Comunidad Valenciana

El Mediterráneo Sound Festival dice adiós al verano con Melendi y Hombres G en València

Los integrantes de Siloé estuvieron especialmente cómodos en un escenario que albergó artistas hasta la madrugada

Imagen del Mediterráneo Sound celebrado este fin de semana en Valencia
Imagen del Mediterráneo Sound celebrado este fin de semana en Valencia FOTO: La Razón La Razón

El Mediterráneo Sound reunió este sábado a cerca de 7.000 personas en la Marina Sur de València en una primera edición que unía nombres míticos, como los de Hombres G o Melendi, con otros que pueden sonar nuevos para los despistados: Yarea, Siloé, Zzoilo y Taburete.

La tarde anunciaba lluvia, pero finalmente el tiempo jugó a favor del festival y el público pudo disfrutar de sus artistas favoritos. La mayoría estaba allí para ver a Melendi, pero los fans de Taburete, Siloé, Yarea y Hombres G se colaron entre los “guerreros” del asturiano. También había quien parecía sabérselas todas.

Un día después del final del verano, el Mediterráneo Sound, cuyos organizadores pretenden convertir el festival en una cita anual, ofrecía una apuesta diversa por la música en español, donde los temas más coreados fueron la canción del verano de 2021 y uno de los himnos de la movida madrileña: Mon amour de Zzoilo y Aitana y Devuélveme a mi chica, de Hombres G.

Las actuaciones

La tarde empezó a las cuatro, con la actuación de Yarea, frente a un público todavía escaso y tímido pero que respondía expectante al sonido de esta artista madrileña, cuyas melodías recuerdan a La Oreja de Van Gogh. Interpretó una versión de Yonaguni, de Bad Bunny, con voz suave y pegada al micrófono, antes de acabar con su último lanzamiento, Algo azul.

Después de un interludio amenizado por DJ Ardiya, llegaba el turno de Siloé, que supo llevarse al público a su terreno desde el principio: el vocalista, Fito Robles, empezó el concierto en el suelo, entre el público. Se les notaba la experiencia, la presencia en las tablas y las ganas de implicar a los oyentes, que coreaban los estribillos que dictaba Fito o aparecían en la pantalla, aunque hubieran llegado sin las canciones escuchadas.

Con estampado de leopardo en la camisa abierta y pantalones granate, el músico vallisoletano fue uno de los grandes showmans de la noche, y él mismo hacía guiños al público cambiando la letra de las canciones: “Viniste a ver a Taburete y Hombres G, eso a mí me da igual”. Desde luego, consiguió hacerles disfrutar.

Le tocaba después a Zzoilo, que brindó una de las actuaciones más discretas de la noche. El recital empezó con un grito del batería que sorprendió al público, pero poco a poco se fue desinflando la fuerza inicial. La consiguieron recuperar en un par de momentos, cuando Zzoilo y sus músicos versionaron un mezcladillo de clásicos y nuevos éxitos como Quédate (Bizarrap y Quevedo), la canción inicial de Bob Esponja, Cantando (Violadores del Verso) o Colgando en tus manos (Carlos Baute); y cuando llegó Mon amour, el primer gran éxito de la noche.

Los siguientes, Taburete. Salieron al escenario en masa y con energía, y uno de los vocalistas principales, Antón Carreño, vestía una sudadera roja que probablemente le hizo notar aún más el calor del público, que ya conocía las canciones y estaba ganado desde el principio. Entre los que habían ido a ver a Taburete, muchos jóvenes con camisa y náuticas.

Y en contraste con ellos, las fans de Melendi, con purpurina, brilli brilli y una estética más veraniega. El asturiano era el más esperado de la noche y lo sabía, y ofreció a los “guerreros” valencianos una sólida actuación junto a su banda.

Si Siloé había tenido que “chivar” al público los estribillos para que los coreara, ahora era al revés: Melendi podría haber olvidado las letras, porque el público las conocía al dedillo. El cantante supo continuar con el espectáculo también entre canción y canción, con reflexiones, bromas y alguna reivindicación.

Para poner el broche llegaron Hombres G, cantando Voy a pasármelo bien y poniendo al público a bailar. Durante la mayor parte del concierto interpretaron temas de su último álbum, La esquina de Rowland (2021), pero el público quería clásicos: las más celebradas fueron No te escaparás, Marta tiene un marcapasos, Venecia y Devuélveme a mi chica. Estas dos fueron los bises, y el cierre de un festival que acaba de celebrar su primera edición y que cumplió las expectativas generadas.

David Summers, líder de Hombres G, agradeció al público al principio del concierto su presencia durante toda la historia de la banda, que en 2023 cumplirá cuarenta años. “Todo empezó en el bar al que íbamos cuando teníamos 17 años” recordó entre la reverencia de un público que ya los sabe míticos.