¿Ha falseado Laura Borràs una felicitación navideña de la Casa Blanca?

La presidenta del Parlament presume de un “christmas” navideño que se compra en la tienda online de la institución

Laura Borràs colgando la supuesta felicitación de la Casa Blanca
Laura Borràs colgando la supuesta felicitación de la Casa Blanca FOTO: La Razón (Custom Credit)

“El món ens mira” (el mundo nos mira), rezaba uno de los aforismos acuñados por el independentismo en los años de efervescencia del “procés”. Como tantos otros, resultó ser simplemente una cáscara vacía. Una frase propagandística sin más a la que, sin embargo, no se le puede negar el éxito entre sus parroquianos. Un independentismo que, por entonces, estaba dispuesto a tragarse cualquier hueso que le lanzasen sus políticos. Si bien los ánimos están ya mucho más bajos, alguno de los políticos actuales soberanistas persiste en relanzar campañas de corte parecido. El público, sin embargo, ya no es el mismo y la línea que separa la propaganda de la extravagancia aparece cada vez más difuminada. Algo así le ha ocurrido a la presidenta del Parlament, Laura Borràs, este fin de semana.

Borràs se las prometía muy felices. Había colocado un árbol gigante en la cámara catalana con el que le gustaba posar, tan amiga como es ella de promocionarse en las redes sociales. Y ni siquiera dudó ni por un momento de utilizar la cuenta oficial del Parlament su penúltimo posado. El problema es que, como decíamos, el público ya no es el mismo. Ni siquiera los independentistas más apasionados del procés, o precisamente por eso, toleran bien las frivolidades actuales de sus políticos. El tuit de Borràs venía acompañado de sentido agradecimiento al presidente de EE UU, a la Casa Blanca y al consulado estadounidense de Barcelona “por este bonito detalle que tenemos colgado en el árbol de Navidad del Parlament”.

La prensa procesista no tardó en recoger la noticia. En las redes, mientras tanto se mascaba la tragedia. Una de las imágenes presentaba un pertinente “borrado” del contenido de la felicitación, un enlace a la web de souvenirs de la Casa Blanca por aquí, un vídeo de un representante de Washington promocionando la campaña de “christmas” solidarios por allá, y el pertinente meme de “no lo sé Rick, parece falso”. Los ingredientes estaban perfectamente colocados para que Borràs se convirtiera en el hazmerreír involuntario del fin de semana.

De hecho, hasta que el consulado americano se pronuncie, si es que lo hace, todo parece indicar que la felicitación es de la White House Historical Association, una fundación sin ánimo de lucro encargada de preservar la historia de la institución sin nada que ver con el gobierno de EE UU.