Un escritor de relatos llamado Josep Pla

“La cendra de la vida” recopila las narraciones escritas por el autor ampurdanés entre 1949 y 1967

Un retrato de Josep Pla por Eugeni Forcano
Un retrato de Josep Pla por Eugeni Forcano FOTO: LA SEGUNDA REPUBLICA SEGUN JOSEP LA RAZONLa Razón

Bajo el título “La cendra de la vida”, Destino reúne a un Josep Pla que ha quedado desdibujado por otro Pla, el de los diarios, las crónicas parlamentarios o los retratos de los “homenots”. Es ahora el momento de reconocer al autor de relatos, los mismos que se recopilan ahora en este nuevo libro, editado por Destino bajo el cuidado de Jordi Cornudella. Son un total de 34 narraciones planianas escritas entre 1949 y 1967 que aparecen simultáneamente tanto en catalán como en castellano.

El volumen fue presentado ayer en el Ateneu Barcelonès, el centro de operaciones del escritor en la capital catalana, por el autor de la edición y Xavier Pla, responsable de la Càtedra Pla de la Universitat de Girona. Este último explicó que el proyecto, hoy libro, nació cuando Cornudella le dijo que “estaría muy bien reivindicar al Pla narrador que ha quedado oculto”. El resultado final, “La cendra de la vida”, “no es solo una antología de los mejores relatos breves -en palabras de Xavier Pla- sino que hay una labor de corrección definitiva de la lengua del escritor. Es la primera vez que alguien ha comparado los manuscritos, las primeras ediciones de los años 20, las ampliaciones que realizó para la Selecta y los volúmenes de la obra completa publicados por Destino. Con toda su sabiduría, Cornudella ha editado cada una de estas narraciones con rigor filológico y respetando la lengua original de Pla”.

Para el director de la Càtedra Pla, “entiendo que algunos lectores se sientan desamparados por esta prosa oceánica de Josep Pla. La respuesta sobre por dónde empezar era muy difícil, ahora lo reconduciría hacia este libro “La cendra de la vida”. Fue un gran narrador de la literatura catalana contemporánea”. Por todo ello, hizo una petición a los futuros lectores de “La cendra de la vida”: “Si pudiéramos prescindir del Pla de la boina, de la revista “Destino”, de los “Homenots”, descubriríamos un narrador muy interesante y excepcional. Es un narrador un poco particular, que escribe siempre en primera persona, una primera persona que se parece mucho al autor. No es un “alter ego” sino una proyección del propio Pla. En algunas de sus narraciones, la expectativa del lector no es la convencional. No hay una intriga. No tiene que ver con Dostoyevski sino con Chejov”.

Por si parte, Jordi Cornudella comentó que nos encontramos ante “alguien que se instala en el imaginario de la gente como narrador después de ser periodista”. Su labor ha sido la de seguir el rastro de cada uno de los relatos desde su primera versión pasando por las diversas variantes. Eso le ha hecho construir “la biografía de cada una de las historias reunidas”, además de divisar sus variantes. Esto se visualiza, por ejemplo, en “Història de Carrau” de la que encontramos una primera pista en la entrada del 15 de abril de 1919 para “El quadern gris”, aunque sabemos que el origen remoto del texto es un artículo en “La Publicidad”, del 9 de marzo de 1922. Posteriormente Pla lo incluye en las ediciones de 1925 y 1949 de “Coses vistes” y en la de 1956 de “Primers escrits”.

“Es alguien que tenía un gran nivel de exigencia hasta el punto que reescribe toda su narrativa posterior a la guerra”, dijo Cornudella sobre, concretamente, los libros que fue publicando Pla en la Selecta gracias a los buenos oficios del editor Josep Maria Cruzet. En este sentido, la futura consulta de los manuscritos de Pla que se guardaban en el archivo de la Selecta podrá aclarar muchas dudas, aunque todavía no son accesibles a los investigadores.

Cornudella también ha constatado que los correctores de los volúmenes de la obra completa en Destino no fueron muy diligentes en su labor, excediéndose en las correcciones, en ocasiones de manera muy llamativa pese a contar aparentemente en todo momento con el visto bueno del mismo Pla. “El corrector no toleraba las repeticiones y las eliminaba. También pasaba con palabras, como “cigarret” que pasa a ser “cigarreta”. El trabajo de los correctores es de un abuso intolerable”. Eso ha hecho que todo lo que el lector encontrará en “La cendra de la vida” haya sido sometido a una cuidada labor de restauración. “No era un narrador convencional, pero era una escritor de competencia extrema. Sus editores no vigilaban”, matizó Cornudella.

Durante la rueda de prensa, Xavier Pla anunció un proyecto en el que se viene trabajando desde la cátedra que tiene el nombre del autor de “Vida de Manolo”. Se trata de una plataforma digital donde estarán accesibles a los internautas la totalidad de los artículos de Pla. Para ello se ha tenido que rastrear en 60 cabeceras resultando un total de 7.000 artículos que estarán disponibles y descargables. La plataforma contará con un buscador que permitirá realizar mejor la consulta y ordenar los textos por años. “Si puede ser año que viene ya estará operativa la web”, subrayó Xavier Pla.

Igualmente en 2022 verá la luz un epistolario planiano inédito. Bajo el título “Periodisme i llibertat”, se reunirán las cartas cruzadas entre Josep Pla y Joan Estelrich, el controvertido escritor y político, además de uno de los hombres de confianza del líder de la Lliga Francesc Cambó.