Uno de cada diez brotes de covid se produce en los colegios

Educación insiste en que la ventilación natural es la mejor aliada contra los contagios

Muchos colegios han optado por controlar en la puerta la temperatura a alumnosBIEL ALIÑOEFE

Los casos de covid en los colegios han ido creciendo en la misma medida en la que avanzaba el curso escolar y la gestión de la pandemia se complicaba en toda la Comunitat Valenciana.

En los últimos 15 días, la Conselleria de Sanidad ha informado de la detección de 615 brotes, de los cuales casi el 9,5 por ciento correspondían al ámbito educativo.

El más numeroso se confirmó el viernes día 30. Un centro educativo de Sedaví (Sanidad no da más detalles) registró un caso con 18 afectados. También Valencia tuvo un brote educativo con 14 casos, Castellón y Sagunto con 12 y Rafel con 11.

La Conselleria de Educación afirma, «con toda prudencia», que los protocolos están funcionando y las comunidades educativas los aplican de manera «impecable».

Cada lunes este departamento que dirige Vicent Marzà informa sobre el número de aulas y alumnos confinados. La lectura realizada hasta ahora ha sido siempre satisfactoria. «En la séptima semana del curso, del 19 al 23 de octubre, de los casi 47.000 grupos que tienen las escuelas y los institutos valencianos sostenidos con fondos públicos, el 99,2 por ciento siguió las clases presenciales sin incidencias».

Por lo tanto, de los 1.845 centros educativos que conforman el sistema educativo valenciano finalizado la séptima semana del curso sin ninguna aula, parcial o totalmente confinada, el 86,5 por ciento, es decir 1.595.

La clave: la ventilación

Fuentes de la Conselleria de Educación, afirman que la Generalitat aplica en todo momento las indicaciones científicas y sanitarias sobre este tema.

Explican que con el objetivo de avanzarnos y encontrar respuestas a hipotéticos escenarios, han colaborado en la realización de un informe sobre este tema elaborado por el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

En este documento se pone especial énfasis en la ventilación natural de las aulas como elemento más eficaz y señala que, como «medida subsidiaria y exclusivamente para casos puntuales» en los que pudiese existir dificultad de ventilación natural, se recomienda el uso de algún dispositivo de renovación de aire.

Se trata de una reivindicación realizada ya por sindicatos como FSIE, que agrupa a los colegios concertados y a la educación especial, y ANPE.

Este último hace referencia al estudio del CSIC que propone la utilización de equipos extractores o impulsores individuales si la ventilación natural no es suficiente. «En caso de disponer de sistemas centralizados de ventilación, la tasa de aire exterior se debe incrementar y la recirculación se debe reducir. Si no se puede recurrir a ninguna medida de ventilación, se debe purificar el aire con equipos provistos de filtros HEPA». La solución, apunta ANPE, puede ser una combinación de ambas opciones.

Por su parte, FSIE incide en que con la llegada del invierno va a ser muy complicado mantener las ventanas abiertas y solicitan a las Consellerias de Sanidad y a la de Educación que adquieran purificadores de aire o sensores de dióxido de carbono para hacer frente al posible contagio aéreo. Estos últimos tienen un coste asumible, unos 35 euros y permite saber la concentración de aire exhalado del ambiente.