Compromís plantea derribar el dique construido si la ampliación del Puerto no se lleva a cabo

El PSPV califica de fundamentalistas las tesis de los que se oponen a la ampliación

Portavoz de Compromís, Fran Ferri, interviene en la sesión de control en Les Corts Valencianes, en una imagen de archivo
Portavoz de Compromís, Fran Ferri, interviene en la sesión de control en Les Corts Valencianes, en una imagen de archivoManuel BruqueEFE

El portavoz de Compromís en Les Corts Valencianes, Fran Ferri, ha dicho hoy que su partido se plantea incluso revertir las obras ya hechas del dique norte, en concreto el dique de abrigo que ya está construido desde 2012 y que en opinión del portavoz socialista, Manolo Mata, fue el causante del daño ecológico a las playas del sur.

Antes de comenzar la Junta de Síndicos en el Parlamento, Ferri ha calificado la ampliación del recinto portuario como “monstruosa” y ha dicho que su formación ya ha pedido en Madrid la comparecencia del ministro Ábalos y que iban a realizar iniciativas parlamentarias también en la Comunitat Valenciana “porque no tiene ninguna coherencia que un proyecto que estaba hecho de acuerdo a las normativas de los años 90, ahora no tenga que volver a presentar una declaración ambiental”. Ha explicado que el Puerto no quiere esta nueva declaración, porque sabe que con los parámetros actuales no la pasaría.

El síndico de Compromís ha dicho que “no hace falta una declaración de impacto ambiental para saber qué está pasando con las playas del sur y la posible desaparición del paraje natural de El Saler.

Ferri ha reflexionado que el Puerto de Valencia puede dar servicio a las necesidades que ahora tiene y que no tiene sentido prepararlo para el futuro porque “la producción tiende nuevamente a la localización como se ha visto con los productos sanitarios”.

El portavoz nacionalista ha propuesto que los puestos de trabajo que se generaban con la ampliación, se generen igualmente “quitando lo que ya se ha construido de la ampliación que es lo que está afectando a las playas del sur”.

Por su parte, el síndico del PSPV, Manuel Mata, satisfactoriamente incorporado tras sufrir un infarto, ha explicado que el mal y el daño ecológico se hizo en 2012 cuando se hizo el dique de abrigo y se arrojaron al mar toneladas de hormigón para hacer el dique. Mata dijo que consideraba que esta actuación era irreversible, y que en cualquier caso, la concesión estaba dada y revertirla ahora supondría pagar miles de millones e hipotecar el futuro de los valencianos.

El Puerto no ha sido amable con la ciudad

Mata ha dicho que los puertos del siglo XXI han de ser ecológicos, pero que se puede combinar progreso y medio ambiente y ha propuesto electrificar el Puerto y el uso de hidrógeno verde. También ha abogado por continuar avanzando en el Corredor Mediterráneo, “hay que combinarlo todo” y ha rechazado lo que a su parecer eran “posturas fundamentalistas que se cierran a otra miradas”, en alusión a las de Compromís y Podemos.

Mata ha dicho que los socialistas exigirán que el Puerto sea “amable” con la ciudad “que no lo ha sido desde que se cargaron la playa de Nazaret”

Nuevamente ha recurrido al daño ambiental “ya causado en 2012″ para explicar el cambio de postura del ministro Ábalos que cuando era concejal en Valencia se oponía a la ampliación y ha dicho que el hoy ministro se opuso cuando el daño aún no se había originado.

Por su parte, Miguel Barrachina del PP, ha pedido al Consell “que deje de boicotear las obras tanto públicas como privadas que se realizan en la Comunitat Valenciana”. El dirigente popular ha hablado de 5.500 empleos, mil más de los que apuntó la semana pasada la portavoz municipal, María José Catalá; y ha hablado de una inversión de más de 3.500 millones de euros. Barrachina ha dicho que las inversiones se concentran en Madrid “porque allí no las espantan”.

El “popular” ha dicho que el barco contamina sesenta menos que el transporte por carretera y diez veces menos que el transporte aéreo” y ha recordado que “nuestras exportaciones azulejeras salen por mar”.

También se ha mostrado a favor de la ampliación Ruth Merino, de Ciudadanos, que ha dicho que el Puerto de Valencia es estratégico y que los partidos del gobierno ponen trabas a todo lo que sea la expansión de la economía.

Por su parte, la síndica de Podemos, Pilar Lima, ha destacado que la ampliación iba a ser peligrosa para la salud de los valencianos, y ha dicho que apoyarán el recuso ante los tribunales que diversas organizaciones sociales pretenden platear.

La síndica de Vox, Ana Vega, ha dicho que el Puerto genera riqueza y empleo y que la declaración de impacto era “reciente” y que la izquierda siempre se opone al progreso. Vega ha dicho que es el cuarto puerto más importante de Europa y que generaba 15.000 empleos.