Encuesta: el «no» a la independencia se impone en Cataluña

Casi el 80% de los catalanes sondeados se declaran en contra de la marcha convocada por la ANC

Tras el susto de la quinta ola y un proceso de vacunación bastante avanzado, el coronavirus ha remitido en Cataluña ostensiblemente (la IA a 14 días se encuentra en 130 casos y se han ido suprimiendo casi todas las restricciones) y eso permitirá calibrar con más o menos precisión la fuerza del independentismo en la calle. Lo cierto es que, en los últimos tiempos, el separatismo ha ido dando señales cada vez más claras de debilitamiento y una encuesta de NC Report para LA RAZÓN anticipa que casi un 80% de los catalanes rechazan la manifestación de la Diada impulsada por la Asamblea Nacional Catalana para esta tarde y arroja una brecha entre los partidarios (45,7%) y los detractores (49,4%) de la ruptura con España de casi cuatro puntos.

Encuesta NC Report Diada de Cataluña
Encuesta NC Report Diada de Cataluña FOTO: Teresa Gallardo

Ambos datos reflejan meridianamente cómo el separatismo atraviesa por horas bajas y, la manifestación de este sábado, que partirá desde Plaza Urquinaona (epicentro de las violentas protestas contra la sentencia del «procés» de 2019) y llegará hasta las puertas del Parlament, está diseñada para tratar de movilizar de nuevo al independentismo. La ubicación de la marcha es toda una declaración de intenciones de la voluntad del separatismo por volver a agitar la calle.

Tan solo un 13,6% de los encuestados están a favor de asistir esta tarde a la manifestación independentista, aunque las expectativas de los organizadores son altas, ya que la propia presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, Elisenda Paluzie, se ha atrevido a prever superar las 100.000 personas. De hecho, ante este pronóstico ha decidido también readaptar la marcha (concluirá a las puertas del parque de la Ciutadella, que acoge el Parlament, en lugar de su interior). En todo caso, todo apunta a que quedará muy lejos del millón que llegó a concentrar el independentismo en los años más intensos del «procés».

Este retroceso del independentismo en la calle, ilustrado también con los fiascos de las últimas protestas organizadas contra las visitas del Rey Felipe VI o Pedro Sánchez, refleja el agotamiento de los catalanes: en concreto, según la encuesta, elaborada entre el 7 y el 9 de septiembre con una muestra de 1.000 entrevistas, un 52,7% rechaza que la Generalitat siga adelante con el «procés» y un 44,1% sí defiende continuar con el proyecto rupturista.

En esta línea, un 56% creen que la Generalitat ha dejado de lado la gobernabilidad (un 38% dicen lo contrario). Lo cierto es que hasta los propios partidarios de la independencia de Cataluña han dado cada vez más señales de su frustración y enfado con los líderes políticos por tanta promesa incumplida y eso se ha unido a una gestión cada vez más deficiente por parte de la Generalitat, que se ha visto reflejado en múltiples cuestiones, como la pandemia o ahora el Aeropuerto de El Prat.

De hecho, en la encuesta, un 55% defienden la ampliación de El Prat, que supondría una inversión de 1.700 millones de euros y más de 80.000 empleos directos, para convertir el aeropuerto en un «hub» internacional que albergue vuelos intercontinentales (con América, Asia y África). Casi un 37% rechazan el agrandamiento de la infraestructura. En todo caso, la división del Govern ha dado una muestra más del caos y desgobierno que preside el Govern desde que arrancó el «procés».

Además, los sondeados también muestran su preferencia en la batalla entre Carles Puigdemont y Oriol Junqueras por el liderazgo del independentismo: un 10,5% apuesta por el expresident y un 12,7% defiende al exvicepresident y líder de Esquerra. También es cierto que un 35,5% prefieren otros líderes y más de un 40% de los encuestados no lo tienen claro.

Ahora bien, como mecanismo para resolver la crisis política parece imponerse la vía del diálogo y del referéndum acordado. Así, un 63,2% defiende la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat y solo un 30% la rechaza. Esta negociación se retomará previsiblemente el jueves con una reunión en Barcelona, aunque todavía está casi todo por decidir. Entre otras cosas, la composición de las delegaciones y la principal incógnita es si estará Pedro Sánchez o no. Según el sondeo, un 64% apuesta por que esté el presidente del Gobierno, algo que exige Pere Aragonès, y un 31%, no. La presencia de Sánchez se ha convertido en el eje de la polémica en la previa de la reunión de la semana que viene.

En esta mesa de negociación, el independentismo tiene previsto dos exigencias: la amnistía para los 3.000 políticos y activistas con causas judiciales abiertas por el «procés» y la autodeterminación. En este sentido, casi un 58% de los catalanes apuesta por el referéndum (un 37%, no), pero un 62% defiende que sea acordado con el Gobierno. Tanto el referéndum como el acuerdo con el ejecutivo español para celebrarlo se antojan, en todo caso, un escenario imposible porque el independentismo sigue sin fuerza suficiente para conseguirlo.

Como consuelo, el independentismo puede aferrarse a que la ruptura con España sigue siendo la opción preferida entre los jóvenes. Entre el colectivo de 18 a 34 años, un 55,3% de los encuestados defienden el «sí» mientras que un 40,1% se inclina por el «no». En el resto de franjas de edad, vence el «no» a la independencia de Cataluña.