Valencia tendrá un nuevo hotel de 4 estrellas en el casco histórico

Serán dos edificios independientes en las calles Guillem de Castro y Guillem Sorolla

Imagen de archivo del edificio de 1925 ubicado en el número 36 de la céntrica calle Grabador Esteve de València, declarado Bien de Relevancia Local (BRL) y que lleva varias décadas en desuso, se convertirá a finales de 2021 en un hotel de 4 estrellas
Imagen de archivo del edificio de 1925 ubicado en el número 36 de la céntrica calle Grabador Esteve de València, declarado Bien de Relevancia Local (BRL) y que lleva varias décadas en desuso, se convertirá a finales de 2021 en un hotel de 4 estrellasManuel BruqueEFE

El Ayuntamiento de València ha sacado a información pública el proyecto para la construcción en el distrito de Ciutat Vella de un nuevo hotel de 4 estrellas, en dos edificios independientes, con 71 habitaciones y 18 plazas de aparcamiento en total.

Las edificaciones de nueva planta están proyectadas en un solar en desuso desde hace más de dos décadas, formado por tres parcelas -dos se van a agregar para formar una- y situado entre las calles Guillem de Castro (número 54), Guillem Sorolla (número 43) y Bany (número 42), según el proyecto básico de obra y actividad al que ha tenido acceso EFE.

Se trata de la modificación de un proyecto anterior con licencia de obras solicitada en 2018 y que ahora, de mano de la promotora Euro-Activ Promociones Integrales de Proyectos Comerciales S.L. y Compañía, sociedad en comandita, será un hotel, con más de 4.000 m2 de superficie construida y un presupuesto que supera los 3,7 millones.

Cada edificio -uno situado en Guillem de Castro 56 y el otro en la unión de Guillem Sorolla 43 y Bany 42- se construirá con estructura y fachada diferenciadas y cada uno tendrá un acceso propio aunque estarán comunicados.

El hotel, según los promotores, cumplirá los condicionantes estéticos recomendados por la normativa vigente, al ubicarse en una zona como Guillem de Castro, donde predominan los edificios de los años 60 y 70 y donde los edificios colindantes son de estética moderna por estar en el borde del centro histórico.

La superficie total construida de los dos edificios es de 4.268,98 metros cuadrados y la planta baja se dedicará a recepción, zona de estar, restaurante, aseos, cocina y lavandería.

Las plantas primera, segunda y tercera dispondrán de 18 habitaciones cada una y zona de servicios, mientras que la cuarta dispondrá de 17 habitaciones, una de ellas suite, y también zonas de servicios, lo que supone un total de 71 habitaciones.

El solárium y la terraza, con maquinaria e instalaciones, se ubicarán en la planta de cubierta, mientras que las dos plantas de sótano tendrán 16 y 2 plazas de aparcamiento (18 en total), con vestuarios para personal, almacenes, bombas, aljibes y otras instalaciones.

Según explica el proyecto, se ha propuesto hacer habitaciones amplias “superando las exigencias mínimas de un hotel de cuatro estrellas” y han habilitado dos habitaciones accesibles en las plantas primera y segunda.

La climatización de los edificios se realizará por aerotermia, con unidades exteriores en la terraza y encima del casetón del ascensor y debidamente “ocultas a la vista”.

La planta baja se ha diseñado con un concepto abierto de espacio, con la mínima compartimentación posible, según detalla, por lo que tanto la recepción como los salones de esparcimiento como la zona de restauración son un único gran espacio.

En la misma filosofía de concepto de espacios abiertos, la cocina contará con una pequeña zona abierta, por la que los comensales podrán divisar la preparación de los platos.

El edificio de acceso por la calle Guillem Sorolla alberga servicios como cocina de producción, almacenaje, lavanderia y sala de descanso del personal, y en su planta baja se sitúa el montacoches de acceso a los sótanos de los edificios y un espacio para un CT de Iberdrola.

Los dos edificios tiene acceso a la cubierta que se aprovecha como solárium y ambos sótanos están unidos.

El proyecto se encuentra actualmente en fase de información pública y si durante este periodo no recibe alegaciones, tendrá la licencia por parte del Ayuntamiento.

Fuentes de la Concejalía de Licencias de Actividad han destacado a EFE el buen ritmo de concesión de licencias que activan la economía de la ciudad.