles”, ha añadido. “Útiles para avanzar hacia la independencia de nuestro país, que es la mejor manera de ser útiles a la gente. Pero mientras hacemos este camino y no conseguimos culminarlo, es ser útiles en el día a día”, ha zanjado.

De esta manera, Esquerra enseña, más o menos, sus cartas, aunque también tendrá que lidiar con las otras dos formaciones con representación en el Congreso. En más de una ocasión, los republicanos han mostrado predisposición a la petición de JxCat para alinear posturas y votar juntos los presupuestos y eso podría suponer en los próximos meses un condicionante a pesar de que los republicanos ya tienen más que amortizado también el desgaste de sus socios independentistas.

Los republicanos, que forman parte de la mayoría de la investidura de Pedro Sánchez, facilitaron la aprobación de los presupuestos de 2021 y lo reivindicaron como un triunfo ya que subrayaron que habían conseguido beneficiosas contrapartidas (cifra récord en transferencias de capital (2.300 millones de euros), el levantamiento del control financiero o poner a debate el modelo fiscal de la Comunidad de Madrid).

Pere Aragonès

En cualquier caso, los presupuestos marcarán buena parte de la agenda política otoñal del Gobierno (aunque tampoco tiene ya la urgencia que tuvo en 2021), como también la mesa de diálogo. El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha hecho un nuevo llamamiento a que “todos” los actores independentistas se impliquen al máximo. “Ningún independentista debería dimitir de ir a defender el derecho de autodeterminación donde sea”, ha afirmado este viernes en declaraciones a los medios tras visitar el servicio preventivo, de socorrismo y baño adaptado de la Creu Roja en la playa de Caldes d’Estrac (Barcelona).

Aragonès ha destacado que él presidirá la delegación catalana que irá a la mesa de diálogo, que ha apuntado que no será “solo una reunión y solo un tipo de reunión”, y ha añadido que se debe acordar con el Gobierno central la metodología de la negociación.

CUP

Esquerra también tiene ante sí el reto de que prosperen los presupuestos de 2022 en Cataluña. Aunque la responsabilidad recae en una conselleria de JxCat (Economía), que lidera Jaume Giró, lo cierto es que está en juego la viabilidad del Govern presidido por los republicanos. En este sentido, necesitan aprobar las cuentas sí o sí porque arrastran las de 2020, que se elaboraron antes de que irrumpiera la pandemia.

Para aprobarlas, necesitarán del apoyo de la CUP, pero los anticapitalistas ya han puesto sus líneas rojas y la negociación se antoja complicada. El diputado de los cuperos en el Parlament Carles Riera ha asegurado hoy que sería un “obstáculo y un problema” incluir recursos para la ampliación del Aeropuerto de Barcelona-El Prat (rechazan cualquier tipo de obra porque implicará aumentar el tráfico aéreo y eso es “incompatible” con la lucha contra el cambio climático). También rechaza partidas para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030 y la inyección de 19 millones de euros al Circuit de Catalunya, ha recordado Riera en una entrevista de “Catalunya Ràdio”.

No obstante, ha puntualizado que está por ver la propuesta presupuestaria del Ejecutivo de Pere Aragonès y ha advertido de que la CUP no firmó ningún acuerdo de estabilidad con el Govern, sino que pactó la investidura de Aragonès.