“Es el fármaco más activo de la historia del cáncer de mama”

Un ensayo clínico liderado por un investigador español pone de manifiesto los buenos resultados del uso del fármaco trastuzumab deruxtecan en cáncer de mama mestastásico HER2-positivo y su potencial en la lucha contra este tipo de tumor

Un ensayo clínico internacional, conocido como Destiny Breast-03 y liderado desde España por el doctor Javier Cortés, director del IBCC, ha puesto de manifiesto el gran potencial del fármaco trastuzumab deruxtecan ((T-DxD) para combatir el cáncer de mama metastásico HER2-positivo, el cual afecta al 20% de las pacientes con cáncer de mama y es uno de los subtipo más agresivos.

“De todos los estudios de cáncer de mama, en todos los estadios, de todos los subtipos, nunca ha habido un fármaco que haya demostrado tanto beneficio como éste. Creo que son los datos más relevantes, más importantes y más impactantes en la historia del cáncer de mama”, señala al respecto el doctor Cortés. Éste consta del anticuerpo monoclonal trastuzumab, el cual está unido mediante un linker a moléculas de quimioterapia (deruxtecan), de manera que, tras su administración vía intravenosa, viaja hasta las células tumorales, en las que reconoce al receptor HER2, y entra en ellas burlando sus defensas para, ya en su interior, liberar la quimioterapia que transporta y destruirlas.

Los resultados del estudio Destiny Breast-03 con este fármaco han sido tan buenos que éste pasa a ser el nuevo estándar de tratamiento en segunda línea -es decir, cuando el tratamiento inicial no es eficaz o deja de serlo- para pacientes con cáncer de mama HER2-positivo. Y es que de las 524 pacientes con este subtipo y metástasis reclutadas en 169 centros de 15 países para participar en el mismo, 261 recibieron el trastuzumab deruxtecan, mientras que a las 263 restantes se les administró el tratamiento estándar hasta el momento, que se concreta en el fármaco trastuzumab emtansina (TDM-1), y se pudo comprobar que el T-DxD mejora significativamente la supervivencia libre de progresión a los 12 meses, para pasar del 34,1% con TDM-1 al 75,8% con trastuzumab deruxtecan.

En cuanto a lo que se refiere a la supervivencia global a los 12 meses, los resultados también hablan por sí solos, ya que si bien con trastuzumab emtansina ésta se sitúa en el 85,9%, con el nuevo tratamiento alcanza el 94,1%, mientras en lo que se refiere a la tasa de respuesta global, los porcentajes con del 34,2% y del 79,7%, respectivamente. Pero el dato que resulta especialmente revelador es que de las pacientes que participaron en el estudio, 42, es decir el 16,1%, experimentaron una respuesta completa con trastuzumab deruxtecan y 23 de ellas, que representan el 8,7% del total, hicieron lo propio con el tratamiento estándar.

Es por ello que el doctor Cortés se atreve a indicar que “este fármaco es tan innovador y mejora el pronóstico de forma tan llamativa respecto al tratamiento estándar actual que podríamos estar ante el fármaco más activo en la historia del cáncer de mama” e incluso apunta que “podría llegar a curar la enfermedad en algunas pacientes o, como mínimo, a aumentar las posibilidades reales de cronificarla”. Es por ello que Cortés augura que “este fármaco va a avanzar a la primera línea de tratamiento y a los tumores localizados para, incluso, valorar desescalar el tratamiento de quimioterapia”.

Cabe señalar que este tratamiento no está exento de toxicidad y el principal efecto adverso que puede provocar es la enfermedad pulmonar intersticial/neumonitis, que consiste en una inflamación pulmonar, lo cual sucede en el 10,5% de los casos, mientras que con TDM-1 eso solo se produce en el 1,9%, sin embargo, con monitorización y seguimiento, es posible, en la mayoría de los casos, detectar, tratar precozmente y controlar este efecto adverso.

En definitiva, el estudio Destiny Breast-03 convierte a este fármaco, que ya había sido aprobado por las agencias reguladoras en pacientes muy pretratados, en el tratamiento de elección de segunda línea para pacientes con cáncer de mama metastásico HER2-positivo y por ello, tal y como augura Cortés, es de prever que “próximamente la Agencia Europea del Medicamento (EMA) llevará a cabo una modificación de la ficha técnica actual de trastuzumab deruxtecan para permitir su uso en pacientes que hayan recibido previamente una línea de tratamiento”.

Al respecto, es importante señalar también que la investigación en torno al uso de este fármaco en pacientes con cáncer de mama HER2-postivio sigue adelante y “durante este año se darán a conocer nuevos datos acerca de su toxicidad, de su eficacia y de calidad de vida frente a las metástasis cerebrales activas”, anuncia Cortés.