Desmontando bulos sobre el recién nacido, la lactancia materna y el coronavirus

El covid-19 no se transmite a través de la leche materna, sí lo hacen los anticuerpos que la madre genera para combatirlo

No hay razón para separar a la madre del recién nacido aunque esta haya dado positivo en Covid-19La RazónLa Razón

Estamos pasando por una complicada situación, que de momento, no sé ni cómo catalogarla. Sin lugar a dudas este será un periodo de nuestras vidas que va a ser objeto de estudio en un futuro y por supuesto, también, en la forma en la que se han alimentado a los recién nacidos.

La pandemia ha producido un estado de confinamiento en donde la población ha recibido mucha información a través de los poderosos medios de comunicación, un instrumento fundamental para hacer llegar mensajes a la población, aunque en ocasiones centrados más en hechos especulativos que en la veracidad.

Una especulación que alienta el pánico más que la precaución, haciéndonos más vulnerables, alejándonos de las fuentes fiables en donde encontrar la verdadera realidad que señalan los expertos en la materia. Es en ellos, en la realidad científica y en la lactancia materna en la pandemia, en lo que deseo centrarme porque bulos y rumores han terminado siendo el dogma. Nadie se ha parado a pensar en las consecuencias y el riesgo que se ha podido causar dando lugar a problemas mayores.

Estar embarazada y a punto de parir en tiempos de coronavirus supone plantearse mil dudas. Las más frecuentas son: ¿puedo transmitir el covid-19 al feto si enfermo a un estando asintomática?, o ¿podré amamantarlo?

Cintia Borja es enfermera consultora en lactancia maternaLa RazónLa Razón

La transmisión vertical de la enfermedad de la madre al recién nacido (antes de nacer “congénita”, durante el parto “perinatal” y después del parto “neonatal”) se determinada mediante el análisis del líquido amniótico, sangre del cordón umbilical y muestras de nariz, garganta y boca del neonato. Todos los casos hasta ahora analizados, ha dado negativo al nacimiento. Por lo tanto, podemos decir que no existe ningún caso de transmisión vertical (madre-feto) demostrado.

En cuanto al riesgo de transmisión horizontal (gotas, por contacto y fecal-oral) en el recién nacido, si está en contacto estrecho con personas infectadas, es el mismo que para la población en general. Los casos registrados hasta el momento en recién nacidos contagiados desarrollaron todos ellos en síntomas leves y moderados. Por lo que los casos descritos de infección en recién nacidos provienen probablemente de transmisión horizontal producidos generalmente en el ámbito familiar.

No está justificado separar a la madre del recién nacido, aun siendo la madre un caso confirmado o sospechoso de covid-19. Los dos deben ser aislados del resto de recién nacidos, en una habitación individual y limitar las visitas a una sola persona, extremando, en esta, las medidas de protección: batas, guantes, mascarilla, protección ocular y el lavado de las manos.

Partiendo de la premisa de que la transmisión a través de la leche materna hasta la fecha está descartada, no existe justificación de privar en estos momentos al recién nacido, no solo por ser el nutriente ideal, sino también, por toda la inmunidad que le proporciona, tan importante en estos momentos.

Las madres con covid-19 no transmiten la enfermedad por la leche materna, pero sí los anticuerpos maternos que esta produce para combatirla. Son defensas naturales para luchar contra ella y podríamos decir que es el único que se beneficia de cierta vacuna frente al virus.

Dado que no siempre se manifiestan síntomas, y si estos aparecen suelen ser entre tres y seis días después de haber sido contagiada, unido a la variedad de síntomas y su similitud con otras enfermedades, resulta ser otra razón por la que está injustificado separar al lactante de su madre.

Lo recomendable es mantener la lactancia materna, siempre que las condiciones maternas lo permitan y extremar las medidas para prevenir la transmisión, tener especial cuidado en el lavado de manos antes del contacto con el bebé y el uso de mascarilla.

Por lo general, las madres o bien no presentan sintomatología o esta es leve o moderada, si requieren de tratamiento para la fiebre, tos…, o algún tipo de medicamento más específico, se puede consultar en http://www.e-lactancia.org/ en donde se puede comprobar que los medicamentos más utilizados en la actualidad para el tratamiento del covid-19 (Hidroxicloroquina sulfato, Interferon alfa, Interferón Beta-1b, Lopinavir, Ritonavir, Tocilizumab ) presentan riesgos muy bajo para la lactancia, a excepción del Remdesivir, clasificado como bajo.

A mi entender, el riesgo es mayor cuando exponemos al bebé a alimentarlo con leche de fórmula, principalmente por dos motivos. En primer lugar, lo privamos de estos anticuerpos que la leche de su madre le transmite y en segundo, lo exponemos a un riesgo indirecto de transmisión por manipulación de un tipo de leche que debe ser preparada y que nunca está exenta de transmisión de virus y bacterias, ¿porque tendría que estarlo ahora del covid-19?

Deberíamos más que nunca ser razonables y proteger la lactancia materna evitando que no tantos recién nacidos sean dados de alta de los hospitales, con un suplemento de leche de fórmula, que en muchos casos se les regalada desde la maternidad, incumpliendo la legislación española cuyo RD 867/2008 prohíbe dar muestras de leche artificial a nadie.

Protejamos y apoyemos lo que es más saludable en estos momentos y sin duda alguna la leche materna lo es.

Puedes enviar tus consultas a consultalactancia@larazon.es