Historia

San Dionisio y la “mocadorà”: la particular celebración valenciana del Día de los enamorados

El 9 de octubre no solo se conmemora la entrada de Jaume I a la ciudad de Valencia, sino también el patrón de las parejas

La "mocadorà" moderna que se regala hoy en día en la Comunitat Valenciana el día 9 de octubre
La "mocadorà" moderna que se regala hoy en día en la Comunitat Valenciana el día 9 de octubre FOTO: SANTDONIS.COM

El día 9 de octubre, fiesta regional de la Comunitat Valenciana, se celebra históricamente, la entrada de las tropas del rey Jaume I (Jaime I el Conquistador) a la ciudad de Valencia en esa fecha del año 1238.

Pero no solo eso, también es el día de San Dionisio, patrón de los enamorados. La combinación de estas dos efemérides ha dado como resultado una especial y particular jornada en la que se sigue la tradición de que ellos regalan a sus amadas la conocida como “mocaorà” (“pañuelada” en castellano), un conjunto de dulces de mazapán envueltos en un pañuelo.

Pero, ¿por qué? ¿Cuál es el origen de esta curiosa celebración? Al parecer, la conmemoración de la entrada de Jaime I el Conquistador en la ciudad en 1238, comenzó probablemente con el primer centenario del acontecimiento (en 1338) y, poco a poco, se fue convirtiendo en una fiesta anual.

La víspera de la fiesta y durante todo el día de San Dionisio (9 de octubre) se lanzaban cohetes, una tradición muy valenciana que se sigue practicando en las Fallas. De hecho, según algunas crónicas, hubo un año en el que se llegaron a lanzar 13.000 cohetes desde la terraza del Palacio de la Generalitat. Era una fiesta muy ruidosa y “fresca” para las autoridades de la época que veían con recelo como los placeres carnales también se hacían patentes.

Sucedió que tras la Guerra de Sucesión y la victoria del borbón Felipe V, los Decretos de Nueva Planta prohibieron, entre otras cosas, la conmemoración de la entrada de Jaime I en Valencia. Como respuesta a la prohibición borbónica, el gremio de confiteros de la ciudad de Valencia decidió hacer dulces con forma de los petardos prohibidos, iniciando así una costumbre que se ha mantenido hasta la actualidad.

Por su forma fálica o redonda recordaban los órganos sexuales masculinos y femeninos. Son los llamados piuleta i tronadorJunto a estos, también se fabricaban pequeñas frutas y hortalizas, que según la creencia popular hacían referencia tanto a la fertilidad de la Huerta de Valencia, como a las hortalizas que los árabes regalaron a la reina Doña Violante de Hungría (esposa de Jaime I).

Ya desde los comienzos, los dulces iban envueltos en un pañuelo (mocador en valenciano) y todo junto, dulces y pañuelo, constituía el regalo para la mujer amada. Poco a poco, el pañuelo dio nombre a la festividad.

Por esta tradición, muchos valencianos consideran el 9 de octubre como el día de los enamorados (su San Valentín particular). También es tradición que las mujeres conserven todos los pañuelos que su pareja les regala año tras año desde que comenzaran a salir (son una prueba de amor y como tal son conservados).

El primer manuscrito de la “mocadorà”

El investigador valenciano, Luis Ramírez descubrió el documento en el que se fundamenta la explicación de los orígenes de esta tradición mientras estudiaba los manuscritos que conserva la Colección Espínola, dueña de este histórico texto. Este es el primer documento que relata esta tradición y demuestra que había familias que celebraban esta costumbre más a menudo, no sólo cada cien años que era lo que se pensaba hasta ahora. Las familias que tenían cierto nivel económico podían permitirse comprar los clásicos dulces, ya que por su precio no estaban al alcance de la mayoría; lo normal era que comieran gachas que es a lo que podían acceder en aquel momento.

De hecho, la conocida tradición bajo el nombre del pañuelo de tomar estos dulces con forma de instrumentos pirotécnicos, como son la piuleta o el tronador, surgió unos pocos años antes de la fecha del manuscrito, en 1738, cuando se prohibió disparar pólvora en el quinto centenario del 9 de octubre y los pasteleros decidieron, con gran picardía, hacer para la celebración estos dulces que recordaban a los objetos prohibidos. El resto de formas y figuras elaborados con mazapán, no son más que una derivación de aquellos primeros dulces.

En el manuscrito, en un lunes 9 de octubre de 1747, se puede leer cómo un comerciante valenciano llamado Gilabert relata que una familia compra en una de las reposterías de la ciudad, ‘Casa Almella Cerezo’, «más de 8 libras de turrones tanto de azúcar como de canela», así como otro tipo de dulces, que le costó a la familia que hizo la compra «una libra valenciana y 5 sueldos», un gasto importante que sólo se podía permitir una familia acomodada en el siglo XVIII», ha relatado el investigador. Estos dulces fueron comprados para celebrar San Dionisio y la tradicional fiesta conocida como el día de la mocadora.