¿Dónde se pueden ver mejor las estrellas en la Comunidad Valenciana?

La búsqueda de los mejores enclaves para contemplar el cielo se ha convertido en un atractivo turístico más

El Observatorio Astronómico de Aras de los Olmos es un punto clave para este tipo de actividad
El Observatorio Astronómico de Aras de los Olmos es un punto clave para este tipo de actividad FOTO: La Razón Turismo CV

Disfrutar de las vistas planetarias, lluvias de estrellas, satélites... se ha convertido en una pasión para muchos. Tanto es así que buscar los mejores emplazamientos para disfrutar del universo que tenemos al alcance de la vista se ha convertido en un atractivo turístico más, mucho más allá de la cultura, la gastronomía o la historia. El astroturismo gana fuerza en la Comunidad Valenciana y cuenta cada año con más seguidores.

En los últimos años, el turismo científico ha pasado a ser uno de los más demandados por los viajeros, ya que permite conocer muchas facetas del lugar que se visita. Se trata de una modalidad de turismo sostenible, que se basa en la adquisición y en la divulgación del conocimiento científico, y que también puede entenderse como turismo cultural o turismo de experiencias.

El astroturismo es una actividad enfocada a la observación de las estrellas desde lugares concretos, municipios pequeños y, normalmente, poco poblados, ya que son los únicos capaces de alejarse de la polución y de contaminación lumínica y acústica.

Lo cierto es que la Comunidad Valenciana es un lugar idóneo para disfrutar de esta actividad. La Fundación Starlight, que se encarga de la protección del cielo estrellado y de la difusión de la astronomía, ha reconocido el potencial que tienen diferentes territorios de la región.

Alpuente, Aras de los Olmos, La Yesa y Titaguas forman parte de la Reserva Starlight de Gúdar-Javalambre, por lo que se han convertido en municipios con gran valor añadido para los amantes de la astronomía.

Pero no solo se puede disfrutar del astroturismo en esos municipios. También es muy recomendable la belleza del cielo de Culla, de Morella, de la zona de Els Ports o del Desert de les Palmes.

Además, a lo largo y ancho de la Comunidad Valenciana existen diferentes alojamientos preparados para los turistas que desean disfrutar de las estrellas. Cuentan con un espacio reservado para la observación, telescopios o, incluso, actividades nocturnas orientadas a disfrutar de nuestro patrimonio celeste.

Sin duda, también se trata de una buena noticia para los amantes de las zonas de interior, ya que son lugares idóneos para disfrutar del «turismo de las estrellas».

De este modo, el astroturismo actúa como factor dinamizador del territorio y nos invita a disfrutar de otros aspectos interesantes como sus rutas senderistas, su gastronomía, su historia o su cultura.

El Observatorio Astronómico de Aras de los Olmos, que pertenece a la Universidad de València, es el lugar que ocupa un papel central en recibir a los visitantes que vienen en búsqueda de una experiencia singular de astroturismo en la región.

Desde este observatorio se puede contemplar uno de los cielos más limpios de España a través de una serie de telescopios modernos que utilizan los investigadores para sus estudios. Visitar el observatorio le permite al viajero aprender mucho sobre la magia del cielo – muchas cosas se ven solamente con el telescopio- y también podrán sumergirse por un momento en la vida interesante, aunque a veces solitaria, de los astrónomos.

En el vecino pueblo de Alpuente, además de poder disfrutar del cielo oscuro, el viajero podrá realizar interesantes visitas de turismo cultural y paleontológico. Alpuente y sus inmediaciones cuentan con varios yacimientos importantes de dinosaurios que se pueden contemplar en el Museo Paleontológico de Alpuente.

La Comunidad promueve el turismo científico a través de distintos proyectos. En cada una de sus provincias encontramos ejemplos como el Hemisfèric o el Museo Príncipe Felipe de València, el Planetario de Castelló de la Plana, o el emblemático Museo Didáctico e Interactivo de Ciencias de la Vega Baja del Segura (Mudic).