Las empresas: la penúltima parada del Corredor Mediterráneo

El Ministerio de Transporte lanza una convocatoria para que la iniciativa privada se prepare para operar en este eje ferroviario

La infraestructura es la parte esencial del Corredor Mediterráneo, pero son importantes otras actuaciones
La infraestructura es la parte esencial del Corredor Mediterráneo, pero son importantes otras actuaciones

Las empresas valencianas llevan décadas reivindicando la ejecución del Corredor Mediterráneo. Nadie discute su necesidad para aumentar la competitividad y explorar nuevos mercados, así como su papel para reducir las emisiones de dióxido de carbono. No obstante, para que este eje ferroviario no se quede infrautilizado las empresas tienen que implicarse.

Mientras sigue la ejecución de esta infraestructura, el Ministerio de Transportes ha lanzado una «convocatoria de expresiones de interés» para saber cuáles son las necesidades de las empresas y en qué medida pueden comprometerse en la presentación de actuaciones imprescindibles para la puesta en marcha del Corredor Mediterráneo y que, por tanto, serán subvencionadas de manera directa.

Este programa, a su vez, forma parte del Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia que tiene como objetivo un sistema de transporte más sostenible.

En esta primera fase, que termina el próximo 28 de febrero, se pide a las empresas que completen un formulario donde se indica el tipo de proyecto al que pueden optar, su presupuesto y que precisen también otras cuestiones, tales como el tiempo que necesitan para ponerlo en marcha.

El comisionado para el Corredor Mediterráneo, Josep Vicent Boira, se ha dirigido a cámaras de comercio y empresas para informarles de esta convocatoria, y también para aclararles qué oportunidades presenta este programa.

Por tanto, todas aquellas compañías relacionadas con la exportación, como pueden ser las cooperativas citrícolas, aquellas que ya tienen conexión directa con el ferrocarril, como la factoría Ford de Almussafes o las que están ubicadas en Parc Sagunt y por descontado, las dedicadas al transporte por ferrocarril, pueden presentar un proyecto que recibirá subvención directa.

Eso sí, deben enmarcarse dentro de uno de los cuatro ejes del Programa de Apoyo al Transporte Sostenible y Digital que encajan dentro del Corredor Mediterráneo.

En primer lugar, Boira explica en esta carta la importancia de equipar las locomotoras con los sistemas de gestión de tráfico ferroviario (Ertms). El Corredor sí contará con esta tecnología que permitirá que circule un tren cada dos minutos y medio y a 350 kilómetros por hora.

También se sufragarán aquellas ayudas que vayan dirigidas a reducir el ruido que producen las locomotoras- no hay que olvidar que el Corredor Mediterráneo atraviesa once ciudades de más de 100.000 habitantes- así como a adaptar los trenes a las diferentes tensiones y a los tipos de ancho para que puedan pasar del ancho internacional al ibérico.

Las empresas pueden presentar proyectos relacionados con la renovación o adecuación de los vagones para permitir que los camiones suban a los trenes en las «autopistas ferroviarias» y también en la adquisición de locomotoras que no funcionen con combustibles fósiles.

Por último, se pretende incentivar la digitalización del transporte ferroviario para lograr un ahorro importante de tiempo de gestión.

Con esta convocatoria se da un paso hacia la consecución del Corredor Mediterráneo que se compone de tres patas. La primera es la infraestructura, la segunda es este programa para las empresas y el tercero los denominados ecoincentivos, que aún están por desarrollar y que sí serán, la última parada.