Los padres del bebé asesinado de Artesa lo zarandearon con brutalidad antes de su muerte

Los investigadores no dan crédito a la versión de los padres sobre un fallecimiento súbito sin motivo aparente

Los Mossos fueron los que detuvieron a la pareja
Los Mossos fueron los que detuvieron a la pareja FOTO: Google

A cuentagotas, pero se van conociendo más datos e información sobra la muerte de un bebé de 3 meses en Artesa de Segre y la posterior detención, por parte de los Mossos d’Esquadra, del menor. De momento, el juzgado de Balaguer se ha hecho cargo del caso.

Hay fuertes sospechas de que la versión inicial de los padres no es la verdadera. Simplemente comentaron que encontraron sin vida al menor cuando fueron a darle el biberón, pero los agentes creen que más bien se trata de un caso de “síndrome del zarandeo”. Es decir, que le movieron con brusquedad, lo que provoca gravísimos daños cerebrales.

La detención tuvo lugar ayer martes por la tarde. El bebé falleció a primera hora de la mañana del lunes en su domicilio, y la División de Investigación Criminal (DIC) de la Región Policial de Ponent se ha hecho cargo de la investigación. Procedieron al arresto del padre, de 32 años, y la madre, de 20.

Son originarios de Brasil y llevaban poco tiempo en Artesa. Los hechos ocurrieron antes de las siete de la mañana del lunes, cuando el Sistema d’Emergències Mèdiques acudió a un domicilio de la plaza del Ayuntamiento para asistir a un bebé de tres meses que estaba en parada cardio-respiratoria. A pesar de los esfuerzos de los sanitarios por reanimarlo, no pudieron hacer nada para salvarle la vida.

El pequeño fue trasladado al Institut de Medicina Legal i Forense en Lleida para practicarle la autopsia e inicialmente se pensó que se trataba de una ‘muerte súbita del lactante’, que es como se conoce el deceso abrupto e impredecible de un bebé sin que se le encuentre explicación alguna.

Sin embargo, los primeros resultados de la autopsia apuntaron a una muerte criminal y no natural. Al parecer, el bebé podría haber fallecido por el llamado ‘síndrome del bebé sacudido’ o ‘del zarandeo’.

Por otro lado, el pasado mes de octubre la Audiencia de Lleida condenó a 9 años de prisión a un vecino de la capital del Segrià que maltrató a su bebé de solo 10 días en agosto de 2019, provocándole graves secuelas. El tribunal le impuso la pena máxima solicitada por la dirección general de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA), que tiene la tutela del menor, por un delito de lesiones graves al considerar que el padre zarandeó al bebé a pesar de saber que había “un alto riesgo” de causarle lesiones graves. Además, se le impuso una orden de alejamiento durante 10 años, y debe indemnizar al menor con 600.000 euros por las secuelas que padece.

El año pasado, una mujer, de origen rumano y vecina de Tàrrega aceptó cuatro años de cárcel por causar la muerte de su hijo, un bebé de un mes, que falleció en noviembre de 2020. La Fiscalía y la defensa pactaron la conformidad el pasado 23 de junio, y desde entonces la madre está en prisión.